Los criptoactivos también han servido como un medio para actividades ilícitas, desnaturalizando su uso y funcionalidad.