El empleador tiene la obligación de velar por la seguridad de sus trabajadores, lo que conlleva a que debe asumir su responsabilidad respecto a los riesgos laborales en el lugar de trabajo.