Es necesario partir de la obligación de doble protección que ha asumido el Estado ecuatoriano, con relación entre otros  a las víctimas de violencia doméstica y sexual