El concepto de justicia internacional surgió como un ave fénix de las cenizas del Holocausto.