RELACIONES DE GÉNERO EN EL MODELO DE FAMILIA

Jueves, 25 de mayo de 2017

RELACIONES DE GÉNERO EN EL MODELO DE FAMILIA

 

Autor: Ab. José Sebastián Cornejo Aguiar.[1]

 

RESUMEN:

El objetivo del presente artículo es efectuar un estudio de género, abordando brevemente la presencia histórica de las mujeres como grupo social, analizando su participación desde la teoría marxista, en donde la mujer se insertaba dentro del esquema clasista, de acuerdo a su participación que difería de acuerdo a su presencia en las distintas clases sociales, debido a que la imagen del hombre es conceptualizada como el único proveedor de la familia dentro de un modelo patriarcal, donde se genera un nuevo paradigma que surge  en  razón de la decisión de migrar de las mujeres a fin de mejorar las condiciones económicas dentro del seno familiar; para lo cual es pertinente abordar aspectos como: Contextualización de la migración laboral; la igualdad de género en el proceso migratorio; los roles conyugales dentro de la unidad de administración familiar.

 

1.- Introducción:

 

Consecuencia de las migraciones laborales

Si las relaciones de género fueran analizadas desde la perspectiva del poder de Foucault, interpretado en base al rol y las relaciones de producción, se podría apreciar claramente una dominación de clases, en base al desarrollo de las fuerzas productivas,[2] es decir, el axioma del poder, basado en mecanismos de represión e ideología, que aparentemente no tomaría en consideración los derechos de las mujeres,[3] ya que se determina que el desarrollo productivo deviene en su mayoría de las relaciones de fuerza, que han sido ampliamente desarrollados desde los clásicos de la sociología, como Marx y Weber, hasta autores como Poulantzas y Gramsci, con acento en lo económico, en la lucha de clases, así como en factores políticos e ideológicos.[4]

En efecto, es por ello que se debe abordar brevemente las relaciones de poder desde una perspectiva de género, que se dan en otros espacios, por ejemplo en la vida privada,[5] como menciona Foucault con su ?Microfísica del Poder?,[6] cuando se refiere a una sociedad patriarcal capitalista, que nace de criterios de dominación y subordinación entre los géneros, basándose en aspectos como el fuerte y el débil.

            Es por tanto que el género al ser una construcción cultural de lo que entendemos por ?femenino? y ?masculino?[7],  hace referencia a los aspectos no biológicos del sexo, en donde el estudio de las relaciones entre mujeres y hombres influye en la subordinación y discriminación femenina.[8]

            Es por tanto que dentro de este presente análisis se busca abordar el desarrollo del modelo de familia desde una perspectiva de igualdad de género de manera que evite los problemas existentes producto del sexismo, debido a que la familia es una estructura organizacional, que en palabras de Batres es entendida como: ?[?] una de las instituciones primarias de socialización genérica en todas partes del mundo. En ella, las niñas son enseñadas a ser obedientes, disciplinadas, dependientes y subordinadas al varón, mientras que los niños aprenden a ser racionales, agresivos, independientes y fuertes, creándose con ello las condiciones para que las primeras se coloquen en una posición de inferioridad y subordinación con los varones. [?]?[9]

            Lo cual tiende a que dentro de la actividad laboral migratoria de las mujeres genere un doble  factor productivo, en razón de que la mujer aparentemente en su mayoría realice un servicio doméstico  subvalorado y mal pagado, en razón de los patrones culturales que acercan al trabajo femenino a esta alternativa ocupacional de trabajo.[10]

            Evidenciando que las relaciones de género no están presentes solo en el núcleo familiar, sino también en el mercado laboral a tal punto que se ha demostrado una segregación ocupacional por sexo de la fuerza del trabajo, en donde la mano de obra femenina mayoritariamente se inserta en el trabajo doméstico.[11]

            Sin ser este un factor determinante respecto a la generación de aportes económicos dentro de la familia, ya que tanto padres como madres son responsables de la atención de sus menores dependientes, sea que paguen total o parcialmente el costo de las necesidades de cada uno de ellos.

 

 

2.- Contextualización de la migración laboral:

La  migración está aumentando en volumen y en complejidad, tanto es así que muchos países se han convertido a la vez en países de tránsito y de destino para los trabajadores migrantes, que se desplazan para hacer trabajos estacionales y  temporales, poco calificados y por ende son vulnerables a la explotación. [12]

En donde los trabajadores migrantes, sobre todo los que se encuentran en situación irregular, pueden ser objeto de discriminación en todas las fases del proceso de migración, ya sea por denegación  de  servicios  básicos.[13]

Pero pese a estas particularidades la crisis económica y política de 1999, acelero los procesos migratorios, en donde ?[?] las mujeres empiezan a migrar como trabajadoras independientes encabezando los proyectos migratorios de sus familias?[14]

Lo que género diversos flujos migratorios, en donde: ?[?] el trabajo doméstico como inserción laboral de las mujeres migrantes, en sus distintas acepciones de trabajo de limpieza, pero también, de cuidado de niños y niñas y de personas mayores. [?]?[15], denota un proceso de globalización en relación a la reproducción de la fuerza de trabajo.

Globalización, que delimita que la migración no  va  a  disminuir ya que las mujeres y hombres abandonan sus hogares en busca de mejores sueldos y oportunidades, a tal punto que las trayectorias migratorias de las mujeres muestran que: ?[?] las relaciones de género no están sólo en la familia, también están presentes en otras instituciones como el mercado laboral, las políticas migratorias, los medios de comunicación, los servicios sociales y una serie de instituciones más.?[16]

Lo que genera que las decisiones de las mujeres respecto a su inserción laboral  dependan de la estructura laboral en relación a las actividades productivas que les permita ubicarse en un nicho laboral, teniendo  en  cuenta el pago de salarios mínimos y trabajos inseguros e informales, que  se  enfrentan  las  trabajadoras  migrantes quienes buscan mejorar su calidad de vida saliendo de su país de origen en búsqueda de mejoras salariales.

3.- La igualdad de género en el proceso migratorio:

La migración femenina responde a la combinación de la lógica capitalista y patriarcal, en razón de que la mayoría de las mujeres migrantes realizan un servicio doméstico, que: ?[?] sigue siendo uno de los sectores económicos con mayor déficit de trabajo decente y sus trabajadores se estancan en los escalones inferiores de la jerarquía laboral y social. En su conjunto, los trabajadores domésticos tienen condiciones más desfavorables que otros asalariados. Es un sector de alta vulnerabilidad, ligada a la subvaloración económica y social del trabajo de la mujer y de su rol en la sociedad. [?]?[17]

Lo que genera desigualdades, respecto a los hombres que comparten la experiencia migratoria con las mujeres, que solo tienen en común una opresión, que sigue siendo ejercida en su mayoría sobre las mujeres, considerando que la migración puede ser voluntaria cuando las personas migran en busca de una vida mejor o para  reunirse con sus familiares; o puede ser forzada si  la gente es desplazada a causa de los conflictos o por haber sido traficada.

Evidenciándose la segregación en los mercados de trabajo internacionales que afecta en gran medida los tipos de trabajo, en donde los hombres tienen la posibilidad de insertarse en muchos sectores económicos, mientras que las trabajadoras migrantes se concentran principalmente en ocupaciones caracterizadas por la presencia femenina en el sector de servicios.

Tanto es así que los varones se insertan en: ?[?] empleos que requieren mano de obra intensiva y con baja calificación (construcción y manufactura en pequeños talleres), en tanto que las mujeres tienden a estar limitadas al empleo de trabajo doméstico [?]?[18]

            Evidenciando que la: ?[?] migración femenina registra, en mayor medida que la masculina, una fuerte impronta de negociación y evaluación de desventajas y beneficios que concierne a la totalidad de la unidad domestica de origen [?]?

4.- Unidad de administración familiar:

Dentro de este subtema, es necesario delimitar la dinámica familiar como el manejo de interacciones y relaciones de los miembros de la familia que estructuran una determinada organización al grupo, estableciendo para el funcionamiento de la vida en familia normas que regulen el desempeño de tareas, funciones y roles; es además, una mezcla de sentimientos, comportamientos y expectativas entre cada miembro de la familia, lo cual permite a cada uno de ellos desarrollarse como individuo y le infunde el sentimiento de no estar aislado y de poder contar con el apoyo de los demás.

Tanto así que la economía familiar por considerarlo de importancia para el entorno saludable en la vivienda, pues los recursos económicos facilitan la adquisición, uso y mantenimiento de la misma, y generan capacidades en los miembros de la familia, sin dejar de lado el afecto, el apoyo emocional y la existencia de un orden familiar de límites claros y razonables; y a nivel comunitario una conciencia de que los problemas no son individuales, sino colectivos y que la solución de los mismos nos compromete a todos, por ello la unión, la participación y el trabajo conjunto son claves para el desarrollo y el mejoramiento de la calidad de vida de las familias.

En donde la economía es la administración de la casa y bajo este concepto, la familia puede hacer un buen uso de su dinero, por ello llevar una economía familiar adecuada ayuda mantener una sana dinámica familiar, pues permite que la familia mantenga el control de su dinero, reduce el estrés que generan las deudas sin cancelar y reduce los conflictos de pareja que puedan presentarse por la falta de dinero, además, la adecuada inversión garantiza mejor calidad de vida para los miembros de la familia pues se está garantizando mejor alimentación, mejor salud y educación.

 



[1] Abogado por la Universidad Internacional Sek (Quito, Ecuador). Especialista en Derecho Penal por la Universidad Andina Simón Bolívar (Quito, Ecuador), Autor de los libros Mundo, Alma y Vida; Senderos de Organización y Funcionamiento del Poder Judicial; Breves Nociones de la Criminología, la Penología y la Victimología en el Contexto Criminal; y Teoría General de los Recursos y Remedios Procesales en el COGEP. scor1719@hotmail.com.

[2] Michael Foucault, La arqueología del saber (México: Siglo XXI, 1999).

[3] Ibíd.

[4] Ana Lucía Villareal, «Relaciones de Poder en la Sociedad Patriarcal», Revista Electrónica «Actualidades Investigativas en Educación» 1 (2001), http://www.redalyc.org/pdf/447/44710106.pdf.

[5] Ibíd.

[6] Michel Foucault, Microfísica del poder (Madrid: Piqueta, 1979).

[7] Facio, Alda, Cuando el género suena, cambios trae. (San José: ILANUD,  Proyecto Mujer, Justicia y Género., 1992).

[8] Ibíd.

[9] Batres et al., La violencia contra la mujer en la familia costarricense. San José. (ILANUD., 1993).

[10] Rodgers, Janine, Cambios en el servicio doméstico en América Latina, Valenzuela, Maria Elena; Mora, Claudia: Trabajo doméstico: un largo camino hacia el trabajo decente (Santiago: OIT, 2009).

[11] Sassen Saskia, Globalization and its discontent. Essays on the mobility of people and money (New York.: New Press, 1998).

[12] ILO Tripartite Technical Meeting on Labour Migration, International Labour Office, y International Migration Branch, eds., Migración laboral y desarrollo: la OIT sigue avanzando?: documento de base para la discusión en la Reunión Técnica Tripartita sobre las Migraciones Laborales (Ginebra, 4-8 de noviembre de 2013) (Ginebra: OIT, 2013).

[13] Ibíd.

[14] Camacho Gloria y Katya Hernández, Cambió mi vida. Migración femenina, percepciones e impactos (Quito: UNIFEMCEPLADES, 2005).

[15] Gioconda Herrera et al., eds., La migración ecuatoriana: transnacionalismo, redes e identidades, 1a. ed, Foro (Quito, Ecuador: FLACSO Ecuador?: Plan Migración, Comunicación y Desarrollo, 2005).

[16] Sassen Saskia, Globalization and its discontent. Essays on the mobility of people and money.

[17] Rodgers, Janine, Cambios en el servicio doméstico en América Latina.

[18] Corina Courtis y María Ines Pacecca, «Género  y trayectoria migratoria: mujeres migrantes y trabajo doméstico en el Área Metropolitana de Buenos Aires», Universidad de Buenos Aires, s. f.

Change password



Loading..