Registro Oficial. 20 de ENERO del 2006 Suplemento

Viernes, 20 de enero de 2006

Última modificación: Miércoles, 17 de julio de 2013 | 11:00

\n \n \n \n
   MES DE ENERO DEL 2006
\n \n \n \n
\n
 
\n

 
\n

Viernes, 20 de enero de 2006 - R. O. No. 192

\n

TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

\n

SUPLEMENTO

\n

DR. RUBÉN DARIO ESPINOZA DIAZ
DIRECTOR
\n


FUNCIÓN LEGISLATIVA
CODIFICACIONES:

\n

2005-020 Expídese la Codificación del Código Aeronáutico..

\n

2005-021 Expídese la Codificación de la Ley de Aviación Civil.

\n

ORDENANZAS MUNICIPALES:

\n

- Gobierno Municipal de Pujilí: Que regula la determinación, administración y recaudación del Impuesto a los Predios Rurales para el bienio 2006-2007.

\n

- Cantón San Pedro de Huaca: Para la regulación, control y recaudación del Impuesto a los Vehículos dentro del cantón.

\n

- Gobierno Municipal del Cantón Aguarico: Que establece la tasa del 4% a la supervisión y fiscalización de las obras que se ejecuten.

\n \n
\n

 

\n\n

CONGRESO\n NACIONAL

\n\n

COMISION DE LEGISLACION Y CODIFICACION

\n\n

Quito, 13 de diciembre del 2005
\n Ofic. 373 CLC-CN-05

\n\n

Señor doctor
\n Rubén Espinoza Diaz
\n DIRECTOR DEL REGISTRO OFICIAL
\n Ciudad.-¬

\n\n

Señor Director:

\n\n

De conformidad con la atribución que le otorga el número\n 2 del artículo 139 de la Constitución Política\n de la República a la Comisión de Legislación\n y Codificación, y una vez que se ha cumplido el trámite\n previsto en el artículo 160, adjunto al presente las Codificaciones\n del CODIGO AERONAUTICO y LEY DE AVIACION CIVIL, para su publicación\n en el Registro Oficial.

\n\n

Atentamente,

\n\n

f.) Doctor Carlos Duque Carrera, Presidente de la Comisión\n de Legislación y Codificación (E).

\n\n

 

\n\n

 

\n\n

CODIFICACION 2005-020

\n\n

H. CONGRESO NACIONAL

\n\n

LA COMISION DE LEGISLACION Y CODIFICACION

\n\n

Resuelve:

\n\n

EXPEDIR LA SIGUIENTE CODIFICACION DEL CODIGO AERONAUTICO

\n\n

INTRODUCCION

\n\n

La Comisión de Legislación y Codificación\n en cumplimiento a lo dispuesto en los Arts. 139 y 160 de la Constitución\n Política de la República, ha elaborado la presente\n Codificación del Código Aeronáutico.

\n\n

El Código Aeronáutico fue expedido mediante\n Decreto Supremo No. 2662, publicado en el Registro Oficial No.\n 629 de 14 de julio de 1978. En el proceso de codificación,\n se armonizaron sus disposiciones con las contenidas en la Constitución\n Política de la República, en el Decreto Ley No.\n 2000-1, publicado en el Suplemento del Registro Oficial No. 144\n de 18 de agosto del 2000, en la Ley de Creación de Tasas\n Judiciales y Orgánica Reformatoria a la Ley Orgánica\n del Consejo Nacional de la Judicatura, publicada en el Registro\n Oficial No. 464 de 29 de noviembre del 2001, y en la Ley de Comercio\n Electrónico, Firmas Electrónicas y Mensajes de\n Datos, publicada en el Suplemento del Registro Oficial No. 557\n de 17 de abril del 2002. Además, se incluyeron las observaciones\n planteadas por la H. Cynthia Viteri de Villamar, Vicepresidenta\n del H. Congreso Nacional.

\n\n

TITULO I

\n\n

DE LA AERONAUTICA CIVIL

\n\n

Capítulo I

\n\n

Principios generales

\n\n

Art. 1.- La aeronáutica civil en la República\n del Ecuador se rige por la Constitución Política\n de la República, los tratados y convenios internacionales\n ratificados por la República del Ecuador, así como\n por este Código, sus leyes especiales y reglamentos.

\n\n

En los casos no previstos en este Código, se aplicarán\n las demás leyes de la República y los principios\n generales del Derecho Aeronáutico.

\n\n

Art. 2.- Aeronáutica civil es el conjunto de actividades\n directa o indirectamente vinculadas con la circulación\n y utilización de aeronaves privadas. Las aeronaves públicas\n estarán sujetas a las disposiciones de este Código\n solamente cuando normas expresas así lo preceptúen.

\n\n

Art. 3.- La República del Ecuador tiene y ejerce soberanía\n plena y exclusiva sobre el espacio aéreo que cubre su\n territorio y aguas jurisdiccionales.
\n Capítulo II

\n\n

Tránsito de aeronaves

\n\n

Art. 4.- Es libre el tránsito de aeronaves privadas\n sobre el territorio nacional, siempre que se observen las disposiciones\n contenidas en este Código, así como en las leyes\n y reglamentos pertinentes.

\n\n

Art. 5.- Nadie puede, en razón de un derecho de propiedad,\n oponerse al sobrevuelo de una aeronave.

\n\n

Si la aeronave en vuelo causare daños a los bienes\n de terceros en la superficie, éstos tendrán derecho\n a la indemnización correspondiente, de conformidad con\n lo que se establece en este Código.

\n\n

Art. 6.- En circunstancias excepcionales y en defensa del\n interés público, el Gobierno Nacional podrá\n prohibir o restringir, en forma provisional o permanente, el\n tránsito de aeronaves en el territorio nacional con efecto\n inmediato, sin que lo quepa responsabilidad por los daños\n o perjuicios que provengan de la ejecución de esta medida.

\n\n

Art. 7.- Todo piloto al mando de una aeronave que vuele sobre\n el territorio ecuatoriano está obligado a tener conocimiento\n de las leyes y reglamentos que rigen el tránsito aéreo\n en el Ecuador y a cumplirlos.

\n\n

Art. 8.- El piloto al mando de una aeronave que vuele sobre\n territorio ecuatoriano está obligado a aterrizar en el\n aeródromo o aeropuerto que se le indique, cuando así\n lo ordene la autoridad competente.

\n\n

En caso de manifiesta inobservancia de la orden recibida,\n el piloto de la aeronave será obligado a efectuar el aterrizaje\n con el empleo de los medios que la autoridad juzgue necesarios.

\n\n

Art. 9.- Para despegar, aterrizar o acuatizar dentro del territorio\n y de las aguas jurisdiccionales ecuatorianas, las aeronaves deberán\n hacerlo en un aeródromo abierto al tránsito, excepto\n en los casos en que medie autorización especial o en los\n de emergencia manifiesta.

\n\n

Art. 10.- Salvo casos de emergencia, las aeronaves sólo\n podrán entrar al país o salir de él por\n los aeropuertos internacionales fijados por la autoridad competente.

\n\n

La autoridad aeronáutica reglamentará el ingreso\n o salida de las aeronaves del territorio de la República\n del Ecuador.

\n\n

Art. 11.- Las aeronaves en misión no comercial y las\n de sanidad podrán ser dispensadas de la obligación\n que prescribe el artículo anterior mediante autorización\n expresa de la autoridad aeronáutica.

\n\n

Art. 12.- En casos de aterrizaje de emergencia, en vuelo doméstico\n o internacional, el piloto al mando de la aeronave, el dueño\n del predio o las autoridades a cargo del aeródromo, en\n su orden, deberán comunicar el aterrizaje a la autoridad\n más cercana; con especificación de la matrícula\n de la aeronave y del nombre y domicilio del explotador y del\n comandante de la misma.

\n\n

En los casos contemplados en el inciso anterior, no podrá\n desplazarse la aeronave hasta tanto no haya sido autorizada a\n hacerlo por la autoridad competente.

\n\n

Art. 13.- Las aeronaves deberán estar equipadas con\n sistemas adecuados de comunicación, de conformidad con\n las exigencias determinadas por la autoridad.

\n\n

Art. 14.- El tránsito de aeronaves dentro o a través\n del territorio ecuatoriano debe efectuarse en las condiciones\n y por las aerovías establecidas por la autoridad aeronáutica.

\n\n

Art. 15.- De ninguna aeronave podrán arrojarse objetos\n que causen daños en la superficie, salvo en caso de peligro\n grave.

\n\n

Art. 16.- Ninguna aeronave podrá transportar, salvo\n permiso de la autoridad competente, explosivos, municiones, armas\n de fuego, material bélico o equipos destinados al levantamiento\n aerofotogramétrico, elementos radioactivos u otros objetos\n y sustancias que sean expresamente determinados.

\n\n

Art. 17.- Se prohíbe pilotear una aeronave o actuar\n como miembro de su tripulación de vuelo, mientras se esté\n bajo la influencia de bebidas alcohólicas o de cualquier\n narcótico o estupefaciente.

\n\n

Se prohíbe así mismo el transporte de personas\n que se hallen bajo los efectos de estupefacientes o en estado\n notorio de embriaguez.

\n\n

El transporte de cadáveres, enfermos contagiosos o\n mentales sólo podrá realizarse con permiso de la\n autoridad sanitaria competente.
\n Art. 18.- Se prohíbe a los tripulantes y pasajeros de\n cualquier aeronave que vuele sobre territorio ecuatoriano tomar\n fotografías de cualquier área o zona que haya sido\n declarada prohibida o restringida por la autoridad competente.

\n\n

Art. 19.- Se prohíbe realizar vuelos acrobáticos\n o maniobras de carácter peligroso sobre ciudades, centros\n poblados, aeródromos o aeropuertos, embarcaciones de superficie\n o reuniones de personas al aire libre. La autoridad competente\n reglamentará los casos y condiciones en que se permitan\n tales vuelos.

\n\n

Art. 20.- La autoridad aeronáutica, evitará\n todo retardo innecesario a aeronaves que vuelen en territorio\n ecuatoriano, así como a sus tripulantes, pasajeros, correo\n y carga.

\n\n

No obstante, podrá efectuarse por parte de las autoridades\n competentes las verificaciones relativas a personas, aeronaves,\n tripulaciones y cosas transportadas, antes de la partida, durante\n el vuelo, en el aterrizaje y durante su estacionamiento, para\n los efectos de inspección y control de la circulación\n aérea.

\n\n

Art. 21.- Para facilitar el libre tránsito de las aeronaves,\n la Dirección General de Aviación Civil mantendrá\n la publicación de mapas y cartas aeronáuticas de\n su territorio.

\n\n

Art. 22.- Las operaciones de aeronaves públicas en\n las aerovías nacionales, en las zonas de control de tránsito\n o en los aeródromos de servicio público, quedan\n sujetas a las disposiciones sobre tránsito aéreo\n contenidas en este Código, así como en las leyes\n y reglamentos aplicables.
\n Igual sujeción tendrán las operaciones de aeronaves\n militares que se realicen fuera de los aeródromos o espacios\n aéreos de jurisdicción específicamente militar.

\n\n

TITULO II

\n\n

DE LA INFRAESTRUCTURA DE LOS AERODROMOS Y AEROPUERTOS

\n\n

Capítulo I

\n\n

Clasificación

\n\n

Art. 23.- Las superficies dispuestas para la llegada y partida\n de aeronaves se clasifican en aeródromos y aeropuertos.

\n\n

Art. 24.- Se tendrá por aeródromo la superficie\n de límites definidos con inclusión, en su caso,\n de edificios e instalaciones, apta normalmente para la salida\n y llegada de aeronaves.

\n\n

Art. 25.- Son aeródromos públicos los que están\n abiertos al uso público; los demás son privados\n o militares.

\n\n

Art. 26.- Los aeródromos públicos destinados\n a aeronaves de tránsito internacional se denominan aeródromos\n de uso internacional. Los aeródromos de uso internacional\n que posean servicios permanentes de sanidad, aduana, migración\n y otros similares se denominan aeropuertos internacionales.

\n\n

Art. 27.- Todo aeródromo deberá ser habilitado\n por la autoridad aeronáutica la que fijará las\n condiciones de su funcionamiento.

\n\n

Capítulo II

\n\n

Construcción y operación

\n\n

Art. 28.- Para construir y operar aeródromos en el\n país se requerirá de autorización previa\n de la Dirección General de Aviación Civil.

\n\n

Art. 29.- Cualquier modificación de las características\n de los aeródromos construidos requerirá de nueva\n autorización de la Dirección General de Aviación\n Civil.

\n\n

Art. 30.- La administración, mantenimiento y operación\n de los aeródromos privados correrán a cargo de\n las personas a quienes pertenezcan o tengan derecho sobre ellos.\n La autoridad aeronáutica fijará las condiciones\n de su uso.

\n\n

Art. 31.- La administración y operación de los\n aeródromos y aeropuertos de uso público estará\n a cargo de la Dirección General de Aviación Civil.

\n\n

Art. 32.- La Dirección General de Aviación Civil\n sólo concederá autorización para construir\n y operar aeródromos dentro del territorio de la República\n a personas naturales ecuatorianas o a personas jurídicas\n constituidas bajo el imperio de las leyes ecuatorianas o a las\n compañías extranjeras que hubieren cumplido con\n las formalidades previstas en la Ley de Compañías\n para que puedan ejercer habitualmente sus actividades en el Ecuador.\n Esta autorización podrá ser negada o revocada por\n razones de interés público.

\n\n

Art. 33.- La apertura al tráfico aéreo de los\n aeródromos y aeropuertos de uso público se hará\n mediante resolución de la Dirección General de\n Aviación Civil la que dará a publicidad las características\n y reglas de operación del aeródromo o aeropuerto\n puesto en servicio.

\n\n

Art. 34.- Las aeronaves privadas no podrán aterrizar\n en los aeródromos militares del país, a menos que\n obtengan para ello permiso especial de la autoridad competente.

\n\n

En caso de emergencia, las aeronaves privadas podrán\n aterrizar en aeródromos militares, estando obligados sus\n tripulantes a dar cuenta inmediata a la autoridad competente\n y a comprobar las condiciones de emergencia que motivaron el\n aterrizaje.

\n\n

Capítulo III

\n\n

Servidumbres aeronáuticas

\n\n

Art. 35.- Se entiende por servidumbres aeronáuticas\n las restricciones y limitaciones del derecho de dominio a las\n que están sometidas las superficies de prevención,\n riesgo y peligro destinados a la operación de tráfico\n aéreo y movilización en tierra.

\n\n

Art. 36.- Las construcciones e instalaciones en los terrenos\n adyacentes o inmediatos a los aeródromos y aeropuertos,\n comprendidos dentro de la zona de protección y seguridad,\n están sujetas a las restricciones, limitaciones y servidumbres\n aeronáuticas. En estas zonas no podrán efectuarse\n plantaciones de árboles, instalaciones o construcciones\n que obstaculicen la navegación aérea.

\n\n

La autoridad competente reglamentará la aplicación\n de esta disposición.

\n\n

Art. 37.- Para la ejecución de obras comprendidas dentro\n de la zona de protección y seguridad a que se refiere\n el artículo anterior, se requerirá previamente\n la autorización de la Dirección General de Aviación\n Civil, sin cuyo requisito las municipalidades se abstendrán\n de otorgar permisos de construcción, bajo su responsabilidad.

\n\n

Art. 38.- Por seguridad de la navegación aérea\n la Dirección General de Aviación podrá disponer\n la destrucción de las plantaciones, obras y construcciones\n que constituyan peligro para las operaciones aéreas, previa\n indemnización justipreciada. Se exceptúan de esta\n disposición relativa a indemnización, las construcciones,\n obras y plantaciones realizadas con transgresión de lo\n dispuesto en este Capítulo y sus reglamentos.

\n\n

Art. 39.- Quedan comprendidas dentro de las disposiciones\n a que se refiere este Capítulo las instalaciones de líneas\n eléctricas, telefónicas o de cualquier otra naturaleza,\n torres para servicio de radio, radar, televisión y en\n general cualquier otra que pueda representar obstáculo\n a la seguridad de vuelo dentro de las zonas antes señaladas.

\n\n

Art. 40.- Las adquisiciones de los bienes necesarios para\n el establecimiento de aeródromos y aeropuertos de uso\n público y sus ampliaciones, la de los aeródromos\n particulares y sus instalaciones auxiliares se consideran de\n utilidad pública, con fines de expropiación una\n vez que la Dirección General de Aviación Civil,\n mediante resolución motivada, así lo haya declarado.

\n\n

Las expropiaciones que se realicen con el objeto especificado\n en el inciso anterior se regirán por lo que dispone la\n ley de la materia, con excepción de la declaratoria de\n utilidad pública prevista en este artículo.
\n Art. 41.- La Dirección General de Aviación Civil\n ordenará la colocación de señales de peligro\n sobre las construcciones, áreas elevadas y en general\n sobre cualquier obstáculo que represente riesgo para la\n circulación aérea.

\n\n

Los gastos que su instalación y funcionamiento demanden\n correrán a cargo de la autoridad aeronáutica, excepto\n cuando se trate de aeródromos particulares, en cuyo caso\n serán por cuenta de sus propietarios.

\n\n

Art. 42.- Por razones de seguridad o de emergencia nacional,\n la Dirección General de Aviación Civil podrá\n cancelar o restringir las operaciones aéreas civiles en\n cualquier aeródromo o aeropuerto de la República.

\n\n

Capítulo IV

\n\n

Derechos aeroportuarios

\n\n

Art. 43.- Las tarifas por el uso de aeródromos, aeropuertos,\n instalaciones y servicios prestados a la operación aérea\n serán reguladas de conformidad con lo previsto en la Ley\n de Aviación Civil y sus reglamentos.

\n\n

Art. 44.- Las tarifas por el uso de aeródromos privados\n serán reguladas y aprobadas por la Dirección General\n de Aviación Civil, a propuesta de las personas que administren\n y operen dichos aeródromos e instalaciones.

\n\n

Art. 45.- Los propietarios de aeródromos están\n obligados a permitir su uso gratuito a las aeronaves públicas.

\n\n

Capítulo V

\n\n

Servicios auxiliares de la navegación aérea

\n\n

Art. 46.- Son servicios auxiliares de la navegación\n aérea los que garantizan su seguridad y regularidad, tales\n como el control de tránsito aéreo, las radio-comunicaciones\n aeronáuticas y radio ayudas a la navegación aérea,\n los informes meteorológicos y los servicios de balizamiento\n diurno y nocturno.

\n\n

Art. 47.- La Dirección General de Aviación Civil\n supervigilará y controlará los servicios auxiliares\n de la navegación aérea y dictará las medidas\n convenientes para la mayor seguridad y eficiencia de los vuelos,\n con el fin de proteger la vida humana y la propiedad.

\n\n

Art. 48.- Es atribución del Estado a través\n de la Dirección General de Aviación Civil, la prestación\n de servicios auxiliares de la navegación aérea.

\n\n

Sin embargo, cuando convenga al interés público,\n podrá autorizar a las entidades técnicamente capacitadas\n la prestación de dichos servicios en condiciones uniformes\n a todas las aeronaves y bajo la supervigilancia de la Dirección\n General de Aviación Civil.

\n\n

Art. 49.- Los servicios auxiliares de la navegación\n aérea se pondrán a disposición de quienes\n operen las aeronaves sobre bases, condiciones y tarifas uniformes,\n tanto dentro del servicio nacional como en el internacional.

\n\n

TITULO III

\n\n

DE LAS AERONAVES

\n\n

Capítulo I

\n\n

Clasificación

\n\n

Art. 50.- Las aeronaves se clasifican en públicas y\n privadas.

\n\n

Son aeronaves públicas las destinadas al servicio de\n la función pública, como las militares, de aduana\n y de policía. Las demás aeronaves son privadas,\n aunque pertenezcan al Estado.
\n La condición de su propiedad no califica a las aeronaves\n como públicas o privadas.

\n\n

Capítulo II

\n\n

Registro aeronáutico nacional

\n\n

Art. 51.- La Dirección General de Aviación Civil\n llevará un registro que se denominará Registro\n Aeronáutico Nacional y que constará de dos secciones,\n la una denominada Registro Nacional de Aeronaves, y la otra Registro\n Técnico Aeronáutico.

\n\n

Art. 52.- En el Registro Nacional de Aeronaves se inscribirán:

\n\n

1.- El otorgamiento de pasavantes aeronáuticos;

\n\n

2.- La matrícula y las especificaciones adecuadas para\n individualizar e identificar la aeronave, sus partes y accesorios\n principales;

\n\n

3.- Todo documento, acto, contrato o resolución que\n acredite la propiedad de la aeronave, la transfiera, modifique\n o extinga;

\n\n

4.- Las limitaciones del dominio, los gravámenes y\n prohibiciones que pesen o se decreten sobre la aeronave o partes\n de la misma;

\n\n

5.- La cesación de actividades, la inutilización\n o la pérdida de las aeronaves, los cambios de las condiciones\n operativas que se hagan en ellas y sus modificaciones sustanciales;

\n\n

6.- Los contratos sociales y estatutos de las compañías\n propietarias de aeronaves, sus modificaciones y el nombre, domicilio\n y nacionalidad de los directores o administradores y mandatarios\n de las mismas, así como las indicaciones relativas a las\n personas naturales, propietarias de aeronaves;

\n\n

7.- Los contratos de utilización de aeronaves;

\n\n

8.- Las pólizas de seguros constituidos sobre las aeronaves;\n y,

\n\n

9.- Todo privilegio o acto susceptible de afectar la condición\n jurídica de las aeronaves.

\n\n

Art. 53.- En el Registro Técnico Aeronáutico\n se inscribirán:

\n\n

1.- Los certificados de aeronavegabilidad de las aeronaves\n privadas ecuatorianas y las resoluciones de la Dirección\n General de Aviación Civil que convaliden los certificados\n otorgados en país extranjero;

\n\n

2.- Las licencias del personal técnico ecuatoriano\n y los certificados de capacidad otorgados a dicho personal;

\n\n

3.- Las convalidaciones de licencias extranjeras;

\n\n

4.- Las concesiones y permisos de operación otorgados\n por la autoridad aeronáutica; y,

\n\n

5.- Las resoluciones de la Dirección General de Aviación\n Civil que habiliten, modifiquen o cancelen la utilización\n de aeródromos y aeropuertos.

\n\n

Art. 54.- La autoridad aeronáutica reglamentará\n la organización estructural y el funcionamiento del Registro\n Aeronáutico Nacional, así como fijará los\n derechos respectivos.

\n\n

Art. 55.- El Registro Aeronáutico Nacional es público.\n Todo interesado podrá obtener copia certificada de las\n inscripciones y anotaciones constantes en él, solicitándolas\n a la autoridad encargada de dicho Registro.
\n Capítulo III

\n\n

Nacionalidad y matrícula

\n\n

Art. 56.- La inscripción de la matrícula en\n el Registro confiere a la aeronave la nacionalidad ecuatoriana.

\n\n

Art. 57.- Matriculada la aeronave e inscrita en el Registro\n se considerará cancelada toda matrícula anterior,\n donde quiera que se hubiere efectuado.

\n\n

Art. 58.- Todas las aeronaves privadas matriculadas en el\n Ecuador llevarán en su exterior las marcas indicativas\n de nacionalidad y matrícula, en la forma que señale\n el reglamento respectivo.

\n\n

Art. 59.- La matrícula de una aeronave se cancelará:

\n\n

1.- Cuando la aeronave sufra una destrucción o deterioro\n tales que la imposibilite permanentemente para el vuelo;

\n\n

2.- Cuando hubiere sido declarada abandonada o perdida, de\n conformidad con lo dispuesto en este Código;

\n\n

3.- Cuando su propietario dejare de reunir los requisitos\n que este Código establece, para ser propietario de una\n aeronave ecuatoriana;

\n\n

4.- Cuando la aeronave al haber sido legalmente reexportada,\n fuere matriculada en un país extranjero; y,

\n\n

5.- En cualquier otro caso legalmente determinado.

\n\n

Art. 60.- Sólo podrán ser matriculadas en el\n Registro Aeronáutico Nacional las aeronaves de propiedad\n de:

\n\n

1.- Personas naturales o jurídicas ecuatorianas cuando\n sean destinadas a su propio uso;

\n\n

2.- Personas naturales o jurídicas ecuatorianas autorizadas\n para ejecutar servicios de transporte público o trabajos\n aéreos; y,

\n\n

3.- Personas naturales extranjeras domiciliadas en el Ecuador,\n o personas jurídicas legalmente establecidas en el país,\n cuando la aeronave sea destinada al uso de sus propietarios a\n juicio de la autoridad competente.

\n\n

Art. 61.- Para los efectos de importación y traslado\n así como para la operación inicial y definitiva\n de una aeronave, se concederá un pasavante, una matrícula\n provisional o una matrícula definitiva, respectivamente.\n En la reglamentación pertinente se establecerán\n los términos y condiciones en las que se otorgarán\n estos documentos; todo sin perjuicio de las demás normas\n legales aplicables a la importación.

\n\n

Art. 62.- Para exportar una aeronave de matrícula ecuatoriana\n se requerirá de autorización previa de la Dirección\n General de Aviación Civil la que reglamentará en\n su campo el procedimiento a seguirse con tal objeto, así\n mismo sin perjuicio de las demás leyes y reglamentos aplicables\n a la exportación.

\n\n

Capítulo IV

\n\n

Títulos, modificaciones y transferencias

\n\n

Art. 63.- Las aeronaves son bienes muebles susceptibles de\n registro, sometidas al régimen que este Código\n establece.

\n\n

Art. 64.- Todo acto jurídico que se relacione con una\n aeronave deberá ser otorgado por instrumento público\n o por instrumento privado debidamente reconocido, y además\n autenticado, si fuere del caso.

\n\n

Art. 65.- La transferencia de dominio de las aeronaves, así\n como todo acto o hecho jurídico, apto de afectar la condición\n jurídica de una aeronave quedará perfeccionado\n entre las partes y surtirá efectos contra terceros solamente\n una vez que se haya cumplido con el requisito de inscripción\n en el Registro Nacional de Aeronaves.

\n\n

Art. 66.- Para que cualquier acto o hecho jurídico\n realizado en el extranjero surta efecto en el país, deberá\n ser celebrado de conformidad con las solemnidades y formalidades\n previstas al efecto por las leyes imperantes en el lugar de su\n otorgamiento. Los documentos o instrumentos así extendidos\n y debidamente autenticados deberán ser inscritos en el\n Registro Aeronáutico Nacional.

\n\n

Capítulo V

\n\n

Documentación de a bordo

\n\n

Art. 67.- Para transitar y aterrizar en territorio ecuatoriano\n las aeronaves deberán estar provistas de certificados\n de aeronavegabilidad y matrículas, libros de a bordo y\n demás documentación exigida por la autoridad aeronáutica.

\n\n

Igualmente las tripulaciones de dichas aeronaves deberán\n llevar a bordo los certificados de competencia y licencias establecidas\n en este Código y sus reglamentos.

\n\n

Art. 68.- Es privativo de la Dirección General de Aviación\n Civil el otorgamiento, revalidación, suspensión\n o cancelación de los certificados de aeronavegabilidad\n para las aeronaves privadas ecuatorianas, de conformidad con\n las disposiciones reglamentarias.

\n\n

La convalidación de certificados extranjeros se efectuará\n en base a los tratados y convenciones vigentes o a las normas\n internacionalmente reconocidas.

\n\n

TITULO IV

\n\n

DEL PERSONAL AERONAUTICO

\n\n

Capítulo I

\n\n

Personal técnico aeronáutico

\n\n

Art. 69.- El personal técnico aeronáutico está\n constituido por los miembros de la tripulación y por el\n de tierra, encargado de cooperar en las maniobras de la aeronave.

\n\n

Art. 70.- Los miembros del personal técnico aeronáutico\n deberán contar con licencias y certificados de aptitud\n expedidos por la Dirección General de Aviación\n Civil.

\n\n

Art. 71.- La tripulación comprende todo el personal\n que presta servicios a bordo de la aeronave.

\n\n

Son miembros de la tripulación:

\n\n

1.- El comandante de la aeronave o piloto al mando de la misma;

\n\n

2.- Los pilotos y copilotos, navegantes, mecánicos,\n radio-operadores; y,

\n\n

3.- Los auxiliares de a bordo.

\n\n

Art. 72.- El personal de vuelo comprende aquellos miembros\n de la tripulación que presta servicios esenciales para\n la operación de la aeronave, durante el vuelo.

\n\n

Art. 73.- Los auxiliares de a bordo son los tripulantes que\n atienden, no a la marcha del vuelo mismo, sino a los pasajeros\n y más tripulantes, y la carga o equipaje de la aeronave.

\n\n

Art. 74.- El personal de tierra comprende a los técnicos,\n auxiliares de aeropuertos, aeródromos e instalaciones\n que apoyan directamente la navegación aérea.

\n\n

Art. 75.- La autoridad competente determinará en el\n reglamento de la materia:

\n\n

1.- Las categorías de pilotos;

\n\n

2.- Las características de las licencias aeronáuticas\n y de los certificados de aptitud;

\n\n

3.- Las condiciones generales de edad, nacionalidad y conducta\n requeridas para obtener las licencias aeronáuticas;

\n\n

4.- Las condiciones de capacidad, experiencia, aptitud física,\n pericia y exámenes necesarios para obtenerlos;

\n\n

5.- La vigencia, condiciones de renovación, revalidación,\n convalidación, suspensión y revocación de\n dichas licencias; y,

\n\n

6.- Otros elementos propios de la materia.

\n\n

Art. 76.- En las empresas ecuatorianas sólo personal\n técnico aeronáutico de nacionalidad ecuatoriana\n podrá ejercer actividades aeronáuticas remuneradas\n en el país.

\n\n

Art. 77.- Se autorizará el empleo de técnicos\n extranjeros o instructores del personal técnico ecuatoriano,\n cuando sea necesario para el desempeño o mejoramiento\n de un servicio aeronáutico.

\n\n

Estas autorizaciones concederá la Dirección\n General de Aviación Civil por un plazo no mayor de seis\n meses, susceptible de ser renovado por igual período,\n si persiste y se comprueba la necesidad del caso. Dentro de estos\n plazos el personal contratado tendrá la obligación\n de dar el debido entrenamiento al personal ecuatoriano que lo\n sustituirá.

\n\n

Art. 78.- Las disposiciones contenidas en los artículos\n 76 y 77 de este Código se hacen extensivas a toda persona\n natural legalmente autorizada para ejercer actividades aeronáuticas\n en el país.

\n\n

Capítulo II

\n\n

Comandante de la aeronave

\n\n

Art. 79.- El piloto al mando de una aeronave matriculada en\n el Ecuador estará investido de las funciones de comandante\n de la misma.

\n\n

Art. 80.- El comandante es el representante del explotador,\n a quien incumbe su designación. En ausencia de aquél\n o mediando imposibilidad para el cumplimiento de sus funciones\n y siempre que el explotador no hubiere proveído para su\n reemplazo o sucesión, tales funciones serán ejercidas\n por los demás miembros de la tripulación, conforme\n al orden que fijen los reglamentos.

\n\n

Dentro de cada categoría el orden de sustitución\n o sucesión estará determinado por la jerarquía\n asignada para cada uno por el explotador, y en defecto de ésta,\n por los reglamentos.

\n\n

Art. 81.- El nombre y apellido del comandante y los poderes\n especiales que le hayan sido conferidos deberán constar\n en la documentación de a bordo.

\n\n

Art. 82.- Son obligaciones del comandante:

\n\n

1.- Comprobar que la aeronave y la tripulación estén\n provistas de la documentación de a bordo y de las licencias\n exigidas por los reglamentos pertinentes;

\n\n

2.- Cerciorarse de que la aeronave y sus diversos equipos\n hayan sido cuidadosamente revisados y estén en perfectas\n condiciones de funcionamiento;

\n\n

3.- Estar en posesión de los informes meteorológicos\n de su ruta, debiendo suspender el vuelo, si no tuviere predicción\n favorable hasta el primer punto de aterrizaje por lo menos;

\n\n

4.- Inspeccionar la distribución de la estiba a bordo,\n impidiendo mayor peso que el autorizado, y la carga que pueda\n constituir peligro para la aeronave o los pasajeros;

\n\n

5.- Elaborar el plan de vuelo correspondiente antes de la\n iniciación del viaje;
\n 6.- En caso de peligro permanecer en su puesto adoptando las\n medidas necesarias para salvar a los pasajeros, la tripulación\n y los bienes que se encuentren a bordo y para evitar daños\n en la superficie; y,

\n\n

7.- En general, adoptar todas aquellas medidas que estime\n necesarias para el buen funcionamiento y seguridad de la aeronave\n durante el tiempo de vuelo.

\n\n

Art. 83.- El comandante de la aeronave, como máxima\n autoridad a bordo, tendrá poder disciplinario sobre la\n tripulación, poder de autoridad sobre los pasajeros y\n potestad sobre la aeronave y la carga que transporta.

\n\n

Art. 84.- El período durante el cual el comandante\n ejerce poder disciplinario sobre la tripulación comienza\n desde el embarque y cesa a la terminación del viaje, cuando\n las formalidades de éste hubieren sido cumplidas.

\n\n

El operador puede determinar un mayor período que el\n establecido en el inciso anterior, para que el comandante ejerza\n el poder disciplinario sobre la tripulación.

\n\n

Art. 85.- El poder de autoridad sobre los pasajeros existe\n desde el momento en que suben a bordo de la aeronave para iniciar\n el vuelo, hasta el momento en que hayan desembarcado a la terminación\n del viaje.

\n\n

Art. 86.- La potestad sobre la aeronave y carga comienza a\n partir del momento en que le sea entregada para iniciar el viaje\n y cesa a su término, cuando la aeronave y carga han sido\n entregadas al representante del explotador o a otra persona calificada.

\n\n

Art. 87.- En virtud de los poderes a que hace referencia el\n Art. 83, el comandante de la aeronave tiene las siguientes atribuciones:

\n\n

1.- Mantener el orden e impartir a bordo las medidas restrictivas\n a las personas que lo perturben, cometan faltas, rehúsen\n u omitan prestar el servicio que les corresponda;

\n\n

2.- Arrestar a los sospechosos, autores, cómplices\n y encubridores de un acto delictivo, reuniendo y conservando\n los elementos de prueba del hecho y levantando un acta que le\n entregará conjuntamente con las pruebas y los detenidos,\n si los hubiere, a la autoridad que corresponda de acuerdo con\n las normas de este Código;

\n\n

3.- Levantar acta de nacimientos, defunciones y más\n hechos que pueden tener consecuencias legales, ocurridas durante\n el vuelo a bordo, inscribiéndolas en el libro correspondiente.

\n\n

A la muerte de un tripulante o pasajero, tomar las medidas\n de seguridad con respecto a los efectos que pertenezcan al fallecido,\n entregándolos bajo inventario a la autoridad competente.

\n\n

En los casos que contempla este numeral, el comandante remitirá\n copia auténtica del acta levantada a la autoridad competente,\n y ésta, a su vez, a la autoridad de cualquiera de los\n Estados que legítimamente lo requieran;

\n\n

4.- Suspender de sus funciones, por causa grave, a un tripulante,\n o encargar temporalmente un servicio distinto de aquél\n para el cual se lo contrató;

\n\n

5.- Impedir el embarque o disponer el desembarque de tripulantes,\n pasajeros y/o carga, por motivos justos;

\n\n

6.- Hacer echazón para salvar la aeronave de un riesgo\n inminente;

\n\n

7.- Adoptar las medidas necesarias de seguridad en caso de\n aterrizaje fuera de los aeródromos de su ruta; y,

\n\n

8.- Variar la ruta en caso fortuito o de fuerza mayor.

\n\n

Art. 88.- Aun sin mandato especial, el comandante de la aeronave\n está facultado para:

\n\n

1.- Realizar las compras necesarias para llevar a cabo el\n viaje emprendido;
\n 2.- Disponer se efectúen las reparaciones menores necesarias\n para asegurar la continuidad del viaje;

\n\n

3.- Tomar todas las medidas y hacer los gastos necesarios\n para garantizar la seguridad de los pasajeros, la tripulación\n y la salvaguarda de la carga; y,

\n\n

4.- Contratar por la duración del viaje y en reemplazo\n de la tripulación que no lo continúe, el personal\n indispensable para la terminación de dicho viaje. Los\n gastos así realizados obligan al explotador quien no podrá\n desconocerlos ni impugnarlos.

\n\n

Art. 89.- La responsabilidad del comandante se transfiere\n a los servicios de tierra, llamados de control de tránsito\n aéreo, en aquellos casos en que las condiciones meteorológicas\n no ofrecen la visibilidad necesaria para la correcta operación\n aérea.

\n\n

TITULO V

\n\n

DEL EXPLOTADOR

\n\n

Capítulo Unico

\n\n

Art. 90.- A los fines del presente Código, explotador\n es la persona natural o jurídica que utilice legítimamente\n la aeronave por cuenta propia, con o sin fines de lucro, conservando\n la dirección técnica de la misma.

\n\n

Art. 91.- En el caso de que el nombre del explotador no figure\n inscrito en el Registro Aeronáutico, el propietario será\n considerado como tal, salvo prueba en contrario.

\n\n

TITULO VI

\n\n

DE LOS SERVICIOS AEREOS

\n\n

Capítulo I

\n\n

Disposiciones generales

\n\n

Art. 92.- Los servicios aéreos están sometidos\n a las prescripciones de este Código, sus reglamentos y\n las leyes especiales relacionadas con cada una de sus modalidades,\n en cuanto sean aplicables.

\n\n

Art. 93.- Las aeronaves deberán ser operadas dentro\n de las especificaciones que figuren en el Registro Técnico\n Aeronáutico y en el certificado de aeronavegabilidad de\n acuerdo con el manual de operaciones aprobado.

\n\n

Art. 94.- Las aeronaves sólo podrán ser utilizadas\n en el fin específico correspondiente a la categoría\n en la que se hallen matriculadas, así como dentro de las\n condiciones que figuren en la concesión o permiso de operación\n o en los permisos especiales de vuelo.

\n\n

Art. 95.- Cuando las aeronaves sean utilizadas en fines distintos\n al que corresponda la categoría en la que se encuentren\n matriculadas, deberá solicitarse previamente a la Dirección\n General de Aviación Civil la autorización necesaria.

\n\n

Art. 96.- Toda aeronave estará provista de los equipos\n de operación y seguridad que, de acuerdo a sus características\n y a las operaciones que realice, se determinen en el reglamento\n correspondiente.

\n\n

Art. 97.- En la cabina o sección de la tripulación\n de las aeronaves comerciales será prohibido el ingreso\n o permanencia durante el vuelo de pasajeros o personas extrañas\n a la tripulación.

\n\n

Art. 98.- En las aeronaves comerciales pequeñas, provista\n de asiento contiguo al del piloto que tengan doble comando, queda\n terminantemente prohibido conducir en dicho asiento pasajeros\n o personas extrañas a la tripulación.

\n\n

Art. 99.- Se exceptúan de las disposiciones de los\n artículos 97 y 98 a las personas debidamente autorizadas\n por la autoridad aeronáutica y a los funcionarios de la\n Dirección General de Aviación Civil que viajen\n en cumplimiento de sus funciones específicas.

\n\n

Art. 100.- Sólo se permitirá el transporte de\n animales en aeronaves especialmente acondicionadas y que ofrezcan\n seguridad para esta clase de servicio.

\n\n

Cuando se trate de transporte internacional, se cumplirá\n con el trámite establecido para estos casos.

\n\n

Art. 101.- Toda persona natural o jurídica que realice\n servicios de transporte aéreo, en virtud de una concesión\n o permiso de operación, está obligada a presentar\n a la Dirección General de Aviación Civil los informes\n y datos estadísticos referentes al movimiento de pasajeros,\n carga y correo transportados a bordo de sus aeronaves, así\n como las demás informaciones requeridas por la autoridad\n competente.

\n\n

Art. 102.- El Consejo Nacional de Aviación Civil, a\n petición del Director General de Aviación Civil,\n y teniendo en cuenta el interés público, aprobará\n las tarifas del transporte aéreo de las empresas y compañías\n nacionales y extranjeras que operen en el Ecuador.

\n\n

Art. 103.- Para el objeto de la aprobación de las tarifas\n a que se refiere el artículo anterior, si no fuere por\n iniciativa propia de la autoridad, los interesados propondrán\n dichas tarifas, debiendo acompañar a su solicitud los\n documentos que las justifiquen, tales como costos de operación,\n utilidades razonables, características del servicio y\n tarifas de otras empresas de aviación en servicios similares.

\n\n

Art. 104.- La Dirección General de Aviación\n Civil realizará el estudio económico tarifario\n que será sometido a conocimiento del Consejo Nacional\n de Aviación Civil, organismo que podrá objetar,\n aprobar o negar las tarifas propuestas.

\n\n

En caso de aprobación se pondrán en vigencia\n las tarifas por medio de resolución del Consejo Nacional\n de Aviación Civil.

\n\n

Art. 105.- Los servicios aéreos se clasifican en:

\n\n

1.- Servicios de transporte aéreo;

\n\n

2.- Servicios de trabajos aéreos; y,

\n\n

3.- Servicios aéreos privados.

\n\n

Capítulo II

\n\n

Servicios de transporte aéreo

\n\n

Art. 106.- Los servicios de transporte aéreo se clasifican\n en:

\n\n

1.- Servicio doméstico o interno que es el que se presta\n entre puntos situados dentro del territorio del Ecuador; y,

\n\n

2.- Servicio internacional que es el realizado entre la República\n del Ecuador y un estado extranjero o entre dos puntos del Ecuador,\n con escala prevista en un estado extranjero.

\n\n

Art. 107.- Los servicios de transporte aéreo determinados\n en el artículo anterior pueden ser:

\n\n

1.- Servicios de transporte aéreo regular que son los\n prestados con sujeción a frecuencias de vuelo uniformes\n y horarios e itinerarios fijos, aprobados por la autoridad aeronáutica;\n y,

\n\n

2.- Servicios de transporte aéreo no regular que son\n los que no reúnen los requisitos del transporte aéreo\n regular.
\n Las modalidades y condiciones del servicio de transporte aéreo\n no regular se sujetarán al reglamento respectivo.

\n\n

Art. 108.- Los operadores de un servicio de transporte aéreo\n no regular, dada la naturaleza del mismo, no podrán:

\n\n

1.- Anunciar horarios e itinerarios de vuelo;

\n\n

2.- Publicitar o anunciar vuelos sujetos a determinadas frecuencias;\n y,

\n\n

3.- Efectuar vuelos con frecuencia tal que pueden constituir\n vuelos regulares.

\n\n

Capítulo III

\n\n

Servicios de trabajos aéreos

\n\n

Art. 109.- Los servicios de trabajos aéreos constituyen\n otros distintos del transporte aéreo, a que las aeronaves\n particulares pueden ser destinadas comercialmente.

\n\n

Art. 110.- Los servicios que se expresan en el artículo\n anterior pueden ser:

\n\n

1.- El turismo aéreo a base de remuneración;

\n\n

2.- Los trabajos aéreos tales como aerotopografía,\n publicidad comercial y otros similares;

\n\n

3.- Las actividades aéreas de los aeroclubes y escuelas\n de aviación;

\n\n

4.- La aviación agrícola y forestal y las aplicaciones\n científicas como los vuelos educacionales, la provocación\n artificial de lluvia por medio de aviones, la determinación\n de la trayectoria de los huracanes y de los vuelos de acrídios\n y aves migratorias y otras similares; y,

\n\n

5.- Cualesquiera otros usos distintos del transporte aéreo\n a que las aeronaves privadas puedan ser destinadas comercialmente.

\n\n

Capítulo IV

\n\n

Servicios aéreos privados

\n\n

Art. 111.- La operación de los servicios aéreos\n privados sin remuneración y los servicios aéreos\n particulares de una empresa no aeronáutica quedan condicionados\n a la autorización de la Dirección General de Aviación\n Civil, a la obtención de la matrícula de la aeronave\n y a la vigencia de sus licencias, certificados de aeronavegabilidad\n y libros de a bordo. Deberán sin embargo cumplir con todas\n las disposiciones de seguridad de la navegación aérea\n contenidas en las leyes y reglamentos pertinentes.

\n\n

Art. 112.- La Dirección General de Aviación\n Civil reglamentará el uso y operación de las aeronaves\n destinadas a los servicios expresados en el artículo anterior.

\n\n

TITULO VII

\n\n

DE LAS ACTIVIDADES CONEXAS

\n\n

Capítulo Unico

\n\n

Art. 113.- Se entiende por actividades conexas todas aquellas\n que guarden real y permanente relación o dependencia con\n el desenvolvimiento de los servicios aéreos, cualquiera\n que sea su naturaleza.

\n\n

Estas actividades pueden ser:

\n\n

1.- Recepción, atención y despacho de pasajeros;

\n\n

2.- Recepción, atención y despacho de aeronaves;

\n\n

3.- Construcción y ensamblaje de aeronaves, estaciones\n de reparación, o mantenimiento de aeronaves;

\n\n

4.- Venta y colocación de transportes aéreos\n por parte de terceros; y,

\n\n

5.- Cualesquiera otras que tengan la finalidad de complementar\n o mejorar un servicio aéreo.

\n\n

Art. 114.- Para la realización de cualquier actividad\n conexa se requiere permiso de operación otorgado por la\n Dirección General de Aviación Civil.

\n\n

TITULO VIII

\n\n

DEL OTORGAMIENTO DE LAS CONCESIONES Y DE LOS PERMISOS DE OPERACION

\n\n

Capítulo I

\n\n

Generalidades

\n\n

Art. 115.- Para explotar cualquier servicio aéreo se\n requiere de una concesión o permiso de operación,\n otorgado mediante acuerdo o resolución, según el\n caso, del Consejo Nacional de Aviación Civil o de la Dirección\n General de Aviación Civil, de conformidad con el presente\n Código, las leyes y reglamentos pertinentes.

\n\n

Art. 116.- No obstante el otorgamiento de una concesión\n o permiso de operación, ningún explotador podrá\n iniciar operaciones de transporte u otros servicios aéreos,\n si no está en posesión de un certificado de operación\n expedido por la Dirección General de Aviación Civil\n en el que se haga constar que el poseedor está adecuadamente\n equipado para realizar con seguridad y eficiencia las operaciones\n en el área o rutas determinadas.

\n\n

Al tratarse de compañías extranjeras, la autoridad\n aeronáutica evaluará las instalaciones con que\n cuenta para su operación en el país, así\n como el documento otorgado por la autoridad competente del país\n de bandera de la operadora, todo lo cual servirá de base\n para la expedición del certificado de operación\n ecuatoriano.

\n\n

Art. 117.- De modo excepcional, y previa inspección\n así como a juicio de la Dirección General de Aviación\n Civil, se podrá conceder al explotador un permiso provisional\n por un máximo de sesenta días, para iniciar sus\n operaciones, con el objeto de evaluar su eficiencia operativa,\n previo el otorgamiento del certificado de operación.

\n\n

Art. 118.- El Consejo Nacional de Aviación Civil otorgará\n concesiones y/o permisos de operación para la explotación\n de los servicios referidos en los artículos 106 y 107.

\n\n

Art. 119.- La Dirección General de Aviación\n Civil concederá permisos de operación para los\n servicios de trabajos aéreos y otros similares especificados\n en el Art. 110.

\n\n

Art. 120.- Se entiende por concesión la autorización\n que confiere el Estado a una persona natural o jurídica,\n privada o pública ecuatoriana, para establecer un servicio\n aéreo de interés público.

\n\n

Se entiende por permiso el acto administrativo por medio del\n cual se autoriza la explotación de un servicio aéreo\n a una persona natural o jurídica, nacional o extranjera,\n previo el cumplimiento de las normas legales establecidas al\n efecto.

\n\n

Art. 121.- Las concesiones o permisos de operaciones para\n empresas ecuatorianas de transporte aéreo público,\n ya sean de servicio interno o internacional, se otorgarán\n por un plazo máximo de cinco años, renovables por\n períodos iguales, siempre que el explotador compruebe,\n a juicio de la autoridad competente, que el servicio se ha prestado\n eficientemente y de conformidad con las estipulaciones de la\n concesión o permiso de operación respectivo.

\n\n

Los permisos de operaciones para empresas extranjeras se otorgarán\n por un plazo máximo de tres años, renovables bajo\n las mismas condiciones estipuladas en el inciso anterior.

\n\n

Art. 122.- Los permisos de operación para servicios\n de trabajos aéreos, servicios privados y actividades conexas\n se concederán por un plazo máximo de dos años,\n renovables conforme queda estipulado en los artículos\n anteriores.

\n\n

Art. 123.- El plazo de duración de las concesiones\n o permisos de operación se fijará teniendo en cuenta\n la conveniencia nacional y el interés público del\n servicio.

\n\n

Art. 124.- Los servicios aéreos comerciales a realizarse\n exclusivamente en el Ecuador sólo podrán explotarse\n por personas naturales de nacionalidad ecuatoriana o por personas\n jurídicas nacionales constituidas bajo el imperio de las\n leyes ecuatorianas.

\n\n

Art. 125.- Para solicitar una concesión o permiso de\n operación las empresas ecuatorianas deberán constituirse\n como entidades comerciales en cualquiera de las formas que autoricen\n las leyes ecuatorianas aplicables y bajo las condiciones establecidas\n en el reglamento respectivo.

\n\n

Al tratarse de personas naturales, se comprometerán\n a cumplir con este requisito en el plazo que les señale\n la autoridad competente, plazo que no podrá ser menor\n de tres ni mayor de seis meses.

\n\n

Art. 126.- Las solicitudes de personas naturales o jurídicas\n que deseen realizar servicios aéreos se ajustarán\n a lo que dispone este Código y los reglamentos pertinentes.

\n\n

Art. 127.- La concesión y el permiso de operación\n no son susceptibles de negociación ni de transferencia\n alguna sin autorización del Consejo Nacional de Aviación\n Civil o de la Dirección General de Aviación Civil,\n según el caso.

\n\n

Art. 128.- La concesión o permiso no podrán\n otorgarse con carácter de exclusividad a ninguna persona.

\n\n

Art. 129.- El Consejo Nacional de Aviación Civil o\n la Dirección General de Aviación Civil, en su caso,\n a solicitud de parte interesada o por iniciativa propia, podrán\n modificar, suspender, revocar o cancelar cualquier concesión\n o permiso de operación para la explotación de servicios\n aéreos, si la necesidad o conveniencia pública\n así lo requieren.

\n\n

No se modificará, suspenderá, cancelará\n o revocará ninguna concesión o permiso de operación\n para la explotación de servicios aéreos, sin audiencia\n previa de los interesados, a fin de que presenten las pruebas\n o alegatos que estimen convenientes en defensa de sus intereses.

\n\n

Art. 130.- No habrá lugar al trámite de audiencia\n previa cuando la suspensión o cancelación de una\n concesión o permiso de operación se deban a infracciones\n expresamente establecidas en este Código, la Ley de Aviación\n Civil y sus reglamentos, en cuyo caso, para el efecto, la autoridad\n aeronáutica competente observará el procedimiento\n determinado en la propia ley.

\n\n

Art. 131.- Toda petición para modificar las concesiones\n o permisos de operación en cuanto a incremento de derechos\n se sujetará, en lo que fuere aplicable, a los mismos trámites\n y formalidades que se establecen para su otorgamiento.

\n\n

Art. 132.- El otorgamiento de una concesión o permiso\n de operación implica el derecho del Gobierno Nacional\n a emplear en su servicio las aeronaves, elementos, material y\n personal de que dispongan los concesionarios o permisionarios,\n en los casos de conflicto internacional, conmociones internas\n o cualquier calamidad pública, quedando el Gobierno obligado\n al pago de los gastos que se ocasionen.

\n\n

Art. 133.- Los concesionarios o permisionarios están\n obligados a tomar los seguros que cubran los riesgos de pasajeros,\n tripulación, carga y daños a terceros en la superficie.

\n\n

Art. 134.- La concesión o permiso se otorgará\n para cada uno de los servicios especificados en este Código\n y sus reglamentos, no pudiendo otorgarse conjuntamente para dos\n

 

Change password



Loading..