Registro Oficial. 29 de JULIO del 2005 Suplemento

Viernes, 29 de julio de 2005

Última modificación: Miércoles, 17 de julio de 2013 | 11:00

\n \n \n \n
   MES DE JULIO DEL 2005
\n \n \n \n
\n
 
\n

 
\n

Viernes, 29 de julio de 2005 - R. O. No. 71

\n

SUPLEMENTO

\n

TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

\n

DR. RUBÉN DARIO ESPINOZA DIAZ
DIRECTOR
\n

 

\n

ACUERDO DE CARTAGENA
PROCESOS:

\n

69-IP-2004 Interpretación Prejudicial del artículo 93 de la Decisión 344 de la Comisión del Acuerdo de Cartagena, solicitada por el Consejo de Estado de la República de Colombia, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera; e interpretación de oficio de los artículos 81, 83 a), 95 y 96 de la misma Decisión. Proceso Interno 2002-00133 (7887). Actor: BRITISH AMERICAN OBACCO (BRANDS) LIMITED. Marca: DEYBY (mixta).

\n

81-IP-2004 Interpretación Prejudicial de las disposiciones previstas en los artículos 81, 82, literales a) y h), 83 literal a), y 95, inciso segundo, de la Decisión 344 de la Comisión del Acuerdo de Cartagena, so- licitada por la Primera Sala del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, Distrito de Quito, República del Ecuador. Parte actora: sociedad VIÑA CONCHA Y TORO S. A. Caso: marca "SANTA EMILIA mixta". Expediente Interno No 6840-M.L.

\n

88-IP-2004 Interpretación Prejudicial de los artículos 81 y 82 literal b) de la Decisión 344 de la Comisión de la Comunidad Andina, con fundamento en la solicitud procedente del Consejo de Estado de la República de Colombia, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera. Expediente Interno No 2001-00376 (7619). Actor: "Gaseosas Posada Tobón S. A." Marca figurativa: "Figura de Botella"..

\n

68-IP-2004 Interpretación Prejudicial del oficio de los artículos 56, 58 literales f) y g) de la Decisión 85 de la Comisión del Acuerdo de Cartagena, que corresponde a la solicitud formulada por la Primera Sala del Tribunal Distrital No 1 de lo Contencioso Administrativo de la República del Ecuador. Marca: ELEFANTE y figura. Actor: INDUSTRIA PERUANA DEL ACERO S. A. Proceso Interno No 2276-MHM.

\n

90-IP-2004 Interpretación Prejudicial de los artículos 81 y 83 literal a) de la Decisión 344 de la Comisión de la Comunidad Andina, con fundamento en la solicitud procedente del Consejo de Estado de la República de Colombia) Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera. Expediente Interno No 2001-00373 (7609). Actor: "THE PROCTER & GAMBLE COMPANYM. MARCA: "LAVAMIL CASCADA (mixta)".

\n

91-IP-2004 Interpretación Prejudicial del artículo 81 de la Decisión 344 de la Comisión del Acuerdo de Cartagena, solicitada por el Consejo de Estado de la República de Colombia, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera. Interpretaciones, de oficio, del artículo 82 literal d) de la Decisión 344 y de la Disposición Transitoria Primera de la Decisión 486. ACTOR: INDUSTRIAS DORMILUNA LTDA. Marca: "FLEX SYSTEM" (mixta). Proceso Interno No 2002-00106 (7822).

\n

ORDENANZAS MUNICIPALES:

\n

- Cantón Cuyabeno: De mercados.

\n

- Cantón Cuenca: Que reglamenta la determinación, administración, control y recaudación del impuesto a los espectáculos públicos..

\n

- Cantón Macará: Que regula el pago de dietas a los concejales..

\n \n
\n

 

\n\n

ACUERDO DE CARTAGENA

\n\n

PROCESO No 69-IP-2004

\n\n

Interpretación Prejudicial del artículo 93 de\n la Decisión 344 de la Comisión del Acuerdo de Cartagena,\n solicitada por el Consejo de Estado de la República de\n Colombia, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección\n Primera; e interpretación de oficio de los artículos\n 81, 83 a), 95 y 96 de la misma Decisión. Proceso Interno\n No 2002-00133 (7887). Actor: BRITISH AMERICAN TOBACCO (BRANDS)\n LlMITED. Marca: DERBY (mixta).

\n\n

TRIBUNAL DE JUSTICIA DE LA COMUNIDAD ANDINA, San Francisco\n de Quito, a los diecio¬cho días del mes de agosto\n del año dos mil cuatro.

\n\n

VISTOS:

\n\n

La solicitud de interpretación prejudicial del artículo\n 93 de la Decisión 344 de la Comisión del Acuerdo\n de Cartagena, contenida en el Oficio Nº 0849, de fecha 4\n de junio de 2004, del Consejo de Estado de la República\n de Colombia, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección\n Primera, con motivo del Proceso Interno No 2002-00133 (7887).

\n\n

Que la mencionada solicitud cumple con todos los requisitos\n de admisibilidad establecidos en los artículos 32 y 33\n del Tratado de Creación del Tribunal de Justicia de la\n Comunidad Andina y los contemplados en el artículo 125\n de su estatuto, razón por la cual, fue admitida a trámite\n mediante auto dictado el 14 de julio de 2004.

\n\n

Como hechos relevantes para la interpretación, se deducen:

\n\n

1. Las partes

\n\n

La actora es la sociedad BRITISH AMERICAN TOBACCO (BRANDS)\n LIMITED.

\n\n

Se demanda a la Superintendencia de Industria y Comercio de\n la República de Colombia. Como tercero interesado actúa\n la sociedad COMPAÑIA COLOMBIANA DE TABACO S. A. (COLTABACO).

\n\n

2. Determinación de los hechos relevantes

\n\n

2.1. Hechos

\n\n

El 4 de febrero del 2000, la sociedad COMPAÑIA COLOMBIANA\n DE TABACO S. A. (COLTABACO) solicitó el registro de DERBY\n (mixta) para productos de la clase 34 ("Tabaco; artículos\n para fumadores; cerillas"). Dentro del termino legal, BRITISH\n AMERICAN TOBACCO (BRANDS) LIMITED formuló observaciones\n al registro, fundamentándose en las semejanzas existentes\n entre el signo cuyo registro como marca se solicita y sus MARCAS\n GRAFICAS, para el mismo tipo de productos, registradas en Bolivia\n y Ecuador.

\n\n

El 25 de agosto del 2000, la Superintendencia de Industria\n y Comercio, mediante Resolución 21185 declaró infundada\n la observación presentada y concedió el registro\n de DERBY (mixta), argumentando que no se había demostrado\n la existencia de los registros de la MARCA GRAFICA en Bolivia\n y Ecuador; por tanto no podía hacerse un estudio de confundibilidad.\n La actora interpuso recursos de reposición y apelación,\n pero en ambos se confirmó la Resolución 21185.

\n\n

2.2. Fundamentos de la demanda

\n\n

La actora alega violación del artículo 93 de\n la Decisión 344, pues ésta norma reconoce "la\n posibilidad de formular oposiciones ..." y que estas oposiciones\n "obligan a la Administración a aplicar su contenido\n sustancial y reconocer los derechos existentes en cabeza de sus\n titulares en otros países, debiendo negar el registro\n de las marcas objeto de la oposición".

\n\n

Señala que la Superintendencia de Industria y Comercio\n al conceder el registro, desconoció derechos de la demandante\n y contravino normas comunitarias al no reconocer la existencia\n de los registros de las MARCAS GRAFICAS y al no comparar correctamente\n las marcas en conflicto. Los certificados 6397-C y 93135 contienen\n los registros en Bolivia y Ecuador, respectivamente, de las MARCAS\n GRAFICAS, aún vigentes.

\n\n

La existencia de DERBY (mixta) y la MARCA GRAFICA generarían\n riesgo de confusión en el publico, y al hacerse la comparación\n debe tomarse en cuenta aquellos grafismos incorporados a los\n signos. Señala el demandante que la MARCA GRAFICA está\n absolutamente contenida en DERBY (mixta). Así pues, DERBY\n está incursa en una causal de irregistrabilidad porque\n es idéntica a la MARCA GRAFICA.

\n\n

2.3. Contestación a la demanda

\n\n

2.3.1. De la Superintendencia de Industria y Comercio

\n\n

La Superintendencia de Industria y Comercio de la República\n de Colombia, en su escrito de contestación a la demanda,\n fundamenta su defensa en que su actuación fue completamente\n justa, pues siguió los criterios jurisprudenciales y doctrinales\n en materia marcaria. Señala que aunque son similares,\n las marcas en conflicto no son confundibles entre sí.\n Además indica que es usual encontrar en productos amparados\n por la clase 34, figuras de animales y franjas. La distintividad\n de DERBY (mixta), se basa en los colores utilizados.

\n\n

2.3.2. De la Compañía Colombiana de Tabaco S.\n A.

\n\n

Aunque reconoce que los gráficos son similares, señala\n que tiene derecho a utilizar el mismo en su marca, pues fue quien\n primero lo registró en Colombia. Incluso ya tenía\n registrada en Colombia "DERBY + GRAFICA", por lo que\n considera que los fundamentos del actor, carecen de razón.

\n\n

CONSIDERANDO:

\n\n

Que, este Tribunal es competente para interpretar por la vía\n prejudicial las normas que conforman el Ordenamiento Jurídico\n de la Comunidad Andina, siempre que la solicitud provenga de\n un Juez Nacional también con competencia para actuar como\n Juez Comunitario, en tanto resulten pertinentes para la resolución\n del proceso interno;

\n\n

Que, la solicitud de interpretación prejudicial se\n encuentra conforme con las prescripciones contenidas en los artículos\n 32 y 33 del Tratado de Creación del Tribunal de Justicia\n de la Comunidad Andina;

\n\n

Que, en el presente caso, procede la interpretación\n del artículo 93 de la Decisión 344 de la Comisión\n del Acuerdo de Cartagena solicitado; además se interpretarán\n de oficio los artículos 81, 83 a), 95 y 96 de la Decisión\n 344.

\n\n

El texto de las normas objeto de la interpretación\n prejudicial se transcribe a continuación:

\n\n

DECISION 344

\n\n

Artículo 81

\n\n

"Podrán registrarse como marcas los signos que\n sean perceptibles, suficientemente distintivos y susceptibles\n de representación gráfica.

\n\n

Se entenderá por marca todo signo perceptible capaz\n de distinguir en el mercado, los productos o servicios producidos\n o comercializados por una persona de los productos o servicios\n idénticos o similares de otra persona".

\n\n

Artículo 83

\n\n

"Asimismo, no podrán registrarse como marcas aquellos\n signos que, en relación con derechos de terceros, presenten\n algunos de los siguientes impedimentos:

\n\n

a) Sean idénticos o se asemejen de forma que puedan\n inducir al público a error, a una marca anteriormente\n solicitada para registro o registrada por un tercero, para los\n mismos productos o servicios, o para productos o servicios respecto\n de los cuales el uso de la marca pueda inducir al público,\n a error;

\n\n

(...)".

\n\n

Artículo 93

\n\n

"Dentro de los treinta días hábiles siguientes\n a la publicación, cualquier persona que tenga legítimo\n interés, podrá presentar observaciones al registro\n de la marca solicitado.

\n\n

A los efectos del presente artículo, se entenderá\n que también tienen legítimo interés para\n presentar observaciones en los demás Países Miembros,\n tanto el titular de una marca idéntica o similar para\n productos o servicios, respecto de los cuales el uso de la marca\n pueda inducir al público a error, como quien primero solicitó\n el registro de esa marca en cualquiera de los Países Miembros".\n

\n\n

Artículo 95

\n\n

"Una vez admitida a trámite la observación\n y no incurriendo ésta en las causales del artículo\n anterior, la oficina nacional competente notificará al\n peticionario para que, dentro de treinta días hábiles\n contados a partir de la notificación, haga valer sus alegatos\n de estimarlo conveniente.

\n\n

Vencido el plazo a que se refiere este artículo, la\n oficina nacional competente decidirá sobre las observaciones\n y la concesión o denegación del registro de marca,\n lo cual notificará al peticionario mediante resolución\n debidamente motivada".

\n\n

Artículo 96

\n\n

"Vencido el plazo establecido en el artículo 93\n sin que se hubieren presentado observaciones, la oficina nacional\n competente procederá a realizar el examen de registrabilidad\n y a otorgar o denegar el registro de la marca. Este hecho será\n comunicado al interesado mediante resolución debidamente\n motivada".

\n\n

En atención a los puntos controvertidos en el proceso\n interno, así como de las normas que van a ser interpretadas,\n este Tribunal considera que corresponde desarrollar lo referente\n a los siguientes temas:

\n\n

I. DEFINICION DE MARCA Y LOS REQUISITOS
\n PARA QUE UN SIGNO PUEDA SER REGISTRADO
\n COMO MARCA

\n\n

El segundo párrafo del artículo 81 de la Decisión\n 344, define a la marca como: "Todo signo perceptible capaz\n de distinguir los bienes o servicios producidos o comercializados\n en el mercado por una persona, de los bienes y servicios idénticos\n o similares de otra".

\n\n

Así mismo, el citado artículo 81 determina los\n requisitos que debe reunir un signo para ser registrable, éstos\n son: la perceptibilidad, la distintividad y la susceptibilidad\n de representación gráfica.

\n\n

Respecto a estos tres requisitos, el Tribunal en reiterada\n jurisprudencia ha señalado:

\n\n

La perceptibilidad es la capacidad del signo para ser aprehendido\n o captado por alguno de los sentidos. La marca, al ser un signo\n inmaterial, debe necesariamente materializarse para ser apreciada\n por el consumidor; sólo si es tangible para el consumidor,\n podrá éste compararla y diferenciarla, de lo contrario,\n si es imperceptible para los sentidos, no podrá ser susceptible\n de registro.

\n\n

La distintividad, es considerada por la doctrina y por la\n jurisprudencia de este Tribunal como la función primigenia\n que debe reunir todo signo para ser susceptible de registro como\n marca, es la razón de ser de la marca, es la característica\n que permite diferenciar o distinguir en el mercado los productos\n o servicios comercializados por una persona de los idénticos\n o similares de otra, para así impedir que se origine una\n confusión en las transacciones comerciales.

\n\n

Jorge Otamendi sostiene respecto al carácter distintivo\n de la marca: "El poder o carácter distintivo es la\n capacidad intrínseca que tiene para poder ser marca. La\n marca, tiene que poder identificar un producto de otro. Por lo\n tanto, no tiene este poder identificatorio un signo que se confunde\n con lo que se va a identificar, sea un producto, un servicio\n o cualesquiera de sus propiedades". (Otamendi, Jorge. Derecho\n de Marcas. 4ta. Edición. Abeledo-Perrot: Buenos Aires,\n 2002. p. 27).

\n\n

La susceptibilidad de representación gráfica,\n permite constituir una imagen o una idea del signo, en sus características\n y formas, a fin de posibilitar su registro. Consiste en descripciones\n realizadas a través de palabras, gráficos, signos\n mixtos, colores, figuras, etc. de manera que sus componentes\n puedan ser apreciados en el mercado de productos.

\n\n

Marco Matías Alemán dice que: "La representación\n gráfica del signo es una descripción que permite\n formarse la idea del signo objeto de la marca, valiéndose\n para ello de palabras, figuras o signos, o cualquier otro mecanismo\n idóneo, siempre que tenga la facultad expresiva de los\n anteriormente señalados" (Alemán, Marco Matías.\n Normatividad Subregional sobre Marcas de Productos y Servicios.\n Top Management: Bogotá. p. 77).

\n\n

II. MARCAS GRAFICAS Y MIXTAS

\n\n

En razón de la composición de los signos en\n conflicto, el Tribunal estima necesario hacer referencia a las\n marcas gráficas y mixtas.

\n\n

Las marcas gráficas son signos visualmente perceptibles\n que se expresan en la forma externa de imágenes, figuras\n o dibujos, provistos o no de significado conceptual.

\n\n

La jurisprudencia de este Tribunal ha señalado los\n tipos de éstas: "las puramente gráficas, que\n evocan en el consumidor únicamente la imagen de la representación\n del signo distintivo, representación que se puede lograr\n a través del conjunto de líneas, dibujos, colores;\n las figurativas, que evocan en el consumidor un concepto concreto,\n el nombre que representa este concepto, y que es también\n el nombre con el que se solicita la marca ...". (Criterios\n extraídos de la Interpretación Prejudicial No 09-IP-94,\n sentencia emitida el 24 de marzo de 1995, caso marca "DIDA".\n Véase G.O.A.C. No. 180 del 10 de mayo de 1995, y JURISPRUDENCIA\n DEL TRIBUNAL DE JUSTICIA DE LA COMUNIDAD ANDINA, Tomo IV, página\n 90).

\n\n

La marca mixta es, según lo ha señalado la doctrina\n y la jurisprudencia, aquella compuesta por un elemento denominativo\n (una o varias palabras) y un elemento gráfico (una o varias\n imágenes). Igualmente ha puesto de relieve la jurisprudencia\n del Tribunal el hecho de que el elemento denominativo "de\n la marca mixta suele ser el más característico\n o determinante, teniendo en cuenta la fuerza expresiva propia\n de las palabras, las que por definición son pronunciables,\n lo que no obsta para que en algunos casos se le reconozca prioridad\n al elemento gráfico, teniendo en cuenta su tamaño,\n color y colocación de la gráfica, que en un momento\n dado pueden ser definitivos." (Interpretación Prejudicial\n emitida en el Proceso 04-IP-88, caso "DAIMLER", de\n fecha 9 de diciembre de 1988, publicada en G.O.A.C. No 39 del\n 29 de enero de 1989, así como en JURISPRUDENCIA DEL TRIBUNAL\n DE JUSTICIA DE LA COMUNIDAD ANDINA, Tomo I, p. 171).

\n\n

Corresponde al Juez consultante determinar cuál de\n los elementos, gráfico o denominativo, que componen el\n conjunto marcario es el relevante; dado que es a partir de esa\n determinación cuando procede el análisis destinado\n a determinar la registrabilidad del signo.

\n\n

III. IRREGISTRABILIDAD DE SIGNOS IDENTICOS O
\n SEMEJANTES Y RIESGO DE CONFUSION. REGLAS
\n DE COMPARACION. COMPARACION DE UNA MARCA
\n GRAFICA FRENTE A UNA MARCA MIXTA.

\n\n

El prohibir el registro de aquellos signos que afecten derechos\n de terceros de conformidad con la normativa comunitaria sobre\n propiedad industrial, es uno de los objetivos del artículo\n 83 de la Decisión 344. En este sentido, el literal a)\n del artículo 83 establece como prohibidos para ser registrados,\n aquellos signos que sean idénticos o se asemejen de forma\n que puedan inducir al público a error a una marca anteriormente\n solicitada para registro o registrada por un tercero, para los\n mismos productos o servicios, o para productos o servicios respecto\n de los cuales el uso de la misma, pueda inducir a los consumidores\n a error.

\n\n

Como se ha manifestado en reiteradas interpretaciones prejudiciales\n realizadas por este Tribunal "... la función principal\n de la marca es la de identificar los productos o servicios de\n un fabricante o comerciante de los de igual o semejante naturaleza,\n que pertenezcan al competidor; por ello es fundamental que el\n signo en proceso de registro, no genere confusión respecto\n de los bienes o servicios distinguidos por otro solicitado previamente\n o por una marca que se encuentre inscrita, puesto que éstos\n gozan de la protección legal que les otorga el derecho\n de prioridad o el registro, respectivamente". (Proceso Nº\n 101-IP-2002. G.O.A.C. No. 877 de 19 de diciembre de 2002 Marca:\n COLA REAL+ GRAFICA).

\n\n

En este sentido, la confusión en materia marcaria,\n se refiere a la falta de claridad para poder elegir un bien de\n otro, a la que pueden ser inducidos los consumidores por no existir\n en el signo la capacidad suficiente para ser distintivo. A fin\n de evitar esta situación de confusión, la prohibición\n contenida en el literal a) del artículo 83 no exige que\n el signo pendiente de registro induzca a error a los consumidores\n o usuarios, sino que basta la existencia de este riesgo para\n que se configure aquella prohibición.

\n\n

Sobre el particular, este Tribunal ha señalado los\n supuestos que pueden dar lugar al riesgo de confusión\n entre varias denominaciones y los productos o servicios que cada\n una de ellas ampara, identificando los siguientes: "...\n que exista identidad entre los signos en disputa y también\n entre los productos o servicios distinguidos por ellos; o identidad\n entre los signos y semejanza entre los productos o servicios;\n o semejanza entre los signos e identidad entre los productos\n y servicios; o semejanza entre aquellos y también semejanza\n entre éstos". (Proceso Nº 68-IP-2002, G.O.A.C.\n No. 876 de 18 de diciembre de 2002. Marca: AGUILA DORADA).

\n\n

De esta manera, la identidad o la semejanza de los signos\n puede dar lugar a dos tipos de confusión: la directa y\n la indirecta. La primera se caracteriza por que el vínculo\n de identidad o semejanza conduce al comprador a adquirir un producto\n determinado en la creencia de que está comprando otro,\n lo que implica la existencia de un cierto nexo también\n entre los productos. La segunda, la indirecta, caracterizada\n porque el citado vínculo hace que el consumidor atribuya,\n en contra de la realidad de los hechos, a dos productos o servicios\n que se le ofrecen, un origen empresarial común.

\n\n

Por tanto, de existir semejanza entre un signo pendiente de\n registro y una marca ya registrada o entre dos marcas, existirá\n el riesgo de que el consumidor relacione y confunda aquel signo\n con esta marca, o una marca con la otra.

\n\n

En definitiva, el Tribunal estima que la confusión\n puede manifestarse cuando, al percibir la marca, el consumidor\n supone que se trata de la misma a que está habituado,\n o cuando, si bien encuentra cierta diferencia entre las marcas\n en conflicto, cree, por su similitud, que provienen del mismo\n productor o fabricante.

\n\n

En el caso de autos, al confrontarse los signos en conflicto\n a fin de determinar la confundibilidad, la comparación\n habrá de hacerse tomando en cuenta los signos en su totalidad\n enfatizando principalmente en su elemento gráfico, atendiéndose\n a la impresión gráfica de conjunto que estos causen\n en el consumidor o usuario medio del tipo de producto o servicio\n de que se trate. Por tanto, la comparación deberá\n ser conducida por la impresión unitaria que cada uno de\n ellos habrá de producir en la sensorialidad igualmente\n unitaria de sus destinatarios. Es decir, la valoración\n deberá hacerse sin descomponer la unidad de cada signo,\n de modo que, en el conjunto de los elementos que lo integran,\n el todo prevalezca sobre sus partes, a menos que aquél\n se halle provisto de un elemento dotado de tal aptitud distintiva\n que, por esta razón especial, el elemento en referencia\n se constituya en factor determinante de la valoración.
\n A propósito del juicio de similitud visual entre signos\n gráficos y mixtos, cabe citar la orientación de\n la doctrina, según la cual, a diferencia de las marcas\n nominativas, las gráficas "son fácilmente\n reconocidas por todos los consumidores (incluidos los analfabetos\n y los niños) porque las mismas no necesitan ser traducidas\n en términos lingüísticos ". Por otra\n parte, la doctrina también destaca que "aunque sea\n posible mostrar un cierto número de diferencias entre\n las marcas gráficas confrontadas, éstas han de\n considerarse semejantes cuando suscitan una idéntica o\n parecida impresión visual en la mente de los consumidores";\n y que, en el caso de que los signos gráficos en conflicto\n evoquen un concepto idéntico o semejante, la idea evocada\n en las figuras será el elemento central de la comparación,\n ya que el "concepto representado por las marcas prima o\n prevalece sobre los elementos gráficos que componen cada\n una de las marcas comparadas ..." (FERNANDEZ-NOVOA, ob.cit.,\n pp. 226 a 229). El Juez consultante deberá determinar\n si al compararse el signo mixto con el gráfico, en el\n primero puede considerarse como elemento principal el elemento\n denominativo lo cual serviría, a su criterio, para eliminar\n el riesgo de confusión.

\n\n

De igual modo, a objeto de verificar la existencia del riesgo\n de confusión, el examinador deberá tomar en cuenta\n los criterios que, elaborados por la doctrina (BREUER MORENO,\n Pedro. Tratado de Marcas de Fábrica y de Comercio, Buenos\n Aires, Editorial Robis, pp. 351 y ss.), han sido acogidos por\n la jurisprudencia de este Tribunal, y que son del siguiente tenor:

\n\n

1. La confusión resulta de la impresión de conjunto\n despertada por las marcas.

\n\n

2. Las marcas deben ser examinadas en forma sucesiva y no\n simultánea.

\n\n

3. Debe tenerse en cuenta las semejanzas y no las diferencias\n que existan entre las marcas.

\n\n

4. Quien aprecie la semejanza deberá colocarse en el\n lugar del comprador presunto, tomando en cuenta la naturaleza\n de los productos o servicios identificados por los signos en\n disputa.

\n\n

El mencionado tratadista ha manifestado en relación\n a la utilidad y aplicación de estos parámetros\n técnicos, lo siguiente:

\n\n

"La primera regla y la que se ha considerado de mayor\n importancia, es el cotejo en conjunto de la marca, criterio que\n se adopta para todo tipo o clase de marcas.

\n\n

Esta visión general o de conjunto de la marca es la\n impresión que el consumidor medio tiene sobre la misma\n y que puede Ilevarle a confusión frente a otras marcas\n semejantes que se encuentren disponibles en el comercio.

\n\n

En las marcas es necesario encontrar la dimensión que\n con mayor intensidad penetra en la mente del consumidor y determine\n así la impresión general que el distintivo causa\n en el mismo.

\n\n

La regla de la visión en conjunto, a más de\n evitar que sus elementos puedan ser fraccionados en sus partes\n componentes para comparar cada componente de una marca con los\n componentes o la desintegración de la otra marca, persigue\n que el examen se realice a base de las semejanzas y no por las\n diferencias existentes, porque éste no es el camino de\n comparación utilizado por el consumidor ni aconsejado\n por la doctrina.

\n\n

En la comparación marcaria, y siguiendo otro criterio,\n debe emplearse el método de un cotejo sucesivo entre las\n marcas, esto es, no cabe el análisis simultáneo,\n en razón de que el consumidor no analiza simultáneamente\n todas las marcas sino lo hace en forma individualizada. El efecto\n de este sistema recae en analizar cuál es la impresión\n final que el consumidor tiene luego de la observación\n de las dos marcas. Al ubicar una marca al lado de otra se procederá\n bajo un examen riguroso de comparación, no hasta el punto\n de 'disecarlas', que es precisamente lo que se debe obviar en\n un cotejo marcario.

\n\n

La similitud general entre dos marcas no depende de los elementos\n distintos que aparezcan en ellas, sino de los elementos semejantes\n o de la semejante disposición de esos elementos".

\n\n

IV. DE LAS OBSERVACIONES AL REGISTRO
\n Las observaciones al registro de una marca tienen lugar dentro\n de los treinta días hábiles siguientes a la publicación.\n Según el artículo 93 de la Decisión 344,\n la observación la puede realizar cualquier persona que\n tenga legítimo interés, por ejemplo quien se siente\n perjudicado, quien es titular de una marca registrada, quien\n goza de un derecho de prioridad dentro del país en el\n que se solicita el registro o en un País Miembro diferente\n de donde se solicite el registro.

\n\n

El artículo 95 de la Decisión citada establece\n que admitida la observación, la oficina nacional competente\n notificará al peticionario para que haga valer sus alegatos\n de estimarlo conveniente, dentro de los 30 días hábiles\n contados a partir de la notificación; vencido este plazo\n la autoridad administrativa decidirá sobre estas observaciones\n y la concesión o denegación del registro de marca,\n lo que notificará al peticionario mediante resolución\n debidamente motivada.

\n\n

La administración no sólo evalúa las\n observaciones, sino que analiza el signo a registrarse frente\n a las causales de irregistrabilidad comprendidas en los artículos\n 82 y 83, además de verificar que el mismo reúna\n los requisitos del artículo 81.

\n\n

El Tribunal se ha referido al alcance del artículo\n 96 de la Decisión 344, en los siguientes términos:\n

\n\n

"La facultad que se confiere a la oficina nacional competente\n o al administrador para que proceda al examen de fondo sobre\n la registrabilidad del signo, a más de ser una potestad,\n es una obligación que debe cumplirse antes de otorgar\n el registro marcario.

\n\n

No puede entenderse que el examen de fondo sólo se\n ha de practicar cuando no existan "observaciones",\n ni que se haya de omitir en caso de existencia de éstas,\n cuando el fin y el objetivo de la norma es que sea la autoridad\n administrativa la que, con el examen de fondo, conceda o deniegue\n la marca.

\n\n

Con la presentación de observaciones y su aceptación\n o rechazo, no se significa que se exima al funcionario de su\n obligación de proceder al examen de los requisitos que\n debe reunir el signo según el artículo 81, y de\n verificar si no se encuentra incurso en las prohibiciones fijadas\n en los artículos 82 y 83.

\n\n

Conforme a lo dispuesto tanto en los artículos 95 y\n 96 de la Decisión 344, el examen de registrabilidad procede\n tanto cuando se presenten o no observaciones, y en el primer\n caso, la oficina nacional competente a la vez que analiza las\n observaciones realiza dicho examen, el que no sólo se\n concretará a las observaciones sino a otras situaciones\n y hechos que se presenten con relación al signo solicitado\n para registro.

\n\n

Dentro de esa amplia facultad conferida a la Oficina Nacional\n Competente para otorgar o denegar la solicitud de registro no\n le está permitido establecer, agregar o añadir\n más causales de irregistrabilidad que las contempladas\n en los artículos 81, 82 y 83. Cumplir con la obligación\n de proceder al examen de fondo del signo, y de resolver sobre\n la registrabilidad o no del mismo, son atribuciones de la administración\n que no pueden ser trasladadas a otra autoridad ni ser objetadas\n por haberse cumplido. El que haya acertado o no la autoridad\n es el efecto de ejercer su atribución, en cuyo caso las\n normas comunitarias y legislaciones internas contienen los preceptos\n para revocar o enmendar un acto administrativo proferido con\n incumplimiento de los preceptos relativos al registro de marcas".\n (Proceso 4-IP-2001, sentencia de 2 de mayo de 2001. G.O.A.C.\n No 686 de 10 de julio de 2001).

\n\n

En síntesis, el examen de registrabilidad es una obligación\n de la administración y no puede omitirlo bajo ninguna\n circunstancia. Tal atribución, concedida a la Oficina\n Nacional Competente, está dirigida a conocer, analizar\n y dictaminar si el signo se encuentra frente a una de las causales\n establecidas en la norma comunitaria y debe corresponder a una\n conducta rigurosa y responsable del administrador en la aplicación\n de las normas, a fin de establecer si el signo está o\n no contenido en las prohibiciones legales.

\n\n

V. IRREGISTRABILIDAD DE GRAFICOS DE USO
\n COMUN EN CIERTO TIPO DE PRODUCTOS

\n\n

Al igual que las expresiones denominativas, un dibujo o gráfico\n puede constituir marca. Este dibujo, figura o gráfico,\n si consistiese en la representación simple del género\n de productos o servicios a los que identificará la marca,\n debe tener otros elementos que la hagan distintiva o se constituirá\n en un signo débil.

\n\n

En este sentido, la debilidad de las marcas figurativas puede\n derivar de "su carácter de uso común en la\n clase, por representar productos incluidos en dicha clase, o\n bien por existir muchas marcas en ella que representan un mismo\n objeto. Es en estos casos en los que no podrá pretenderse\n un monopolio, pero no sólo por el hecho de ser una marca\n figurativa". (Otamendi, Jorge. Derecho de Marcas, Abeledo-Perrot,\n 4ta. Edición, Buenos Aires, 2002, p. 35).

\n\n

En cambio, cualquier elemento figurativo que represente un\n género de productos o servicios, o sea descriptivo del\n mismo, podrá ser registrable cuando contenga elementos\n arbitrarios o caprichosos que le den originalidad, es decir,\n fuerza distintiva suficiente para funcionar como marca. (Proceso\n 6-IP-03, marca "FINOLIGHT").

\n\n

En el caso de autos se alega la legalidad de la similitud\n entre la marca mixta y la marca gráfica confrontadas,\n en razón de que para el producto que amparan, cigarrillos,\n es normalmente utilizado ese tipo de gráficos. Así\n pues, asimilando esto a lo señalado ya por este Tribunal\n sobre las designaciones comunes o usuales, un gráfico\n podría considerarse como común o por estar contenido\n en varias marcas -lo que implica su posibilidad de registro-\n o, porque evocan el producto, el servicio o alguna característica\n de éstos. El uso de ciertos gráficos en una clase\n determinada de productos o servicios, puede brindar al signo\n la característica de "débil", y será\n admitido a registro, en tanto en cuanto no induzca a confusión\n a los consumidores con respecto a marcas previamente registradas.\n Si este tipo de denominaciones se encuentran acompañadas\n de algún otro elemento, en el examen de registrabilidad\n se deberá verificar si aquel tiene un "poder diferenciador"\n que le brinde la debida distintividad al signo. (Criterio desarrollado\n en base al concepto de designaciones comunes o usuales, contenido\n en la interpretación prejudicial del Proceso 12-IP-01,\n marca "MISS BOLIVAR", de 5 de septiembre de 2001).

\n\n

El Juez Nacional consultante deberá entonces determinar\n en primer lugar, si ciertamente para los cigarrillos se utiliza\n un tipo de gráficos que resultan comunes a las diferentes\n marcas de este producto, existentes en el mercado. En base a\n esto, aplicar los criterios expuestos para verificar si el signo\n mixto registrado, "DERBY mixta", se halla comprendido\n dentro de las características de los gráficos comunes\n o usuales, y sí es susceptible de protección marcaria;\n o si realmente representa una reproducción de la "MARCA\n GRAFICA" anteriormente registrada, lo que ocasionaría\n la nulidad del registro del signo mixto.

\n\n

Consecuentemente, EL TRIBUNAL DE JUSTICIA DE LA COMUNIDAD\n ANDINA,

\n\n

CONCLUYE:

\n\n

Primero: Un signo para ser registrado como marca debe reunir\n los requisitos de distintividad, perceptibilidad y susceptibilidad\n de representación gráfica establecidos por el artículo\n 81 de la Decisión 344 de la Comisión del Acuerdo\n de Cartagena. Además es necesario que la marca no esté\n comprendida en ninguna de las causales de irregistrabilidad establecidas\n en los artículos 82 y 83 de la Decisión 344.

\n\n

Segundo: No son registrables los signos que en relación\n con derechos de terceros sean idénticos o se asemejen\n a una marca anteriormente registrada y destinada a amparar productos\n idénticos o semejantes, de modo que puedan inducir a los\n consumidores a error.

\n\n

Tercero: Para establecer si existe riesgo de confusión\n entre el signo gráfico previamente registrado y el signo\n mixto registrado con posterioridad, será necesario determinar\n si existe relación de identidad o semejanza entre los\n signos en disputa, tanto entre sí como en relación\n con los productos distinguidos por ellos, y considerar la situación\n del consumidor medio, la cual variará en función\n de tales productos.

\n\n

Cuarto: En la comparación entre signos mixtos, el elemento\n predominante en el conjunto marcario, por lo general, será\n el denominativo, vista su relevancia para que el público\n consumidor identifique la marca y distinga el producto, lo que\n no obsta para que, por su tamaño, color y ubicación,\n el elemento gráfico pueda ser el decisivo.
\n En el caso de autos, al tratarse de un signo mixto frente a un\n signo figurativo, la comparación entre los signos habrá\n de hacerse desde sus elementos gráficos, pero conducida\n por la impresión unitaria que cada signo en disputa habrá\n de producir en la sensorialidad igualmente unitaria del consumidor\n o usuario medio, destinatario de los productos correspondientes.\n Por tanto, la valoración deberá hacerse sin descomponer\n la unidad de cada signo, de modo que, en el conjunto de los elementos\n que lo integran, el todo prevalezca sobre sus partes, a menos\n que aquél se halle provisto de un elemento dotado de tal\n aptitud distintiva que, por esta razón especial, se constituya\n en factor determinante de la valoración.

\n\n

Quinto: Los signos visuales o gráficos, que son usualmente\n utilizados para identificar cierto tipo de productos o que guardan\n relación directa con los productos o servicios a los que\n protegen, pueden ser considerados comunes o usuales. Para la\n registrabilidad de aquellas descripciones generalmente impedidas\n de protección marcaria, deberá el Juez consultante\n analizar y determinar según su criterio, si se encuentran\n acompañadas de algún otro elemento que pueda brindarle\n una distintividad propia.

\n\n

Sexto: El examen de registrabilidad es practicado por la oficina\n nacional competente de oficio o como resultado de observaciones\n presentadas por quien ostenta la calidad de legítimo interesado.\n Sólo luego del análisis correspondiente se concederá\n o negará el registro de la marca.

\n\n

La Oficina Nacional Competente, debe realizar necesariamente\n el examen de registrabilidad, el que comprenderá el análisis\n de todas las exigencias de la Decisión 344. Dicho examen\n debe realizarse aún en aquellos casos en que no se hayan\n presentado observaciones a la solicitud de registro.

\n\n

De conformidad con el artículo 35 del Tratado de Creación\n del Tribunal, el Juez Nacional Consultante, al emitir el respectivo\n fallo, deberá adoptar la presente interpretación\n dictada con fundamento en las señaladas normas del ordenamiento\n jurídico comunitario. Deberá así mismo,\n dar cumplimiento a las prescripciones contenidas en el inciso\n tercero del artículo 128 del vigente estatuto.
\n Notifíquese al consultante mediante copia certificada\n y sellada de la presente interpretación, la que también\n deberá remitirse a la Secretaría General de la\n Comunidad Andina a efectos de su publicación en la Gaceta\n Oficial del Acuerdo de Cartagena.

\n\n

Walter Kaune Arteaga
\n PRESIDENTE

\n\n

Rubén Herdoíza Mera
\n MAGISTRADO

\n\n

Ricardo Vigil Toledo
\n MAGISTRADO

\n\n

Guillermo Chahín Lizcano
\n MAGISTRADO

\n\n

Moisés Troconis Villarreal
\n MAGISTRADO

\n\n

Eduardo Almeida Jaramillo
\n SECRETARIO a.i.

\n\n

TRIBUNAL DE JUSTICIA DE LA COMUNIDAD ANDINA.- La sentencia\n que antecede es fiel copia del original que reposa en el expediente\n de esta Secretaría. CERTIFICO.-

\n\n

Eduardo Almeida Jaramillo
\n SECRETARIO a.i.

\n\n

ACUERDO DE\n CARTAGENA

\n\n

PROCESO Nº 81-IP-2004

\n\n

Interpretación prejudicial de las disposiciones previstas\n en los artículos 81, 82, literales a) y h), 83 literal\n a), y 95, inciso segundo, de la Decisión 344 de la Comisión\n del Acuerdo de Cartagena, solicitada por la Primera Sala del\n Tribunal de lo Contencioso Administrativo, Distrito de Quito,\n República del Ecuador. Parte actora: sociedad VIÑA\n CONCHA Y TORO S. A. Caso: marca "SANTA EMILIA mixta".\n Expediente Interno Nº 6840-M.L.

\n\n

TRIBUNAL DE JUSTICIA DE LA COMUNIDAD ANDINA. San Francisco\n de Quito, dieciocho de agosto del año dos mil cuatro.

\n\n

VISTOS:

\n\n

La solicitud de interpretación prejudicial de las disposiciones\n previstas en los "artículos 81, 82 literales a) y\n h); 83 literal a) y segundo inciso del artículo 95 de\n la Decisión 344" de la Comisión del Acuerdo\n de Cartagena, formulada por la Primera Sala del Tribunal de lo\n Contencioso Administrativo, Distrito de Quito, República\n del Ecuador, por órgano de su Presidente, Dr. Eloy Torres\n Guzmán, y recibida en este Tribunal en fecha 26 de julio\n de 2004; y,

\n\n

El informe de los hechos que el solicitante considera relevantes\n para la interpretación, y que, junto con los que derivan\n de autos, son del tenor siguiente:

\n\n

1. Demanda

\n\n

1.1. Cuestión de hecho

\n\n

El apoderado de la empresa VIÑA CONCHA Y TORO S. A.\n alega en su demanda que "En la Gaceta de la Propiedad Industrial\n No. 398 apareció publicado el extracto de la solicitud\n No. 86158, correspondiente a la solicitud de registro de la marca\n 'SANTA EMILIA y diseño de etiqueta', presentada por la\n compañía ecuatoriana TESALIA S. A., con la cual\n se pretende proteger: Cerveza, ale y porter, aguas minerales\n y gaseosas y otras bebidas no alcohólicas: con exclusión\n de los vinos sin alcohol (clase 33) sic; los jugos de frutas\n y las bebidas a base de jugos de frutas. Clase internacional\n No. 32"; que "El 12 de febrero de 1999, a nombre de\n VIÑA CONCHA Y TORO S. A., presenté oposición\n (sic) contra el registro de la denominación 'SANTA EMILIA\n y diseño de etiqueta', fundamentado en la confusión\n que puede originar la coexistencia de dicha marca, con la marca\n de fábrica 'SANTA EMILIANA', de propiedad de mí\n representada, inscrita el 19 de enero de 1983, la misma que\n protege: 'todos los artículos incluidos en la clase internacional\n 33, especialmente vinos' "; y que "El 29 de Octubre\n de 1999, el Instituto Ecuatoriano de Propiedad Industrial, a\n través de la Dirección Nacional de Propiedad Industrial,\n notificó a las partes, con la resolución No. 97\n 3999, del 25 del mismo mes y año, por la cual rechazó\n la oposición (sic) de VIÑA CONCHA Y TORO S. A.,\n y ordenó 'conceder el registro de la denominación\n solicitada' ".

\n\n

1.2. Cuestión de derecho

\n\n

Según el consultante, la actora sostiene que "la\n denominación 'SANTA EMILIA' solicitada por TESALIA S.\n A. no es distintiva y está destinada a identificar productos\n similares a los protegidos por la marca de su propiedad 'SANTA\n EMILIANA' y que su registro estaría prohibido por el artículo\n 82, literales a) y h) y en el Artículo 83 literales a)\n (sic) de la Decisión 344".

\n\n

El apoderado de la actora, a propósito de la presunta\n violación de los artículos 81 y 82, literal a),\n de la Decisión 344, sostiene que "Es increíble\n por decir lo menos, que el Director, al momento de expedir la\n resolución, no haya encontrado que entre las marcas 'SANTA\n EMILIANA' y 'SANTA EMILIA' existe una manifiesta similitud gráfica\n y fonética, pues la marca solicitada 'SANTA EMILIA' se\n encuentra íntegramente en la marca de fábrica 'SANTA\n EMILIANA', de mi representada lo que ha hecho la compañía\n ecuatoriana ... es eliminar de la marca registrada la terminación\n 'NA' para disimular el parecido, naturalmente sin conseguirlo,\n por lo que estas (sic) no deben coexistir en el mercado, pues\n de hecho generarán un gran riesgo de confusión";\n que "la percepción de la marca 'SANTA EMILIANA' quedaría\n impregnada en la mente del consumidor o de los medios comerciales,\n quienes asociarían con una marca que contenga elementos\n tan similares como lo tiene la denominación 'SANTA EMILIA'\n "; que "el examinador no confrontará los dos\n signos y peor aun (sic) se detendrá en las diferencias\n de los mismos, sino que deberá determinar si el recuerdo\n que quede impregnado en su mente de la marca registrada presenta\n confusión con la marca solicitada para registro";\n que "La resolución impugnada no toma en consideración\n que cuando una marca es mixta, esto es, compuesta de una parte\n denominativa y otra gráfica, es necesario determinar cuál\n de los dos elementos (si el denominativo o el gráfico)\n es el que predomina en el conjunto marcario ... por lo general,\n es la parte denominativa la que tiene mayor relevancia, pues\n la palabra es el medio más importante para comunicarse\n y el medio para pedir por un determinado producto"; que\n "La persona que pretenda adquirir una botella de vino (sin\n alcohol), necesariamente tendrá que pedir por un producto\n individualizado y, más concretamente por su denominación\n característica, en el presente caso por 'SANTA EMILIA'\n y no por una etiqueta de irrelevantes diseños que no le\n otorgan distintividad alguna"; que "para examinar el\n riesgo de confusión que puede provocar una marca mixta,\n con respecto de una marca meramente denominativa, debe determinarse\n cuál es el elemento predominante o la dimensión\n característica de la marca mixta y es ese elemento, que\n por lo general será el denominativo, el que tendrá\n que ser confrontado con la marca oponente"; y que "el\n Director se ha limitado a señalar que el 'logotipo' que\n se acompaña a la denominación SANTA EMILIA le otorga\n suficiente distintividad. Pensar de esta manera lo único\n que hace es fomentar la piratería de marcas, sobre todo\n extranjeras...".

\n\n

En cuanto a la presunta violación del artículo\n 82, literal h), de la Decisión 344, la actora sostiene\n que "La referida solicitud 'SANTA EMILIA' ... debió\n ser rechazada ... porque pretende amparar productos de la clase\n 32, entre otros: 'vinos sin alcohol...', pero del análisis\n de la etiqueta se desprende que se trata (sic) 'UNA AGUA MINERAL\n MEDICINAL' producto este que se encuentra encasillado en la clase\n 5, pero en ningún caso en la clase 32"; que "Resulta\n evidente el engaño al público y a los consumidores\n que se produciría al comercializar una botella de VINO\n sin alcohol, en cuya etiqueta se indique que el contenido es\n 'AGUA MINERAL MEDICINAL' "; y que "La etiqueta solicitada\n para registro engañaría al público sobre\n el empleo efectivo y real del producto, que necesariamente tendrá\n que ser un vino u otra bebida no alcohólica".

\n\n

En lo que concierne a la presunta violación del artículo\n 83, literal a), de la Decisión 344, la actora argumenta\n que "Entre las marcas 'SANTA EMILIANA' de VIÑA CONCHA\n Y TORO S. A., y 'SANTA EMILIA' de TESALIA S. A., existe semejanza\n capaz de inducir al público a error Existe un registro\n previo. Las marcas en controversia están destinadas a\n proteger productos similares, pues en el un caso (sic) se trata\n de un 'vino sin alcohol', encasillado en la clase 32, mientras\n que la marca de mi mandante ampara 'vinos de la clase 33' ";\n que "El Director Nacional de Propiedad Industrial ... no\n se dio la molestia de verificar si es verdad que la compañía\n TESALIA S. A., tuvo o no un registro en el año 1936, particular\n que no se puede demostrar, pues no existe un registro en esta\n fecha para la marca 'SANTA EMILIA' y menos aún para proteger\n productos de las clases internacionales No. 32 o 33"; que\n "bajo ningún concepto se podría calificar\n de notoria, menos aún de renombrada, a un 'logotipo',\n nada original ni creativo, que contiene la denominación\n 'SANTA EMILIA' "; y que "El hecho de que TESALIA S.\n A. haya registrado o usado la controvertida denominación\n 'SANTA EMILIA', para distinguir una AGUA MINERAL MEDICINAL, en\n nada le legitima para ahora solicitar el registro de esa marca,\n para identificar, entre otros, cerveza, aguas minerales ... con\n exclusión de los VINOS sin alcohol (Clase 33), los VINOS\n son considerados como bebidas alcohólicas, y si no tienen\n grado alcohólico, se encasillan en la clase 32 ...".

\n\n

Finalmente, en cuanto a la presunta violación del artículo\n 95, inciso segundo, de la Decisión 344, se afirma en la\n demanda que "La resolución administrativa, por la\n cual se decidió sobre las observaciones y se concedió\n el registro de la marca solicitada, carece de una 'debida motivación',\n pues no se analizó que el elemento característico\n de la marca impugnada no es un conjunto de trazos y diseños\n irrelevantes, sino las palabras 'SANTA EMILIA', las cuales vulneran\n el derecho de exclusividad que mi representada tiene sobre la\n marca 'SANTA EMILIANA', por lo cual se puede afirmar que los\n hechos considerados por el Director Nacional de Propiedad Industrial\n son falsos e infundados".

\n\n

2. Contestación a la demanda

\n\n

2.1. Informa el consultante que el "Director Nacional\n de Propiedad Industrial en su contestación se limitó\n a negar pura y simplemente los fundamentos de hecho y de derecho\n de la demanda, y a sostener los fundamentos de la resolución".

\n\n

Del escrito remitido por el mencionado Director Nacional,\n se desprende que "TESALIA S. A., solicitó el registro\n e inscripción de la denominación SANTA EMILIA Y\n DISEÑO ETIQUETA, destinada a proteger productos de la\n Clase Internacional N°32. Por otro lado CERVECERIA POLAR\n C. A., presentó la primera observación al registro\n de la denominación en referencia, ya que posee registradas\n en varios países del mundo y especialmente del Pacto Andino\n las denominaciones POLAR y BOCK, para proteger productos de diversas\n clases internacionales, según afirma el observante, dichas\n denominaciones contienen un elemento gráfico muy similar\n al que se pretende registrar en el presente trámite. Por\n otro lado VIÑA CONCHA TORO (sic) S. A., presentó\n una segunda observación al registro de la denominación\n en referencia, ya que posee el registro de SANTA EMILIANA, para\n proteger todos los productos de la Clase Internacional No 33,\n especialmente vinos"; que "La marca solicitada es distinta\n de las denominaciones observantes, ya que no hay similitud en\n los campos gráfico-visual, ni fonético-auditivo,\n por lo que no se produciría dilución de la fuerza\n distintiva respecto de la marca observante"; que "La\n empresa solicitante ha demostrado dentro del proceso ser la titular\n del logotipo que pretende registrarse desde el año de\n 1936 fecha en la que consta en los documentos adjuntos al expediente\n y comprueba que dicho logotipo ha sido utilizado por el lapso\n de muchos años, acompaña la diversidad de marcas\n registradas por dicho titular, adquiriendo el signo el carácter\n de ser una marca de alto renombre, es decir goza de gran renombre\n adquirido por un elevado prestigio conseguido a través\n de los años, además de poseer una calidad altamente\n reconocida en los productos elaborados por esta empresa";\n y que "En la marca de alto renombre no debe aplicarse el\n principio de la especialidad, ya que en virtud del alto grado\n de uso y penetración en el mercado rompiendo (sic) la\n clase internacional para lo que se pretende registrarse (sic)".

\n\n

2.2. Informa también el consultante que el señor\n "delegado del Procurador del Estado, contestó en\n los siguientes términos: ... le corresponde al representante\n legal del IEPI, comparecer directamente a juicio en defensa de\n los intereses de la institución demandada; limitándose\n a señalar casillero para supervisar el desarrollo del\n proceso".

\n\n

2.3. El consultante agrega que "La compañía\n TESALIA S. A. no compareció al proceso y fue declarada\n en rebeldía".

\n\n

2.4. Finalmente, obra en autos un escrito remitido por el\n "Presidente del Instituto Ecuatoriano de la Propiedad Intelectual",\n en el cual se alega lo siguiente: "Niego los fundamentos\n de hecho y de derecho de la demanda Me ratifico en la Resolución\n No 973999 ... pues guarda conformidad con la legislación\n andina y nacional".

\n\n

CONSIDERANDO:

\n\n

Que, las normas cuya interpretación se solicita son\n las disposiciones consagradas en los "artículos 81,\n 82 literales a) y h); 83 literal a) y segundo inciso del artículo\n 95 de la Decisión 344" de la Comisión del\n Acuerdo de Cartagena;

\n\n

Que, de conformidad con la disposición contenida en\n el artículo 1, literal c), del Tratado de Creación\n del Tribunal, las normas cuya interpretación se pide forman\n parte del ordenamiento jurídico de la Comunidad Andina;

\n\n

Que, a tenor de la disposición prevista en el artículo\n 32 del Tratado de Creación del Tribunal, en correspondencia\n con lo dispuesto en los artículos 4, 121 y 2 de su estatuto,\n este Tribunal es competente para interpretar por vía prejudicial\n las normas que integran el ordenamiento jurídico de la\n Comunidad Andina;

\n\n

Que, en cumplimiento de la

 

Change password



Loading..