Registro Oficial. 5 de MARZO del 2004 Suplemento

Viernes, 05 de marzo de 2004

Última modificación: Miércoles, 17 de julio de 2013 | 11:00

\n \n \n \n
   MES DE MARZO DEL 2004
\n \n \n \n
\n

\n
 
\n

 
\n

Viernes, 5 de Marzo del 2004 - R. O. No. 286

\n

SUPLEMENTO

\n

TRIBUNAL CONSTITUCION

\n

DR. JORGE A. MOREJON MARTINEZ
DIRECTOR
\n
ACUERDO\n DE CARTAGENA
\n PROCESOS:

\n\n

66-IP-2003\n Interpretación\n Prejudicial de los artículos 81, 83 literales a), d) y\n e) y 95 de la Decisión 344 de la Comisión del Acuerdo\n de Cartagena, solicitada por la Primera Sala del Tribunal Distrital\n No. 1 de lo Contencioso Administrativo, de la República\n del Ecuador; y la interpretación de oficio de los artículos\n 84, 93 y 94 literal b) de la Decisión 344. Proceso Interno\n N« 3980-WM. Actor: SOCIETÉ DES PRODÜITS NESTLÉ\n S.A. Marca: DOÑA PETRONA (etiqueta a colores).

\n\n

48-IP-2003\n Interpretación\n Prejudicial del artículo 128 de la Decisión 344\n de la Comisión del Acuerdo de Cartagena, solicitada por\n la Segunda Sala del Tribunal de lo Contencioso Administrativo\n de la República del Ecuador, - Distrito de Quitó,\n e interpretación de oficio del artículo 83 literal\n b) de la misma Decisión y de la Disposición Transitoria\n Primera de la Decisión 486. Nombre Comercial: BAGUETTE.\n Actor: PALPES, PASTIFICIOS ALPES S.A. Proceso interno No 5566-\n 98-MP.

\n\n

62-IP-2003\n Interpretación\n Prejudicial del artículo 83 literal a) de la Decisión\n 344 de la Comisión del Acuerdo de Cartagena, solicitada\n por el Consejo de Estado de la República de Colombia,\n Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera;\n y la interpretación de oficio de los artículos\n 81 y 82 literales a) y h) de la Decisión 344. Proceso\n Interno No 7196. Actor: Sociedad WEST CHEMICAL PRODUCTS, INC.\n Marca: PREPOTEN (nominativa).

\n\n

65-IP-2003\n Interpretación\n prejudicial de los artículos 81 y 83 literal a) de la\n Decisión 344 de la Comisión del Acuerdo de Cartagena,\n solicitada por el Consejo de Estado de la República de\n Colombia, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección\n Primera. Interpretación, de oficio, del artículo\n 84 de la misma Decisión. Actor: ABBOTT LABORATORIES. Marca: "GENFARW (mixta). Proceso interno No 5213.

\n\n

ORDENANZAS\n MUNICIPALES:

\n\n

Gobierno\n Municipal del Cantón Zaruma: De regulación y control de la\n vía pública.

\n\n

Cantón\n Paquisha: Constitutiva\n del Patronato de Amparo Social Municipal.

\n\n

Cantón\n Paquisha: Que\n crea la Unidad de Desarrollo Comunitario Integral y Sustentable.\n

\n \n
\n

 

\n\n

PROCESO No 66-IP-2003

\n\n

Interpretación Prejudicial de los artículos\n 81,83 literales a), d) y e) y 95 de la Decisión 344 de\n la Comisión del Acuerdo de Cartagena, solicitada por la\n Primera Sala del Tribunal Distrital No. 1 de lo Contencioso\n Administrativo, de la República del Ecuador; y la interpretación\n de oficio de los artículos 84,93 y 94 literal

\n\n

b) de la Decisión 344. Proceso Interno No 3980-WM.\n Actor: SOCIETÉ DES PRODÜITS NESTLÉ S.A. Marca:\n DOÑA PETRONA (etiqueta a colores).

\n\n

TRIBUNAL DE JUSTICIA DE LA COMUNIDAD ANDINA, San Francisco\n de Quito, a los seis días del mes de julio del año\n dos mil tres.

\n\n

VISTOS:

\n\n

La solicitud de interpretación prejudicial de los artículos\n 81, 83 literales a), d) y e) y 95 de la Decisión 344 de\n la Comisión del Acuerdo de Cartagena contenida en el oficio\n No 487-T.C.A.-D.Q-1S-3980-ML, remitido por la Primera Sala del\n Tribunal Distrital No 1 de lo Contencioso Administrativo de la\n República del Ecuador, Distrito de Quito, con motivo del\n Proceso Interno No 3980-WM, oficio que fue recibido el 27 de\n junio del 2003.

\n\n

Que la mencionada solicitud cumple con todos los requisitos\n de admisibilidad establecidos en los artículos 32 y 33\n del Tratado de Creación del Tribunal de Justicia de la\n Comunidad Andina y los contemplados en el artículo 125\n de su estatuto, razón por la cual, fue admitida a trámite\n mediante auto dictado el 16 de julio del 2003.

\n\n

Como hechos relevantes para la interpretación, se deducen:

\n\n

1. Las partes

\n\n

La demandante es la Sociedad SOCIETÉ DES PRODÜITS

\n\n

NESTLÉ S.A.

\n\n

La demandada es el Ministerio de Comercio Exterior, Industrialización\n y Pesca del Ecuador, y el Procurador General del Estado.

\n\n

La Sociedad ECUATORIANA DE ALIMENTOS S.A., interviene como\n tercero interesado en el presente proceso.

\n\n

2. Determinación de los hechos relevantes

\n\n

2.1. Hechos

\n\n

El 7 de junio de 1994, la Sociedad ECUATORIANA DE ALIMENTOS\n S.A. solicita el registro de la marca DOÑA PETRONA (etiqueta\n a colores) a la Dirección Nacional de Propiedad Industrial\n de la República del Ecuador, para identificar los productos\n de la Clase 30 de la Clasificación Internacional de Niza\n (Clase 30: café. té, cacao, azúcar, arroz,\n tapioca, sagú, sucedáneos del café; harinas\n y preparaciones hechas de cereales, pan, pastelería y\n confitería, helados comestibles; miel, jarabe de melaza;\n levadura, polvos para esponjar; sal, mostaza; vinagre, salsas\n (condimentos); especias; hielo).

\n\n

El 28 de junio de 1994 la Compañía SOCIETÉ\n DES PRODUITS NESTLÉ S.A. solicita el registro de la marca\n DELLA CASA BUITON1 (etiqueta a colores) a la Dirección\n Nacional dé Propiedad Industrial de la República\n del Ecuador, para identificar productos de la Clase 30.

\n\n

Con fecha 13 de diciembre de 1994, la Sociedad PRODUCTOS DE\n CONSUMO, PROCONSUMO C.A., mediante apoderado, presenta la primera\n observación al registro, aduciendo ser propietaria de\n la marca de fábrica DOÑA PETRA para los productos\n de la clase 30.

\n\n

El 23 de diciembre de 1994, la Compañía SOCIETÉ\n DES PRODÜITS NESTLÉ S.A. - demandante en el presente\n proceso - presentó observación a la solicitud aduciendo\n que existe "similitud visual entre las etiquetas" de\n DOÑA PETRONA (etiqueta a colores) y las marcas DISEÑO\n (a colores) y DELLA CASA BUITON1 (etiqueta a colores) de su propiedad;\n pudiéndose producir confusión en el público\n consumidor.

\n\n

Con fecha 27 de diciembre de 1994, la Sociedad SUMESA, mediante\n apoderado, presenta la tercera observación al registro\n de la marca de fábrica en cuestión, aduciendo que\n su representada tiene solicitadas en el Ecuador las marcas de\n fábrica SUMESA Y EMPAQUE EN DESPLEGADO FIDEOS ROSCA, y\n SUMESA Y EMPAQUE EN DESPLEGADO CABELLINI para productos comprendidos\n en la clase 30.

\n\n

La Dirección Nacional de Propiedad Industrial de la\n República del Ecuador, mediante Resolución\n Administrativa No 0958071 de 19 de febrero de 1997, declara infundada\n las observaciones en contra del signo DOÑA PETRONA (etiqueta\n a colores). Sobre la primera observación, señala\n que las partes llegaron a un acuerdo transacción al; con\n respecto a la segunda "(...) una vez efectuada la comparación\n entre las etiquetas en controversia podemos determinar que no\n existe similitud visual, capaz de producir confusión en\n el público, como en los medios comerciales sobre la procedencia\n del fabricante del producto... ' Y, sobre la tercera observación,\n señala que las diferencias entre las marcas son substanciales.

\n\n

2.2. Fundamentos de la demanda

\n\n

La Compañía SOCIETÉ DES PRODÜITS\n NESTLÉ S.A. - demandante en el presente proceso-, a través\n de apoderado, solicita al Tribunal de lo Contencioso Administrativo\n que revoque la mencionada Resolución No 0958Ü71 de\n 19 de febrero de 1997 expedida por el Director Nacional de Propiedad\n Industrial.

\n\n

Argumenta la demandante que en el presente caso existe confusión\n gráfica entre la marca DOÑA PETRONA (etiqueta a\n colores) y las marcas de su propiedad DISEÑO (a colores)\n y DELLA CASA BUITON1 (etiqueta) la que "() llamada también\n visual, se produce por a) similitud de dibujos, b) combinación\n de colores, elementos estos (sic) o componentes que son semejantes,\n por no decir iguales, entre la denominación DOÑA\n PETRONA (etiqueta a colores) y las marcas de propiedad de mi\n representada, como se desprende del siguiente análisis\n y reproducción de cada uno de los componentes anotados,..\n ". La demandante señala como similitud la disposición\n de las palabras que contienen las etiquetas: en la parte superior\n izquierda figuran las marcas, debajo de éstas en letras\n de color distinto la palabra que identifica el tipo de fideo;\n en la parte derecha hay una circunferencia cuyos bordes en la\n parte media inferior tienen dibujos distintos; en el espacio\n interno de la circunferencia un diseño distinto; en la\n parte superior de la circunferencia y dentro del diseño\n de una cinta se leen frases que evocan el origen de la marca;\n y debajo de esta palabra, el año.

\n\n

Sostiene la demandante que la marca DELLA CASA BÜITONI\n (etiqueta a colores) es "Notoriamente conocida y aceptada\n por el público consumidor de la Subregión".

\n\n

La actora fundamenta jurídicamente su demanda en la\n Decisión 344 de la Comisión del Acuerdo de Cartagena;\n y el artículo 38 numeral 2 de la Ley de Modernización\n del Estado.

\n\n

2.3 Contestación a la demanda

\n\n

2.3.1 Del Ministro de Comercio Exterior, Industrialización\n y Pesca del Ecuador.

\n\n

El señor Ministro de Comercio Exterior, Industrialización\n y Pesca del Ecuador contesta la demanda manifestando que ésta\n es "(".) infundada, injuridica (sic), y maliciosa...\n "Añade además que "De acuerdo con el\n Art. 29 del Tratado que crea el Tribunal de Justicia del Acuerdo\n de Cartagena... [procede] solicitar al Tribunal la\n interpretación prejudicial de los Arts. 81 y 95 de la\n Decisión 344..."; señalando que "La\n Resolución impugnada guarda conformidad con el régimen\n común sobre Propiedad Industrial...", razón\n por la que "(...) niego pura, simple, llana y absolutamente\n los fundamentos de hecho y de derecho de la demanda por no estar\n apegados (sic) a la ley ni a la realidad". Y solicita se\n rechace la demanda en su totalidad.

\n\n

2.3.2 Del Procurador General del Estado

\n\n

El Director de Patrocinio del Estado en calidad de delegado\n del señor Procurador Genera) del Estado se adhiere a la\n contestación de la demanda presentada por el señor\n Ministro de Comercio Exterior, Industrialización y Pesca\n del Ecuador.

\n\n

2.3.3 De ECUATORIANA DE ALIMENTOS S.A.

\n\n

La Sociedad ECUATORIANA DE ALIMENTOS S.A., tercero interesado\n en el presente proceso, niega los fundamentos de hecho y derecho\n de la demanda propuesta por la compañía SOCIETÉ\n DES PRODUITS NESTLE S.A.

\n\n

Señala el tercero interesado: "(...) que la marca\n DOÑA PETRONA (etiqueta a colores) sea idéntica\n o se asemeje a las marcas de la compañía actora...;\n que la solicitud de la marca DALLA (sic) CASA BÜITONI (etiqueta)\n solicitada en el Ecuador el 28 de junio de 1994 bajo trámite\n Nro. 45598 tenga prioridad de registro sobre la marca DOÑA

\n\n

PETRONA (etiqueta a colores) solicitada en el Ecuador con\n antelación el 7 de junio de 1994, bajo trámite\n Nro. 48046".

\n\n

La Sociedad ECUATORIANA DE ALIMENTOS S.A. fundamenta su participación\n en el literal b) del artículo 94 de la Decisión\n 344.

\n\n

CONSIDERANDO:

\n\n

Que este Tribunal es competente para interpretar por la vía\n prejudicial las normas que conforman el Ordenamiento Jurídico\n de la Comunidad Andina, siempre que la solicitud provenga de\n un Juez Nacional también con competencia para actuar como\n Juez Comunitario, en tanto aquéllas resulten pertinentes\n para la resolución del proceso interno;

\n\n

Que la solicitud de interpretación prejudicial se encuentra\n conforme con las prescripciones contenidas en los artículos\n 32 y 33 del Tratado de Creación del Tribunal de Justicia\n de la Comunidad Andina;

\n\n

Que de acuerdo con la solicitud remitida por la Primera Sala\n del Tribunal Distrital No 1 de lo Contencioso Administrativo\n de la República del Ecuador, se procederá a la\n interpretación prejudicial de los artículos 81,\n 83 literal a), d) y e)» Y 95 de la Decisión 344\n de la Comisión del Acuerdo de Cartagena.

\n\n

Asimismo, de conformidad con el artículo 34 del Tratado\n de Creación del Tribunal y 126 del estatuto, considero\n que corresponde de oficio la interpretación de los artículos\n 84, 93 y 94 literal b), por estar referidos al caso concreto.

\n\n

El texto de las normas objeto de la interpretación\n prejudicial se transcriben a Continuación:

\n\n

DECISIÓN 344

\n\n

Artículo 81

\n\n

"Podrán registrarse como marcas los signos que\n sean perceptibles, suficientemente distintivos y susceptibles\n de representación gráfica.

\n\n

Se entenderá por marca todo signo perceptible capaz\n de distinguir en el mercado, los productos o servicios producidos\n o comercializados por una persona de los productos p servicios\n idénticos o similares de otra persona".

\n\n

Articulo 83

\n\n

"Asimismo, no podrán registrarse como marcas aquellos\n signos que, en relación con derechos de terceros, presenten\n algunos de los siguientes impedimentos:

\n\n

a) Sean idénticos o se asemejen de forma que puedan\n inducir al público a error, a una marca anteriormente\n solicitada para registro o registrada por un tercero, para los\n mismos productos o servicios, o para productos o servicios respecto\n de los cuales el uso de la marca pueda inducir al público\n a error;

\n\n

d) Constituyan la reproducción, la imitación,\n la traducción o la transcripción, total o parcial\n de un signo distintivo notoriamente conocido en el país\n en el que solicita el registro o en el comercio subregional,\n o internacional sujeto a reciprocidad, por los sectores interesados\n y que pertenezca a un tercero. Dicha prohibición será\n aplicable, con independencia de la clase, tanto en los casos\n en los que el uso del signo se destine a los mismos productos\n o servicios amparados por la marca notoriamente conocida, como\n en aquellos en los que el uso se destine a productos o servicios\n distintos.

\n\n

Esta disposición no será aplicable cuando el\n peticionario sea el legítimo titular de la marca notoriamente\n conocida;

\n\n

e) Sean similares hasta el punto de producir confusión\n con una marca notoriamente conocida, independientemente\n de la clase de los productos o servicios para los cuales se solicite\n el registro.

\n\n

Esta disposición no será aplicable cuando el\n peticionario sea el legítimo titular de la marca notoriamente\n conocida;

\n\n

()"

\n\n

Artículo 83

\n\n

"Asimismo, no podrán registrarse como marcas aquellos\n signos que, en relación con derechos de terceros, presenten\n algunos de los siguientes impedimentos:

\n\n

b) Sean idénticos o se asemejen deforma que puedan\n inducir al público a error, a una marca anteriormente\n solicitada para registro o registrada por un tercero, para los\n mismos productos o servicios, o para productos o servicios respecto\n de los cuales el uso de la marca pueda inducir al público\n a error;

\n\n

A los efectos del presente artículo, se entenderá\n que también tienen legítimo interés para\n presentar observaciones en los demás Países Miembros,\n tanto el titular de una marca idéntica o similar para\n productos o servicios, respecto de los cuales el uso de la marca\n pueda inducir al público a error, como quien primero solicitó\n el registro de esa marca en cualquiera de los Países Miembros".

\n\n

Articulo 94

\n\n

"La oficina nacional competente no tramitará las\n observaciones que estén comprendidas en alguno de los\n siguientes casos:

\n\n

c) Que se fundamente en una solicitud de fecha posterior a\n la petición de registro de marca a la cual se observa;

\n\n

Artículo 95

\n\n

"Una vez admitida a trámite la observación\n y no incurriendo ésta en las causales del artículo\n anterior, la oficina nacional competente notificará\n al peticionario para que, dentro de treinta días hábiles\n contados a partir de la notificación, haga valer sus alegatos\n de estimarlo conveniente.

\n\n

Vencido el plazo a que se refiere este artículo, la\n oficina nacional competente decidirá sobre las observaciones\n y la concesión o denegación del registro de marca,\n lo cual notificará al peticionario mediante resolución\n debidamente motivada.

\n\n

Con vista de los puntos controvertidos en el proceso interno\n así como de las normas que van a ser interpretadas, considera\n este Tribunal que corresponde desarrollar lo referente a.

\n\n

Artículo 84

\n\n

"Para determinar si una marca es notoriamente conocida,\n se tendrá en cuenta, entre otros, los siguientes criterios:

\n\n

a) La extensión de su conocimiento entre el público\n consumidor como signo distintivo de los productos o servicios\n para los que fue acordada;

\n\n

b) La intensidad y el ámbito de la difusión\n y de la publicidad o promoción de la marca;

\n\n

c) La antigüedad de la marca y su uso constante; y,

\n\n

d) El análisis de producción y mercadeo de los\n productos que distingue la marca".

\n\n

Artículo 93

\n\n

"Dentro de los treinta días hábiles siguientes\n a la publicación, cualquier persona que tenga legitimo\n interés, podrá presentar observaciones al registro\n de la marca solicitado.

\n\n

I. REQUISITOS PARA EL REGISTRO DE UNA MARCA

\n\n

El artículo 81, segundo párrafo de la Decisión\n 344 define a la marca como: "Todo signo perceptible capaz\n de distinguir los bienes o servicios producidos o comercializados\n en el mercado por una persona, de los bienes y servicios idénticos\n o similares de otra".

\n\n

Este artículo señala los requisitos que debe\n cumplir un signo para ser registrado como marca, disponiendo\n que:

\n\n

"Podrán registrarse como marcas los signos que\n sean perceptibles, suficientemente distintivos y susceptibles\n de representación gráfica". Éste Tribunal\n ha reiterado la importancia del cumplimiento dé estos\n requisitos como paso previo al registro de una marca, así\n como el hecho de no estar incurso en alguna o algunas de las\n causales de irregistrabilidad contempladas en los artículos\n 82 y 83 de la Decisión 344.

\n\n

Con relación a estos tres requisitos, el Tribunal en\n reiterada jurisprudencia ha señalado:

\n\n

La perceptibilidad es la capacidad del signo para ser aprehendido\n o captado por alguno de los sentidos. La marca, al ser un bien\n inmaterial, debe necesariamente materializarse para ser apreciada\n por el consumidor; sólo si es tangible para el consumidor,\n podrá éste compararla y diferenciarla, de lo contrario,\n si es imperceptible para los sentidos, no podrá ser susceptible\n de registro.

\n\n

La distintividad, es considerada por la doctrina y por la\n jurisprudencia de este Tribunal como la función primigenia\n que debe reunir todo signo para ser susceptible de registro como\n marca, es la razón de ser de la marca, es la característica\n que permite diferenciar o distinguir en el mercado los productos\n o servicios comercializados por una persona de los idénticos\n o similares de otra, para así impedir se origine una confusión.

\n\n

Jorge Otamendi sostiene respecto al carácter distintivo\n de la marca: "El poder o carácter distintivo es la\n capacidad intrínseca que tiene para poder ser marca. La\n marca, tiene que poder identificar un producto de otro. Por lo\n tanto, no tiene este poder identificatorio un signo que se confunde\n con lo que se va a identificar, sea un producto, un servicio\n o cualesquiera de sus propiedades" (Otamendi, Jorge. Derecho\n de Marcas. 4ta. Edición. Abeledo-Perrot, Buenos Aires,\n 2002. p. 27).

\n\n

La susceptibilidad de representación gráfica,\n permite constituir una imagen o una idea del signo, en sus características\n y formas, a fin de posibilitar su registro. Consiste en descripciones\n realizadas a través de palabras, gráficos, signos\n mixtos, colores, figuras, etc. de manera que sus componentes\n puedan ser apreciados en el mercado de productos.

\n\n

Marco Matías Alemán dice que: "La representación\n gráfica del signo es una descripción que permite\n formarse la idea del signo objeto de la marca, valiéndose\n para ello de palabras, figuras o signos, o cualquier otro mecanismo\n idóneo, siempre que tenga la facultad expresiva de los\n anteriormente señalados" (Alemán, Marco Matías.\n Marcas. Normatividad Subregional sobre Marcas de Productos y\n Servicios. Top Management: Bogotá, p. 77).

\n\n

II. DE LA MARCA MIXTA O COMPUESTA

\n\n

En cuanto a las marcas mixtas, este Tribunal ha señalado\n que las mismas se componen de elementos denominativos y gráficos,\n por lo que para realizar su examen, se necesita de un verdadero\n esfuerzo por parte de la autoridad a fin de determinar la procedencia\n del registro de la marca mixta. Sobre el particular señala\n la doctrina que: "Las marcas mixtas o complejas son las\n que reúnen elementos denominativos junto con elementos\n gráficos o figurativos, cual es el caso de las denominaciones\n escritas según una grafía peculiar (marcas mixtas\n propiamente dichas) y el de las marcas que incluyen elementos\n fonéticos y gráficos formando un conjunto (marcas\n complejas), pudiendo llegar a comprender el total de la presentación\n exterior de un producto (conjunto de etiquetas de un licor embotellado,\n de un queso, etc.)". (AGUILAR, Mariano, et.al: Nueva Enciclopedia\n Jurídica, Tomo XV, Editorial F. SEIX, Barcelona-España,\n 1981, p. 887).

\n\n

En autos se observa que el signo DOÑA PETRONA (etiqueta\n a colores) se encuentra constituido por dos elementos, como son\n la parte denominativa y la parte gráfica, es decir, se\n trata de un signo mixto. En tal sentido, en el presente caso,\n la judicatura consultante deberá concentrarse en distinguir\n entre las partes que conforman el signo en controversia, apreciando\n los elementos gráficos, fonéticos, visuales, la\n idea que evoca, etc.

\n\n

III. IRREGISTRABILIDAD POR IDENTIDAD O SIMILITUD DE SIGNOS.\n DE LA COMPARACIÓN ENTRE MARCAS GRÁFICAS.\n DEL RIESGO DE CONFUSIÓN. DE LA CONFUSIÓN DIRECTA\n E INDIRECTA

\n\n

El artículo 83 de la Decisión 344 prohíbe\n el registro de los signos que afecten derechos de terceros. El\n literal a) del artículo 83 prohíbe el registro\n de signos que sean idénticos o se asemejen a una marca\n anteriormente solicitada para el registro o registrada por un\n tercero, para los mismos productos o servicios, de forma que\n puedan inducir al público consumidor a error.

\n\n

Como se ha manifestado en reiterada jurisprudencia de este\n Tribunal "...la función principal de la marca es\n la de identificar los productos o servicios de un fabricante\n o comerciante de los de igual o semejante naturaleza, que pertenezcan\n al competidor: por ello es fundamental que el signo en proceso\n de registro, no genere confusión respecto de los bienes\n o servicios distinguidos por otro solicitado previamente o por\n una marca que se encuentre inscrita, puesto que éstos\n gozan de la protección legal que les otorga el derecho\n de prioridad o el registro, respectivamente" (Proceso No\n 101-IP-2002. G.O.A.C. No. 877 de 19 de diciembre del 2002. Marca:\n COLA REAL + GRÁFICA).

\n\n

En este sentido, la confusión en materia marcaría,\n se refiere a la falta de claridad para poder elegir un bien por\n otro a la que pueden ser inducidos los consumidores por no existir\n la capacidad suficiente para ser distintivo. A fin de evitar\n esta situación de confusión, la prohibición\n contenida en el literal a) del artículo 83 no exige que\n el signo pendiente de registro induzca a error a los consumidores\n o usuarios, sino que basta la existencia de este riesgo para\n que se configure aquella prohibición.

\n\n

Sobre el particular, este Tribunal ha señalado los\n supuestos que pueden dar lugar al riesgo de confusión\n entre varias denominaciones y los productos o servicios que cada\n una de ellas ampara, identificando los siguientes: "...que\n exista identidad entre los signos en disputa y también\n entre los productos o servicios distinguidos por ellos; o identidad\n entre los signos y semejanza entre los productos o servicios;\n o semejanza entre los signos e identidad entre los productos\n y servicios; o semejanza entre aquellos y también semejanza\n entre éstos" (Proceso No 68-IP-2002. G.O.A.C. No.\n 876 de 18 de diciembre del 2002. Marca: ÁGUILA DORADA).

\n\n

De esta manera, la identidad o la semejanza de los signos\n puede dar lugar a dos tipos de confusión: la directa y\n la indirecta. La primera se caracteriza en que el vínculo\n de identidad o semejanza conduce al comprador a adquirir un producto\n determinado en la creencia de que está comprando otro,\n lo que implica la existencia de un cierto nexo también\n entre los productos. La segunda, la indirecta, caracterizada\n porque el citado vínculo hace que el consumidor atribuya,\n en contra de la realidad de los hechos, a dos productos o servicios\n que se le ofrecen, un origen empresarial común.

\n\n

Por tanto, de existir semejanza entre el signo pendiente de\n registro y la marca ya registrada, existirá el riesgo\n de que el consumidor relacione y confunda aquel signo con esta\n marca.

\n\n

En el presente caso, corresponde establecer si existe o no\n semejanza entre el signo que se pretende registrar y las marcas\n previamente registradas, cuya comparación habrá\n de hacerse cotejando sus elementos fonético, gráfico\n y conceptual. Sin embargo, dicha comparación deberá\n ser conducida por la impresión unitaria que el signo habrá\n de producir en la sensorialidad igualmente unitaria del consumidor\n medio a que está destinado. Por ello, la valoración\n deberá hacerse sin descomponer la unidad de cada signo,\n de modo que, en el conjunto de los elementos que lo integran,\n el todo prevalezca sobre sus partes, a menos que aquél\n se halle provisto de un elemento dotado de tal aptitud distintiva\n que por esta razón especial, se constituya en factor determinante\n de la valoración.

\n\n

Este Tribunal ha determinado que la similitud visual se presenta\n por el parecido de las letras entre los signos a compararse,\n en los que la sucesión de vocales, la longitud de la palabra\n o palabras, el número de sílabas, las raíces\n o las terminaciones iguales, pueden incrementar el grado de confusión.\n Y habrá lugar a presumir la semejanza entre los signos\n si las vocales idénticas se hallan situadas en el mismo\n orden, vista la impresión general que, tanto desde el\n punto de vista ortográfico como fonético, produce\n el citado orden de distribución.

\n\n

En cuanto a la similitud fonética, el Tribunal ha señalado\n que la misma depende, entre otros factores, de la identidad de\n la sílaba tónica y de la coincidencia en las raíces\n o terminaciones, pero que, a fin de determinar la existencia\n real de una posible confusión, deben tomarse en cuenta\n las particularidades de cada caso, puesto que las marcas denominativas\n se forman por un conjunto de letras que, al ser pronunciadas,\n emiten sonidos que se perciben por los consumidores de modo distinto,\n según su estructura gráfica y fonética.

\n\n

En cuanto a la similitud conceptual, este órgano jurisdiccional\n ha indicado que la misma se configura entre signos que evocan\n una idea idéntica o semejante.

\n\n

En definitiva, el Tribunal estima que la confusión\n puede manifestarse cuando, al percibir la marca, el consumidor\n supone que se trata de la misma a que está habituado,\n o cuando, si bien encuentra cierta diferencia entre las marcas\n en conflicto, cree, por su similitud, que provienen del mismo\n productor o fabricante.

\n\n

En el presente caso, es preciso señalar que el Juez\n consultante ha omitido alcanzar a este Tribunal, copias de las\n etiquetas de las marcas en disputa, elemento que este órgano\n jurisdiccional considera necesario para la realización\n del cotejo marcario, al tratarse de marcas mixtas. El Juez consultante\n al momento de resolver deberá tener en cuenta cual de\n los dos elementos, si el denominativo o el figurativo, es preponderante.

\n\n

Sobre este punto señala la doctrina que "La regla\n general, en estos casos, predica que la comparación habrá\n de referirse al elemento denominativo, al considerarlo preponderante\n con respecto al elemento figurativo. Esta afirmación se\n fundamenta en que el consumidor al solicitar o comprar los productos\n pide su denominación respectiva. La regla general sufre\n excepción cuando el elemento figurativo goza de gran notoriedad\n o aparece en un plano preponderante, de tal suerte que el elemento\n 'figurativo pasa a un segundo plano, o el conjunto de una y otra\n marca resulta confundible. Dentro de esta generalidad se puede\n citar un caso específico, cual es el referido a marcas\n mixtas compuestas por una denominación inserta en una\n etiqueta; estas marcas son muy utilizadas en el sector bebidas.\n En ocasiones, algunos empresarios copian o imitan la etiqueta\n de una marca anterior, agregándole una denominación\n completamente diferente. Esta acción induciría\n a los consumidores a error y no podría aceptarse"\n (Thaimy Márquez, Consultora de la OMPl. Manual para el\n examen de marcas en las oficinas de propiedad industrial de los\n países andinos. Caracas. Parte C, p. 12-13).

\n\n

De igual modo, a objeto de verificar la existencia del riesgo\n de confusión, el examinador deberá tomar en cuenta\n los criterios que, elaborados por la doctrina (BREUER MORENO,\n Pedro. Tratado de Marcas de Fábrica y de Comercio, Buenos\n Aires, Editorial Robis, pp. 351 y ss.), han sido acogidos por\n la jurisprudencia de este Tribunal, y que son del siguiente tenor:

\n\n

1. La confusión resulta de la impresión de conjunto\n despertada por las marcas.

\n\n

2. Las marcas deben ser examinadas en forma sucesiva y no\n simultánea.

\n\n

3. Debe tenerse en cuenta las semejanzas y no las diferencias\n que existan entre las marcas.

\n\n

4. Quien aprecie la semejanza deberá colocarse en el\n lugar del comprador presunto, tomando en cuenta la naturaleza\n de los productos o servicios identificados por los signos en\n disputa.

\n\n

Acerca de la utilidad y aplicación de estos parámetros\n técnicos, Breuer Moreno (Ibíd. Loe. Cit.) ha manifestado\n adicionalmente:

\n\n

"La primera regla y la que se ha considerado de mayor\n importancia, es el cotejo en conjunto de la marca, criterio que\n se adopta para todo tipo o clase de marcas.

\n\n

Ésta visión general o de conjunto de la marca\n es la impresión que el consumidor medio tiene sobre la\n misma y que puede llevarle a confusión frente a otras\n marcas semejantes que se encuentren disponibles en el comercio.

\n\n

En las marcas es necesario encontrar la dimensión que\n con mayor intensidad9 penetra en la mente del consumidor y determine\n así la impresión general que el distintivo causa\n en el mismo.

\n\n

La regla de la visión en conjunto, a más de\n evitar que sus elementos puedan ser fraccionados en sus partes\n componentes para comparar cada componente de una marca con los\n componentes o la desintegración de la otra marca, persigue\n que el examen se realice a base de las semejamos y no por las\n diferencias existentes, porque éste no es el camino de\n comparación utilizado por el consumidor ni aconsejado\n por la doctrina.

\n\n

En la comparación marcaría, y siguiendo otro\n criterio, debe emplearse el método de un cotejo sucesivo\n entre las marcas, esto es, no cabe el análisis simultáneo,\n en razón de que el consumidor no analiza simultáneamente\n todas las marcas sino lo hace en forma individualizada. El efecto\n de este sistema recae en analizar cuál es la impresión\n final que el consumidor tiene luego de la observación\n de las dos marcas. Al ubicar una marca al lado de otra se procederá\n bajo un examen riguroso de comparación, no hasta el punto\n de 'disecarlas', que es precisamente lo que se debe obviar en\n un cotejo marcarlo.

\n\n

La similitud general entre dos marcas no depende de los elementos\n distintos que aparezcan en ellas, sino de los elementos semejantes\n o de la semejante disposición de esos elementos".

\n\n

Finalmente, como ha señalado este Tribunal en anterior\n oportunidad, el consultante, en la comparación que efectúe\n de los signos "... deberá considerar que, si bien\n el derecho que se constituye con el registro de un signo como\n marca cubre únicamente, por virtud de la regla de la especialidad,\n los productos identificados en la solicitud y ubicados en una\n de las clases del nomenclátor, la pertenencia de dos productos\n a una misma clase no prueba que sean semejantes, así como\n su pertenencia a distintas clases tampoco prueba que sean diferentes\n (Proceso No 68-IP-2002. G.O.A.C. No. 876 de 18 de diciembre del\n 2002. Marca: ÁGUILA DORADA).

\n\n

El consultante deberá tener en cuenta, de conformidad\n con el literal a) del artículo 83 de la Decisión\n 344, "...que. también se encuentra prohibido el registro\n del signo cuyo uso pueda inducir al público a error si,\n además de ser idéntico o semejante a una marca\n anteriormente solicitada para registro o registrada por un tercero,\n tiene por objeto un producto semejante al amparado por la marca\n en referencia, sea que dichos productos pertenezcan a la misma\n clase del nomenclátor o a c 'ases distintas " (Proceso\n N° 68-IP-2002. Ibíd. Loc. Cit.).

\n\n

IV. DE LA MARCA NOTORIAMENTE CONOCIDA Y SU PRUEBA

\n\n

Una marca es notoriamente conocida, cuando el uso intenso\n en el comercio o en la publicidad que de ella se hace, se ha\n traducido en su amplia difusión y conocimiento entre los\n consumidores. Sobre el particular, es necesario señalar\n que "(...) para que una marca pueda ser considerada notoria,\n es suficiente que la misma sea conocida en el círculo\n de consumidores generalmente interesados en la adquisición\n de productos o servicios idénticos o relacionados a aquellos\n que distingue la marca notoria. La marca es notoria cuando es\n conocida por un determinado sector del público, en particular,\n los circuitos asociados con la fabricación, uso, comercialización,\n etc., del producto o servicio que distinga la marca..."\n (Márquez, Thaimy. Ibíd. Ob. Cit. Parte C, págs.\n 15-] 6).

\n\n

Este Tribunal ha señalado que la notoriedad de la marca\n se produce generalmente debido al uso intenso de la misma, así:\n "La difusión de la marca en los diferentes mercados,\n la intensidad del uso que de ella se hiciere, y el prestigio\n adquirido, influyen decisivamente para que ésta adquiera\n el carácter de notoria, ya que así el consumidor\n reconocerá y asignará dicha característica,\n debido al esfuerzo que el titular de la misma realice para elevarla\n de la categoría de marca común u ordinaria al status\n de notoria" (Proceso No 40-1P-2003. Sentencia del 18 de\n junio del 2003. Marca: FINO mixta).

\n\n

Carlos Fernández-Novoa, en referencia a la marca notoria\n señala que es "aquella que goza de difusión\n o -lo que es lo mismo- es conocida por los consumidores de la\n clase de productos a los que se aplica la marca. La difusión\n entre el sector correspondiente de los consumidores es el presupuesto\n de la notoriedad de la marca " (FERNÁN DEZ- NOVOA,\n Carlos: "FUNDAMENTOS DE DERECHO DE MARCAS", Editorial\n Montecorvo S.A., Madrid, p. 32).

\n\n

La notoriedad de la marca no se presume, ésta debe\n ser probada. Este Tribunal ha señalado:

\n\n

"La calificación de una marca como notoria, tiene\n como antecedentes o proviene de la existencia de ciertos hechos\n o circunstancias que si bien son conocidos por un grupo de personas\n -usuarios o consumidores de la marca- podría decirse que\n para la gran mayoría o generalidad de las personas,\n aquellos pasan desapercibidos, ignorando en cierta forma la\n existencia material y legal de la marca.

\n\n

Esta limitación del conocimiento generalizado de los\n hechos por los que una marca se convierte en notoria, no permite\n que doctrinariamente pueda confundirse con el hecho notorio que\n no requiere de prueba, según el aforismo 'notoria non\n egent probatione". En la concepción proteccionista\n de la marca notoria, ésta tiene esa clasificación\n para efectos de otorgarle otros derechos que no los tienen las\n marcas comunes, pero eso no significa que la notoriedad surja\n de la marca por sí sola, o que para su reconocimiento\n legal no tengan que probarse las circunstancias que precisamente\n han dado a la marca ese status.

\n\n

Varios son los hechos o antecedentes que determinan que una\n marca sea notoria: calidad de productos o servicios, conocimiento\n por parte de los usuarios o consumidores, publicidad, intensidad\n de uso, que deben ser conocidos por el Juez o administrador para\n calificar la marca de notoria, y que para llegar a esa convicción\n deben ser probados y demostrados dentro del proceso judicial\n o administrativo. Aun en el supuesto de que una marca haya \n sido declarada administrativa o judicialmente como notoria,\n tiene que ser presentada a juicio tal resolución o sentencia,\n constituyéndose éstas en una prueba con una carga\n de gran contenido procedimental" (Proceso 08-IP-95. G.O.A.C.\n No 231 de 17 de octubre 1996. Marca: "LISTER").

\n\n

En el presente caso, el Juez consultante deberá determinar\n si el signo de la marca DELLA CASA BUITONI (etiqueta a colores)\n es notoriamente conocido bajo las consideraciones antes señaladas,\n y si corresponde a éste la protección invocada\n frente al signo DOÑA PETRONA (etiqueta a colores) ya registrada.

\n\n

V. DE LAS OBSERVACIONES DE REGISTRO DE MARCA SOLICITADO Y\n DEL EXAMEN DE REGISTRABILIDAD

\n\n

Para la obtención de registro marcario es preciso que\n la solicitud siga el procedimiento de registro señalado\n en la sección segunda del Capítulo V de la Decisión\n 344.

\n\n

Al tratar el tema de las observaciones, el artículo\n 94 establece taxativamente los casos en los que no se tramitará\n las observaciones, así tenemos: cuando la observación\n fuera presentada extemporáneamente, cuando se fundamente\n en una solicitud de fecha posterior a la petición del\n registro de la marca a la cual se observa; que se fundamente\n en convenios o tratados no vigentes en el país miembro\n en el cual se tramita la solicitud de registro de marca; y cuando\n no se haya pagado las tasas para el trámite correspondiente.

\n\n

El artículo 95 de la Decisión 344 dispone que\n pasados los 30 días hábiles que el peticionario\n tiene a partir de la notificación para hacer valer sus\n alegatos, la Oficina Nacional Competente decidirá sobre\n las observaciones y procederá a realizar el respectivo\n examen de registrabilidad para conceder o negar el registro de\n una marca, lo cual se comunicará al peticionario por medio\n de resolución debidamente motivada.

\n\n

Según lo dispone el artículo 96 de la misma\n Decisión, en el caso en que no se hubiesen presentado\n observaciones al registro de una marca, la Oficina Nacional Competente\n igualmente realizará el correspondiente examen de registrabilidad\n ya sea para conceder o para negar el registro de una marca y\n procederá de igual forma tal y como lo indica el artículo\n 95, es decir, comunicará su decisión al peticionario\n por medio de resolución debidamente motivada, que exprese\n los fundamentos que la sustenta.

\n\n

La Oficina Nacional Competente en ningún caso se encuentra\n eximida de realizar el examen de registrabilidad correspondiente,\n las causales de irregistrabilidad que deben tomarse en cuenta\n al realizar el examen de fondo, son las señaladas taxativamente\n en los artículos 82 y 83 de la Decisión 344.

\n\n

Consecuentemente, EL TRIBUNAL DE JUSTICIA DE LA COMUNIDAD\n ANDINA,

\n\n

CONCLUYE:

\n\n

Primero: Un signo para ser registrado como marca debe reunir\n los requisitos de distintividad, perceptibilidad y susceptibilidad\n de representación gráfica establecidos por el artículo\n 81 de la Decisión 344 de la Comisión del Acuerdo\n de Cartagena. Además es necesario que la marca no esté\n comprendida en ninguna de las causales de irregistrabilidad establecidas\n en los artículos 82 y 83 de la Decisión 344.

\n\n

Segundo: No son registrables los signos que en relación\n con derechos de terceros sean idénticos o se asemejen\n a una marca anteriormente solicitada para registro o registrada\n por un tercero, y que estén destinadas a amparar productos\n idénticos o semejantes, de modo que puedan inducir a los\n consumidores a error.

\n\n

Tercero: La determinación del riesgo de confusión\n entre los signos confrontados en el presente caso, derivará\n de la realización del correspondiente examen comparativo,\n en el que se deberán considerar los criterios aportados\n por la doctrina y la jurisprudencia.

\n\n

Cuarto: La marca notoriamente conocida es la que adquiere\n esa calidad por una colectividad de individuos pertenecientes\n a un determinado grupo de consumidores o usuarios del tipo de\n bienes o de servicios a los que les es aplicable. Será\n la difusión de la marca en los diferentes mercados o la\n intensidad del uso que de ella se Hiciere, o bien el prestigio\n adquirido, lo que determinará su carácter de notoria.

\n\n

La calidad de marca notoriamente conocida no se presume deben\n ser probadas las circunstancias que le dan ese estatus.

\n\n

Quinto: La Decisión 344 establece el procedimiento\n que debe seguir una solicitud de registro de marca para acceder\n al registro, así mismo contempla la posibilidad de presentar\n observaciones siempre y cuando éstas no se encuentren\n incursas en alguna de las causales del artículo 94. Admitida\n la observación, la oficina nacional competente notificará\n al peticionario, para que dentro de los treinta días hábiles\n contados desde la notificación, si lo estima conveniente,\n haga valer sus alegatos.

\n\n

De conformidad con el artículo 35 del Tratado de Creación\n del Tribunal, el Juez Nacional Consultante, al emitir el respectivo\n fallo, deberá adoptar la presente sentencia realizada\n con fundamento en las señaladas normas del ordenamiento\n jurídico comunitario. Deberá así mismo,\n dar cumplimiento a las prescripciones contenidas en el inciso\n tercero del artículo 128 del vigente estatuto.

\n\n

Notifíquese al consultante mediante copia certificada\n y sellada de la presente interpretación, la que también\n deberá remitirse a la Secretaría General de la\n Comunidad Andina a efectos de su publicación en la Gaceta\n Oficial del Acuerdo de Cartagena.

\n\n

Rubén Herdoíza Mera
\n PRESIDENTE

\n\n

Ricardo Vigil Toledo
\n MAGISTRADO

\n\n

Guillermo Chahín Lizcano
\n MAGISTRADO

\n\n

Eduardo Almeida Jaramillo
\n SECRETARIO

\n\n

TRIBUNAL DE JUSTICIA DE LA COMUNIDAD ANDINA.- La sentencia\n que antecede es fiel copia del original que reposa en el expediente\n de esta Secretaría. CERTIFICO. .

\n\n

Eduardo Almeida Jaramillo
\n SECRETARIO

\n\n

PROCESO 48-IP-2003

\n\n

Interpretación prejudicial del\n artículo 128 de la Decisión 344 de la Comisión\n del Acuerdo de Cartagena, solicitada por la Segunda Sala del\n Tribunal de lo Contencioso Administrativo de la República\n del Ecuador, Distrito de Quito, e interpretación de oficio\n del artículo 83 literal b) de la misma Decisión\n y de la Disposición Transitoria Primera de la Decisión\n 486. Nombre Comercial: BAGUETTE. Actor: PALPES, PASTIFICIOS ALPES\n S.A. Proceso Interno No 5566-98-MP.

\n\n

EL TRIBUNAL DE JUSTICIA DE LA COMUNIDAD\n ANDINA, en San Francisco de Quito, a los seis días del\n mes de agosto del año dos mil tres.

\n\n

VISTOS

\n\n

La solicitud de interpretación prejudicial y sus anexos,\n remitida por la Segunda Sala del Tribunal de lo
\n Contencioso Administrativo de la República del Ecuador,\n Distrito de Quito, a través de su Presidente doctor Luis\n Berrazueta Erazo, recibida en este Tribunal en fecha 28 de abril\n del 2003, relativa a los artículos 128 de la Decisión\n 344 de la Comisión del Acuerdo de Cartagena, 191, 192\n y 193 de la Decisión 486 de la Comisión de la Comunidad\n Andina con motivo del Proceso Interno No 5566-98-MP;
\n El auto de veinticinco de junio del presente año, mediante\n el cual este Tribunal decidió admitir a trámite\n la referida solicitud de interpretación prejudicial por\n cumplir con los requisitos contenidos en los artículos\n 32 y 33 del Tratado de Creación del Tribunal y 125 del\n estatuto; y, 3

\n\n

Los hechos relevantes señalados por el consultante\n y complementados con los documentos agregados a su solicitud,\n que se detallan a continuación:

\n\n

1. Partes en el proceso interno

\n\n

La demanda es presentada por la Compañía PALPES\n PASTIFICIOS ALPES S.A. es demandada la Compañía\n PAN BAGUETTE S.A.

\n\n

2. Hechos

\n\n

En la solicitud del consultante no se encuentra la relación\n de los hechos, pero en base a la demanda y al escrito de la audiencia\n de conciliación y contestación de la demanda, se\n desprende que:

\n\n

La Compañía PALPES, PASTIFICIOS ALPES S.A. ha\n utilizado el nombre comercial BAGUETTE desde hace más\n de 20 años, signo que ha servido de distintivo dé\n los establecimientos de comercio llamados PANADERÍAS BAGUETTE.

\n\n

El nombre comercial BAGUETTE ha coexistido en el país,\n por lo menos 20 años "como activo de la Empresa Productos\n Alimenticios Baguete y luego PALPES PASTIFICIOS ALPES S.A."\n en Quito y en Guayaquil a nombre del señor Walter Zunino\n y en lo posterior a nombre de Pan Baguette S.A.

\n\n

La Compañía PAN BAGUETTE S.A. ha instalado en\n la ciudad de Quito una panadería con el nombre BAGUETTE,\n hecho que causaría confusión en el público\n consumidor, razón por la cual la demandante plantea el\n procedimiento verbal sumario.

\n\n

3. Fundamentos jurídicos de la demanda

\n\n

La actora indica que la Compañía PALPES, PASTIFICIOS\n ALPES S.A. es propietaria del nombre comercial BAGUETTE "en\n virtud de que Ha utilizado dicho nombre por más de 20\n años en forma pública, notoria, ininterrumpida\n y de buena fe, dentro del territorio comprendido en la ciudad\n de Quito y otras ciudades de la Sierra ecuatoriana", por\n lo que el nombre comercial BAGUETTE ha servido de signo distintivo\n de los establecimientos de comercio llamados PANADERÍAS\n BAGUETTE.

\n\n

Manifiesta que "han coexistido en el país el nombre\n comercial 'BAGUETTE', en Quito, como activo de la Empresa Productos\n alimenticios Baguette, luego PALPES PASTIFICJOS ALPES S.A., y\n en Guayaquil, a nombre del señor Walter Zunino y en lo\n posterior a nombre de Pan Baguette S.A. Esta compañía\n jamás ha abierto un local en la ciudad de Quito, respetando\n la coexistencia regional". Pero sin embargo, "en violación\n a los derechos de la compañía, Pan Baguette S.A.\n ha instalado en la ciudad de Quito, una panadería con\n el nombre BAGUETTE... hecho que definitivamente va a causar confusión\n o engaño en el público consumidor sobre la naturaleza,\n la procedencia, el modo de fabricación y las características\n de los productos que se expendan bajo un mismo nombre comercial,\n más aún si se toma en consideración el prestigio\n y la excelencia de los productos que fabrica PALPES, PASTIFICIOS\n PALPES S.A...".

\n\n

La demandante, después de citar normas nacionales y\n comunitarias sostiene que "el nombre comercial 'BAGUETTE'\n ...por expresa disposición legal está protegido\n sin necesidad de registro y el derecho al uso exclusivo nace\n precisa y exclusivamente de su utilización pública,\n notoria, continua y de buena fe por más de 20 años\n en el comercio y dentro de un determinado territorio...".

\n\n

Indica que según la doctrina la protección se\n concede contra actos ilegales de terceros que consiste en la\n utilización del mismo nombre o de otro que se confunda\n con él, o de una marca similar a un nombre comercial,\n si esta utilización puede ocasionar confusión en\n el público. Asimismo sostiene que "la coexistencia\n del nombre comercial BAGUETTE, que no ha generado dicha confusión,\n en razón de que las compañías que utilizan\n este nombre están apartadas entre sí, y por lo\n tanto, cada una tenía un campo o territorio de comercialización,\n también se vería afectado por esta invasión\n de territorio, lo cual ocasionaría graves perjuicios a\n mi representada".

\n\n

Finalmente la actora dice "demando en Juicio verbal sumario\n a la compañía Pan Baguette S.A. a que (sic) ...en\n sentencia se ordene la cesación de los actos violatorios,\n el comiso definitivo de los aparatos y medios empleados para\n el cometimiento de la infracción, la indemnización\n de daños y perjuicios, la reparación de los efectos\n generados por la violación del derecho y el valor de cosías\n procesales".

\n\n

4. Escrito de la audiencia de conciliación y contestación\n a la demanda

\n\n

En audiencia de conciliación y contestación\n a la demanda, de 28 de noviembre del 2000, el representante de\n la Compañía Pan Baguette contesta la demanda del\n proceso verbal sumario, deduciendo las siguientes excepciones:\n (i) negativa pura y simple de los fundamentos de hecho y de derecho\n "será obligación de la parte actora probar\n los hechos que ha propuesto afirmativamente... esto es que fue\n la Compañía Pan Baguet S.A.(sic) la que abrió\n el local en controversia reservándonos por nuestra parte\n el derecho a presentar las pruebas de descargo que consideremos\n pertinentes": (n) reconviene a la Compañía\n PALPES, PASTIFICIOS ALPES S.A.. "para que declare con lugar\n el pago de los daños y perjuicios que le causen a su representada\n ...además reconviene que se declare can lugar el pago\n de una indemnización pecuniaria a titulo de reparación\n por la Empresa haber (sic) sufrido daño moral,..":\n (iii) se declare el abandono de la presente causa por la defensa.

\n\n

En la misma audiencia el defensor de la parte actora expone:\n (i) se ratifica en todos los fundamentos de hecho y de derecho\n de la demanda; (ii) que la reconvención propuesta por\n la Compañía Pan Baguette S.A. es ilegal e improcedente,\n lo mismo que la solicitud de abandono propuesta no tiene fundamento\n alguno; (iii) abrir la causa a prueba por el término legal\n además de concederle un término prudencia para\n legitimar su intervención.

\n\n

Con vista de lo anteriormente expuesto, el Tribunal de Justicia\n de la Comunidad Andina,

\n\n

CONSIDERANDO

\n\n

Que las normas contenidas en los artículos 128 de la\n Decisión 344 y 191, 192 y 193 de la Decisión 486,\n cuya interpretación ha sido solicitada, forman parte del\n ordenamiento jurídico de la Comunidad Andina, conforme\n lo dispone el literal c) del artículo 1 del Tratado de\n Creación del Tribunal;

\n\n

Que este Tribunal es competente para interpretar en vía\n prejudicial las normas que conforman el ordenamiento jurídico\n comunitario, con el fin de asegurar su aplicación uniforme\n en el territorio de los Países Miembros, siempre que la\n solicitud provenga de Juez Nacional también con competencia\n para actuar como Juez Comunitario, como lo es en este caso el\n Tribunal Consultante, en tanto resulten pertinentes para la resolución\n del proceso, conforme a lo establecid

 

Change password



Loading..