LA REVICTIMIZACIÓN

Martes, 11 de agosto de 2015

 

 

LA REVICTIMIZACIÓN

Autor: Abg. José Sebastián Cornejo Aguiar.

 

Me gustaría indicar que la revictimizacion de las víctimas, parte del estudio de tres ejes fundamentales, por una parte los intereses económicos, la falta de sensibilidad y de conciencia social, así como también la falta de conocimiento y formación sobre el tema dándonos así a entender, conforme indica Jiménez de Azua ?El comportamiento del presunto asesino, maltratador? .

Que encajaría perfectamente con el perfil de un hombre violento, sin serlo y por la simple comparación efectuada, ya se lo estaría revictimizando, por la suposición de un perfil, que podría o no cumplir, así como también en el caso hipotético no concebido, de que efectuara el asesinato y terminara de cumplir su pena, se lo revictimizaría por el cumplimiento de la misma, poniéndosele en entredicho que tanto el delito, como el delincuente se entienden como dos formas reales que conllevan a la comisión del acto, que genera como consecuencia el cumplimiento de una condena, misma que busca rehabilitar al delincuente, pero también estudiarlo, a fin de poder aplicar los métodos de represión adecuados, generando la prevención directa del delito para poder proteger a la comunidad y por otra parte salvaguardar los intereses legítimos del delincuente.

Sin embargo es importante mencionar, que tanto las clases de penas como las medidas de seguridad, buscan la ejecución de las mismas, para poder readaptar así al delincuente e insertarlo nuevamente en la sociedad, en ocasiones sufren serios problemas en cuanto a la ejecución, ya que si lo analizamos desde un punto de vista científico, objetivo y teórico del Derecho Penitenciario, entendido como el conjunto de normas jurídicas que regulan la ejecución de la pena y medidas de seguridad privativas de libertad, podría decirse que el sujeto activo y el pasivo de la pena privativa de libertad, es el recluso mismo que se gana esa condición en base a la comisión del acto efectuado distinguiéndole claro está de recluso condenado y de recluso acusado.

Producto del derecho punitivo, que busca transformar y no destruir a la sociedad ya que aquellos sujetos nocivos y peligrosos, que han puesto en grave peligro la vida comunitaria, cambiándola en ocasiones radicalmente, deben ser sancionados de acuerdo a los medios establecidos en la legislación y buscando su rehabilitación como todo derecho penitenciario exitoso para lo cual se proponen pilares fundamentales tales como:

1.- La Humanidad en la Ejecución.- Esto quiere decir que siempre se busca la necesidad de no hacer más penosa la privación de libertad, con vejaciones suplementarias, por ejemplo la prisión ya tiene como efecto separar a un hombre del mundo exterior generándole múltiples sentimientos y privación de ciertos derechos, mientras que para la sociedad, también genera cierto impacto, debido a que la actuación causada por el individuo que se encuentra privado de la libertad ya cohesiono a cierto grupo u individuo de la sociedad.

2.- Reforma del Delincuente.- Consiste en la corrección del delincuente, como una forma clara de justificar su encarcelamiento en un centro penitenciario,  que busca la readaptación  y reinserción en la sociedad ya que no es la única finalidad de la pena castigar, sino más bien preservar a la sociedad y generar la corrección del sometido, buscando sanar incluso perturbaciones y enfermedades mentales existentes que jugaron un papel fundamental para la comisión del delito.

Otro aspecto sumamente importante, es que se debe procurar convertir al recluso, en alguien servible para la sociedad, dándole educación y capacitación para ponerla en práctica y así de una vez por todas olvidarse por completo de la voluntad de seguir delinquiendo y más bien generarle una perspectiva de la defensa de la sociedad en base a los límites que impone la justicia, la dignidad de la persona y la oportunidad o prudencia.

Por ende uno de las soluciones factibles seria:

·         La introducción de trabajadores sociales, que busquen contactar los problemas que tengan los reclusos tanto en el interior como en el exterior del centro penitenciario.

·         Establecer contactos directos  entre los recluidos mediante charlas y dinámicas generando participación activa, e incluso relacionándolos con sus familiares y otras conexiones de la sociedad exterior.

·         Permitirles salir del establecimiento individualmente, con motivo de algún acontecimiento importante por ejemplo el fallecimiento de un familiar o el nacimiento de un hijo, claro está manteniendo las seguridades pertinentes.

·         La visita conyugal es importante para aquellos internos que tengan pareja.

Estas son algunas de las soluciones factibles, que considero importantes siendo además como ya lo he mencionado la más importante la individualización de las penas entendida como un proceso de adaptación que se produce entre el sujeto, autor del hecho punible y la sanción correspondiente, para poder establecer un tratamiento de la antisocialidad, que se ha manifestado en el acto delictivo y del que la infracción realizada es contemporáneamente aplicada, no solo en razón de la infracción cometida, ni de la personalidad de su autor, peor aún de sus condiciones biológicas, psicológicas y sociales.

Para lo cual se debe aplicar la individualización de tres formas.

1.- Individualización Legal.- Está determinada por el establecimiento en la ley, que tiene carácter general y abstracto de la pena correspondiente a cada uno de los tipos penales en particular.

2.- Individualización Judicial.- Es realizada por el juzgador, mismo que deberá determinar la pena y su duración en base a los preceptos establecidos en la norma con ayuda de pericias y pruebas que permitan determinar el daño.

Por lo tanto antes de dictar sentencia, el juez debe disponer de informes debidamente constatados sobre la personalidad del delincuente y su comportamiento.

Una vez obtenidos estos informes deberá interpretarlos y valorarlos en base a su preparación jurídica penal y criminológica.

3.- Individualización Penitenciaria.- Esta es practicada, durante la ejecución de la pena y constituye  la administración penitenciaria como si fuera una figura humana del delincuente.

Para concluir, menciono lo consistente en el régimen de asistencia moral, intelectual y social, entendido como una acción educativa integral compuesta de asistencia moral, una acción educativa  representada por educación intelectual, que aspire complementar y dar preceptos formativos necesarios para la consolidación del saber de todo individuo, ya que la acción educativa es la más fundamental por estar constituida sobre una base de socialización de los penados generando como consecuencia estrechar los lazos que le unen a su mundo familiar y social.

Debido a que toda sociedad, se rige en la convivencia entre sus miembros, buscando generar la socialización del autor de la infracción y permitiéndoles a su vez crear un régimen sanitario y alimenticio apropiado,  en donde se le brinde servicios médicos que son de suma importancia en el mundo prisional, por otra parte este régimen se complementara con un carácter disciplinario justo y humano, en donde el mundo prisional requiere de normas de convivencia y orden que garanticen la seguridad para poder desarrollar y conducir a su fin el tratamiento penitenciario con ayuda de un personal especializado que tenga como funciones brindar la custodia y mantener el orden tanto en los programas de tratamiento más progresivos, que busquen obtener la mejora del recluso en donde el control judicial de la ejecución, una vez dictada la sentencia por el juez carecía de facultades para intervenir en la ejecución de la pena privativa de libertad.

Quedando de forma exclusiva reservada la ejecución a la administración penitenciaria, sin considerar en algunos casos que la institución del juez en la ejecución de la pena se encuentra mermada debido a las funciones que corresponden a la administración penitenciaria.

Abg. José Sebastián Cornejo Aguiar.

Correo: scor1719 @hotmail.com

 

 

Change password



Loading..