La Responsabilidad Civil

Martes, 30 de octubre de 2012

La Responsabilidad Civil

altPor: Ab. Paúl Peña Núñez

En general, existen varios tipos de responsabilidad como son: moral, política y jurídica, en este estudio nos centraremos en esta última que ?es la que nace de la violación de deberes jurídicos y produce consecuencias jurídicas?. [1]

1. DEFINICIÓN-A la responsabilidad[2] en general se la puede definir como ?la necesidad efectiva, o eventual, en que se encuentra una persona de hacerse cargo de las consecuencias gravosas de un acto que se le atribuye como propio. La necesidad puede ser efectiva, si la responsabilidad ya ha surgido por la realización del hecho, o eventual si el hecho no se ha realizado aún, pero de realizarse el sujeto debería responder?[3]

 

2.   CLASES DE RESPONSABILIDAD

 

A la responsabilidad jurídica se la puede clasificar en los siguientes  tipos o clases que son:

a)     Responsabilidad Disciplinaria.-Esta responsabilidad se origina en el cumplimiento de deberes específicos al buen funcionamiento de una institución pública, de ciertas personas en su calidad de funcionarios de la administración pública. Por ejemplo, llegar tarde al trabajo;

b)    Responsabilidad Sancionatoria.-puede ser penal o administrativa. Por ejemplo, la responsabilidad que genera el robar, conducir en estado de ebriedad, clausura  de establecimientos, etc.

c)     Responsabilidad Civil o Reparadora.-Este tipo de responsabilidad puede ser contractual o extracontractual.

 

-       RESPONSABILIDAD CIVIL

 

Evolución de la Responsabilidad Civil.- Antiguamente, en el Derecho Romano, la víctima de un daño ejercía un derecho de venganza reconocido a la persona que sufría un perjuicio, posteriormente se estableció que el autor del daño podía facultativamente en un inicio y luego obligatoriamente librarse de la venganza pagando al afectado una suma de dinero.

 

La ley de las XII tablas castigaba solamente los daños físicos por lo que el Pretor estableció la actio iniurarum aestimatoria la cual tutelaba aspectos esenciales de la personalidad y algunos de los derechos con ella relacionados.Se protegían derechos, intereses materiales e injurias difamatorias.

 Esta ?actio? permitió que el injuriado persiguiera una reparación pecuniaria como especie de pena privada civil, que podía estimar él mismo, sin perjuicio de la moderación dispuesta por el juez. Ésta sirvió para defender al hombre contra toda ofensa directa o indirecta, mediata o inmediata, contra todo ataque a su ser o a su tener.[4]

 

Cuando intervino la autoridad para castigar a los culpables de los daños, la responsabilidad civil y la penal se separaron. (Cabe anotar que según los hermanos Mazeaud en el derecho romano jamás hubo una distinción entre responsabilidad civil y penal propiamente) eso si había una composición obligatoria y una facultativa,  siempre se mantuvo una pena privativa y al mismo tiempo una pena reparadora.

 

La primera distinción entre responsabilidad civil y penal se la hace en el antiguo derecho francés, a partir del siglo XIII.[5]

 

-       DIFERENCIA ENTRE RESPONSABILIDAD MORAL, CIVIL Y PENAL

 

La responsabilidad moral significa ser responsable ante Dios y ante la conciencia. En cambio, para que haya responsabilidad civil y penal es necesario una acción u omisión, el pensamiento debe exteriorizarse, y debe existir un perjuicio. En unos casos, el daño es para la sociedad, entonces existe responsabilidad penal; y en otros, afecta a determinada persona, entonces hay responsabilidad civil. Las diferencias principales entre estas dos últimas son:

 

a)     La responsabilidad penal supone un perjuicio social, en cambio la responsabilidad civil supone un daño individual.

b)    La responsabilidad penal es sancionatoria, mientras que la responsabilidad civil es reparatoria.

 

No obstante, la diferenciación de las clases de responsabilidad en moral, penal y civil, muchas veces encontraremos en la práctica jurídica que un mismo hecho puede abarcar los tres tipos de responsabilidades.

 

-       DEFINICIÓN DE RESPONSABILIDAD CIVIL.

 

A la responsabilidad civil la podemos definir como: ?La obligación en que se coloca una persona para reparar adecuadamente todo daño o perjuicio causado;  la que resulta ser civil si se origina en la trasgresión  de una norma jurídica que afecte el interés de una de determinada persona?[6].

 

Autores como los hermanos Mazeaud definen a la responsabilidad civil de la siguiente manera: ?Una persona es responsable  civilmente  cuando está obligada a reparar un daño sufrida por otra?[7]

 

Por lo tanto la responsabilidad civil es:  ?El deber jurídico de reparar los daños o perjuicios que se producen con ocasión del incumplimiento de una obligación?[8]. Esta obligación puede nacer ya sea de un contrato o de la ley.

 

-       REQUISITOS DE LA RESPONSABILIDAD CIVIL

 

Los requisitos de la responsabilidad civil son los siguientes:

a)     hecho

b)    perjuicio

c)     culpa

d)    relación de causalidad entre la culpa y el perjuicio.

 

a) Hecho.- Para que surja responsabilidad, es necesario que exista un acto, por eso se considera que los pensamientos y las ideas del hombre mientras no se exterioricen, no son tomadas en cuenta por el derecho;  y ?para que un acto externo se considere como acción es necesario el concurso de la voluntad?[9]

 

En nuestra legislación, se necesita la voluntad como elemento indispensable para que exista un acto; así se desprende del Código Civil cuando establece en los artículos 1461 y siguientes que, para que un acto o ?declaración de voluntad? obligue a una persona es necesario que dicho acto tenga consentimiento y que ese consentimiento no este viciado.

 

La doctrina jurídica en general, y entre ellos el tratadista Antolisei citado por Mosset indican que la acción tiene dos elementos: a) un elemento interior o psíquico; y, b) un elemento exterior o físico, que es la manifestación a través de un hecho; y que la acción a su vez puede presentarse en dos formas: una positiva y una negativa (omisión). [10]

 

En este punto es conveniente citar al jurista ecuatoriano Dr. Rodrigo Jijón, quien señala lo siguiente: ?Para que un hecho genere obligación de reparar los daños y perjuicios que cause, es necesario que el hecho provenga o sea imputable a un ser humano; debe además, ser voluntario, y tiene que ser ilícito?.[11]

 

En el sistema del Código Civil ecuatoriano, la responsabilidad puede provenir de un hecho propio, de un hecho ajeno o de un hecho causado por animales o por cosas.

 

Responsabilidad por un hecho propio.-La regla general es que quien tiene capacidad para obrar puede asumir responsabilidad civil. Sin embargo en materia extracontractual, el juez puede considerar que un menor de dieciséis años, pero mayor de siete, obró con discernimiento y obligarlo a responder con sus bienes al tenor de lo señalado en el segundo párrafo del artículo 2219 del Código Civil.

 

Por otro lado, la persona jurídica asume responsabilidad propia por los actos de sus órganos competentes. Pero si los actos se han ejecutado incumpliendo los estatutos, las personas jurídicas pueden repetir el pago contra los funcionarios que efectuaron el pago.

 

Responsabilidad por hechos ajenos.-Esta se encuentra consagrada en el artículo 2220 del Código Civil que establece que ?Toda persona es responsable, no sólo de sus propias acciones, sino del hecho de los que estuvieren a su cuidado?.

 

En el caso de los dementes, de los infantes o menores sin discernimiento, sus actos no son ilícitos por lo que la responsabilidad no proviene del acto del incapaz sino de la negligencia o culpa del responsable a su cuidado.[12]

 

La responsabilidad por daños causados por animales y por las cosas, se encuentra regulada por los artículos 2226 y siguientes del Código Civil ecuatoriano.

 

b) Perjuicio o daño.-Uno de los elementos centrales de la responsabilidad civil es el perjuicio, es decir, que exista un daño a los intereses de una persona, pero este daño puede ser a sus intereses materiales  (a los bienes); o morales (extrapatrimoniales).

 

Nuestro Código Civil no define lo que es el daño pero se refiere expresamente a él en el artículo 2214, cuando se refiere a los delitos y cuasidelitos y dice ?El que ha cometido un delito o cuasidelito que ha inferido daño a otro, está obligado a la indemnización; sin perjuicio de la pena que le impongan las leyes por el delito o cuasidelito?.(El subrayado me pertenece)

 

Con la consideración anterior, definimos al daño como: ?la pérdida o menoscabo, perturbación o molestia de un interés legítimo ante el ordenamiento normativo, así dicho interés, atendido su reconocimiento y amparo jurídico, represente o no un derecho subjetivo?.[13] En términos sencillos daño quiere decir, menoscabo, perjuicio, detrimento, que por acción de otro se recibe en la persona o en los bienes.

 

3. Clases de perjuicio o daño:

 

a)    Perjuicio o daño material.-Es el daño que se ocasiona a los derechos pecuniarios de una persona. El artículo 1572 establece los dos elementos que integran el daño patrimonial: el daño emergente, que es el perjuicio efectivamente sufrido o empobrecimiento real del patrimonio, y el lucro cesante que es la ganancia que se dejó de percibir  a consecuencia del acto ilícito. El mismo artículo señala que existe el derecho a la indemnización por daño emergente y lucro cesante a menos que la ley limite al daño emergente. [14]

 

Requisitos o caracteres.-Para que haya lugar a la reparación de este tipo de perjuicio, deben existir los siguientes requisitos: el perjuicio debe ser cierto; el perjuicio debe ser subsistente, es decir que no debe haber sido reparado ya, el daño debe ser personal y debe afectar un interés legítimo.

 

El perjuicio debe ser cierto.-Su realización debe ser cierta. Si es solamente hipotética, eventual, no puede quedar comprometida ninguna responsabilidad.

 

Un perjuicio futuro puede ser cierto: La doctrina señala que no es necesario que el daño ya se haya producido, pues desde el momento en que se tiene certeza de que se producirá en el futuro y puede cuantificarse, la víctima tiene derecho a exigir la reparación, es decir no se necesita que sea actual el daño.

 

La pérdida de una probabilidad no constituye un perjuicio eventual, sino un perjuicio cierto. Por ejemplo, Al abogado que no interpone un recurso de apelación porque ha dejado transcurrir el plazo, su cliente puede demandarlo por responsabilidad civil. La base de la responsabilidad del abogado está dada por la pérdida de una probabilidad, el cliente podía haber obtenido la reforma del fallo.[15]

 

El perjuicio no debe haber sido aún reparado.-Si la víctima es indemnizada, el perjuicio ha desaparecido, por ello no cabe demandar de nuevo su reparación.

 

El daño debe ser personal.- Significa que quien puede demandar la indemnización es quien ha sufrido el daño. En el sistema de responsabilidad contractual, quien puede demandar es el acreedor que ha sufrido perjuicios por la demora o incumplimiento del deudor. Los sucesores o cesionarios de los derechos del acreedor, por norma general, sucederán también en su derecho a reclamar indemnizaciones por daños y perjuicios.[16]

 

b)   Perjuicio o daño moral:Según los hermanos Mazeaud, el perjuicio moral es aquel que no se traduce en una pérdida de dinero, porque atenta contra un derecho extrapatrimonial.

 

Muchas veces el perjuicio moral aparece acompañado del perjuicio material, y en otros casos no, así parecen dos tipos o categorías de responsabilidad moral, por ejemplo:

 

-     Unos unidos a un perjuicio material.- Los que afectan a la parte social del patrimonio moral, alcanzan a una persona en su honor, su reputación, su consideración, los padecimientos físicos, las heridas que causan lesiones estéticas.

 

-     Los que están exentos del perjuicio material.- Los atentados contra los sentimientos morales y religiosos. Los atentados contra la parte afectiva del patrimonio moral.

 

El daño moral se encuentra regulado en el artículo 2231 y siguientes del Código Civil y establecen que ?Las imputaciones injuriosas contra la honra o el crédito de una persona dan derecho para demandar indemnización pecuniaria, no sólo si se prueba daño emergente o lucro cesante, sino también perjuicio moral?.

 

Deslinde conceptual entre  daño moral y daño a la persona.-En las últimas tres décadas  se ha desarrollado en la doctrina latinoamericana y en especial en la doctrina peruana el llamado ?daño a la persona? que ?significa el agravio o lesión a un derecho, a un bien o un interés de la persona en cuanto tal?.[17]

 

Este ?daño a la persona?  es aquel cuyos efectos recaen en el ser humano, considerado en sí mismo, en cuanto sujeto de derecho, es decir, desde la concepción hasta la muerte.

 

Esta corriente, parte de la consideración de que el ser humano es una unidad psicosomática constituida y sustentada en su libertad. Así el daño puede lesionar algún aspecto de la unidad psicosomática, o puede afectar a la libertad o proyecto de vida del ser humano, es decir, distingue dos clases de daños: daño psicosomático y daño a la libertad o al proyecto de vida.

 

Daño Psicosomático.- Es aquel daño que puede incidir ya sea en el cuerpo o soma, o en la psique del ser humano. Al primero se lo denomina también daño físico y al segundo se lo llama daño psíquico o psicológico.

 

El daño psíquico puede incidir en la esfera afectiva, volitiva e intelectiva, y cuando el daño se presenta en la esfera afectiva o sentimental se alude al ?daño moral?.

 

Con estas consideraciones se afirma que el ?daño moral? es una modalidad del genérico ?daño a la persona?, por lo que, se critica la teoría clásica que señala, que la reparación del daño que puede sufrir una persona está dada por el lucro cesante, el daño emergente y daño moral, dejando de lado  otros tipos de daño que la persona puede sufrir, y que merecen ser reparados.

 

Daño al proyecto de vida.- también llamado daño fenoménico. Debemos entender como proyecto de vida aquello que la persona decidió ser y hacer en su vida  para otorgarle un sentido valioso. Entonces el más grave daño que se puede causar a la persona, es aquel que repercute de modo radical en su proyecto de vida, es decir, aquel acto que impide que el ser humano se realice existencialmente de conformidad con dicho proyecto libremente escogido, atendiendo a una personal vocación.

 

Con lo referido autores como Fernández Sessarego, sostienen que hay que incorporar el ?daño moral?, en cuanto lesión psíquica no patológica, dentro del amplio concepto de ?daño a la persona?.

 

La importancia de estudio del  ?daño a la persona? radica en el establecimiento de que el ?daño moral? es solamente una esfera de ésta, y por lo tanto, no abarca toda la clase de daños que puede sufrir el ser humano, por lo que las legislaciones modernas, deben  reemplazar el término daño moral por el genérico ?daño a la persona?.[18]

 

Compartimos con esta  nueva tendencia, la idea de que cuando las legislaciones limitan las indemnizaciones pecuniarias a la demostración del daño emergente, lucro cesante y daño moral, se dejan a fuera otros tipos daños, como por ejemplo el daño al proyecto de vida antes referido, por lo que se debería iniciar los debates para la inclusión  de esta nueva forma de mirar el ?daño en la persona?. 

 

Los problemas que encontraríamos al analizar los daños al proyecto de vida, serán en muchos casos la demostración de la prueba del daño sufrido; en algunos casos particulares la prueba puede presentarse aparentemente fácil, como por ejemplo, el daño a su proyecto de vida que sufrirá un futbolista, que es atropellado por otra persona y como consecuencia se le amputa una de sus piernas, pero en otros casos el daño al proyecto de vida será difícil de demostrar.

 

c)    La culpa.- La culpa es otro de los elementos importantes de la responsabilidad civil y los hermanos Mazeaud la definen como ?Un error  tal de conducta, que no se habría cometido por una persona cuidadosa, situada en las mismas circunstancias ?externas? que el demandado?[19].

 

La doctrina tradicional sostiene que para que exista responsabilidad es necesario que exista la culpa, no se puede concebir responsabilidad sin culpa, pero esta tesis ha sido combatida por los partidarios de las teorías objetivas.

 

Teoría subjetiva.-Esta teoría establece como elemento fundamental de la responsabilidad civil la culpa. Así nuestra legislación presupone una conducta culposa o dolosa del acusante para que éste asuma la obligación de reparar daños y perjuicios.

 

El Código Civil en el artículo 29 se refiere a las especies de culpa y define al dolo como la intención positiva de irrogar injuria a la persona o propiedad de otro.

 

El artículo  2229 del Código Civil establece  que ?por regla general todo daño que pueda imputarse a malicia o negligencia de  otra persona debe ser reparado por ésta?.

 

En lo relacionado a los contratos, el Código Civil señala una relación entre el beneficio que reporta el contrato y el grado de culpa por el que el deudor debe responder. (Art. 1563)

 

Teoría objetiva, teoría  del riesgo, ?de lege ferenda? o negación de la culpa.- Esta teoría nació como una necesidad de dispensar a los obreros, víctimas de los accidentes de trabajo, de la prueba, imposible con frecuencia, de una culpa del patrono. A partir de ahí se elaboró la teoría del riesgo.

 

Esta teoría tiene dos corrientes: uno negativo y uno positivo; el primero niega la necesidad de la culpa, y la parte potra propone remplazar a la culpa por otro criterio.

 

Así, entre los propios partidarios de esta teoría hay criterios diferentes en cuanto al reemplazo de la culpa, revisemos a continuación estos criterios:

 

-     Tratadistas como Saleilles y Josserand sugirieron eliminar totalmente la culpa como requisito de la responsabilidad civil, y establecieron que: ?todo acto obliga a su autor a reparación?[20].

 

-     Se sostiene que para establecer la culpabilidad hay que establecer si el acto es normal o anormal.

 

-     La teoría del riesgo ? beneficio, que en lo principal señala que hay responsabilidad en los casos en el autor del acto haya tenido un beneficio económico, y que hace que corran un riego otras personas.

 

-     La teoría del riesgo creado estima, que desde el instante en que se ejerce una actividad en interés pecuniario o moral de una persona, ésta persona es responsable, fuera de toda culpa.

 

-     Por otro lado, autores como René Savatier prefieren hablar de una teoría mixta en donde se complementen la culpa con el riesgo.[21]

 

Con el desarrollo de la industria, la ciencia y la tecnología, se incrementaron los riegos y daños que pueden sufrir las personas, inclusive sin mediar culpa por parte del causante del hecho que generó  el daño, frente a estas circunstancias, debe existir la posibilidad de aplicar la teoría objetiva o subjetiva (teoría mixta), según el caso particular que se presente, para resarcir los daños sufridos por el ser humano.

 

En nuestro ordenamiento jurídico, para que exista responsabilidad civil es necesario que exista culpa, pero hay casos excepcionales en los cuales es necesario que se admita una responsabilidad fuera de toda culpa, como es el caso de los accidentes de trabajo.

 

d)   Relación de causalidad.-Otro elemento constitutivo de la responsabilidad civil es la relación de causalidad, esto es?la conexión de un hecho dañoso con el sujeto a quien se le atribuye?.[22]

 

Para que exista relación de causalidad es necesario que el hecho sea la causa directa y necesaria del daño, independientemente si el daño pueda ser atribuible a una pluralidad de causas, de tal forma que si una de ellas hubiere faltado, no se hubiera producido el daño.[23]

 



[1]Hernán, Corral Talciani, Lecciones de Responsabilidad Civil Extracontractual, Editorial Jurídica de Chile, 2004, Santiago de Chile, p.15.

[2]Según  Hernán Corral Talciani, en su libro Lecciones de Responsabilidad Civil Extracontractual, la palabra responsabilidad etimológicamente viene del latín spondere, que significa prometer. Al que se añade el prefijo ?re? (re-spondere), de esta manera  la palabra adquiere el significado de repetición o de reciprocidad, y significaría prometer a  alguien que espera una respuesta.

[3]Corral Talciani, Lecciones de Responsabilidad Civil Extracontractual, p.13.

[4]Cifuentes Santos, Derechos Personalísimos, Ed. Lerner, 1974, Buenos Aires

[5]Cfr. Jean, Henri y León, Mazeud, Lecciones de Derecho Civil, traducción Luis Alcalá ? Zamora y Castillo, Parte Segunda, Volumen II,  Buenos Aires, 1969, p. 8

[6]Corral Talciani, Lecciones de Responsabilidad Civil Extracontractual,p.21.

[7]Mazeud, Lecciones de Derecho Civil, p. 7

[8]Pablo, Rodríguez Grez, Responsabilidad Extracontractual, Editorial Jurídica de Chile, Santiago de Chile, 1999, p. 11.

[9]Mosset, Iturraspe, Responsabilidad por Daños, Parte General, Tomo I, EDIAR, Buenos Aires Argentina,  1979, p. 11.

[10]Ibíd.

[11]Rodrigo, Jijón, Algunas Notas sobre Responsabilidad Civil en el Ecuador, Pontificia Universidad Católica del Ecuador, p. 2.

[12]Idem., p. 2-3.

[13]Pablo, Rodríguez Grez, Responsabilidad Extracontractual, Editorial Jurídica de Chile, 1960, p. 260

[14]Idem., p. 6

[15]Mazeud,  Lecciones de Derecho Civil, p. 55 y  s.

[16]Cfr., Jijón, Algunas Notas sobre Responsabilidad Civil en el Ecuador, p. 8.

[17]Carlos, Fernández Sessarego, Revista Jurídica del Perú, Septiembre 2003, p. 66

[18]Idem, p. 3-82

[19]Idem.

[20]Mazeud, Lecciones de Derecho Civil, p.87

 

[21]Ibid.

[22]Atilio Aníbal, Alterini, Responsabilidad Civil, Limites de la Reparación Civil, Segunda Edición, Abeledo-Perrot, Buenos Aires, 1972, p. 135.

[23]Jijón, Algunas Notas sobre Responsabilidad Civil en el Ecuador,  p. 10

Change password



Loading..