Evolución del Derecho Ambiental Internacional

Martes, 04 de noviembre de 2014

Evolución del Derecho Ambiental Internacional

 

Autor: Dr. Diego Granda Pacheco

 

 

JURISPRUDENCIA

 

1.- RIO DE JANEIRO.

 

Después del Informe Brundtland, se propuso que se convoque a una conferencia sobre Medio Ambiente y Desarrollo, la cual fue celebrada en Río de Janeiro, Brasil, en junio de 1992.

Esta conferencia tenía como objetivo desarrollar estrategias y medidas para detener y conocer los efectos del daño medioambiental mundial, además,  debía redoblar esfuerzos nacionales e internacionales para inculcar en todos los países un desarrollo sostenible y ambientalmente racional, para lo cual afirmó que " la protección y el mejoramiento del medio ambiente son cuestiones importantes que afectan al bienestar de los pueblos y al desarrollo económico de todo el mundo"; que "la promoción del crecimiento económico en los países en desarrollo es esencial para abordar los problemas de la degradación ambiental?; y finalmente, recalcó la "importancia que tiene para la protección y el ordenamiento racional del medio ambiente la existencia de un clima económico internacional favorable que se traduzca en crecimiento sostenido y desarrollo en todos los países" (Resolución 44/228 de 22 diciembre de 1989).

 

La también llamada Cumbre de la Tierra, se llevó a cabo entre el 3 y 14 de junio de 1992 en la cual participaron 180 Estados, 100 jefes de Estado, aproximadamente 50 organizaciones intergubernamentales y cientos de corporaciones y ONGs. Al igual que la Conferencia de Estocolmo, la Conferencia de Río tuvo al hombre como su eje, al declarar en el Principio 1 que "los seres humanos constituyen el centro de las preocupaciones relacionadas con el desarrollo sostenible"; sin embargo, dirigió su atención en el impacto que el rápido desarrollo de la sociedad estaba causando en el medio ambiente,  proporcionando un esquema más claro para el desarrollo del derecho ambiental, a  nivel nacional e internacional y sirviendo como punto de referencia para la toma de decisiones y el desarrollo de posteriores tratados y reglas de costumbre internacional.

 

Esta Conferencia elaboró tres documentos, pero no vinculantes, que fueron: La declaración de Rio sobre Medio Ambiente y Desarrollo,  una Declaración de Principios para un Consenso Global sobre Gestión, Conservación y Desarrollo Sostenible de todo tipo de Bosques (UNCED Forest Principles) y la Agenda 21, y dos instrumentos vinculantes adoptados recientemente: El Convenio sobre Diversidad Biológica en vigor desde el 29 de diciembre de1993 y la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, en vigor desde el 21 de marzo de 1994.

 

a) LA DECLARACIÓN DE RÍO

 

Está conformado por 27 principios, que sirven de base a la definición, implementación y futuro desarrollo de normas concernientes al concepto de "desarrollo sostenible". Es un compromiso entre países desarrollados y en vías de desarrollo, realiza un equilibrio entre la protección del medio ambiente y el desarrollo económico.

 

Debido a la importancia de esta declaración haremos una revisión de dichos principios rescatando lo más importante de cada uno, así: 

 

El Principio 1 como habíamos dicho, establece una trilogía entre el ser humano, el desarrollo y el medio ambiente; aclarando que el ser humano constituye el centro de las preocupaciones relacionadas con el desarrollo sostenible.

 

El segundo principio, es casi una copia del principio 21 de la Declaración de Estocolmo, ya que los dos tratan de sobre la soberanía que tienen los Estados para aprovechar sus recursos naturales en base a las políticas ambientales  internas de cada Estado, pero se añade la frase "de desarrollo", este imperceptible cambio sirvió para que la responsabilidad se amplíe, con lo cual obligó a los Estados a responder por los daños ambientales que causen  en la implementación de sus políticas nacionales de desarrollo.

 

Los dos principios siguientes, el 3 y 4, constituyen la parte medular de la Declaración. Es así que el primero de ellos estipula que el derecho al desarrollo debe ejercerse de tal manera que sea consecuente con las necesidades ambientales y de desarrollo de las generaciones presentes y futuras; esto sin duda fue considerado como un importante aporte del  "Grupo de los 77", es decir, los llamados países en vías de desarrollo, que lograron que se incluya por primera vez en un instrumento internacional el "derecho al desarrollo", que fue aceptado por unanimidad.

 

La importancia del Principio 4 radica en la manifestación de que la protección del medio ambiente y el proceso de desarrollo deben ir en una sola dirección e inseparables, en términos prácticos, es la exigencia de que todo proceso de desarrollo estatal, multinacional o regional debe incluir las consideraciones medioambientales.

 

Al ser considerada la pobreza como un mal mundial, el Principio 5 conmina a todos los Estados para "erradicar la pobreza, como requisito indispensable del desarrollo sostenible", este Principio encierra la necesidad de la asistencia financiera y la equidad económica para los países en vías de desarrollo por parte de los países industrializados, así como la ayuda y asesoramiento industrial, agrícola y tecnológico por parte de estos países.

 

Una aspiración por la que han luchado los países de la cuenca amazónica y otros países, que tratan de conservar sus reservas naturales como pulmones del planeta, se vio consagrada en el Principio 7 que contiene el concepto de "responsabilidad común pero diferenciada", al establecer que "En vista de que han contribuido en distinta medida a la degradación del ambiente mundial, los Estados tienen responsabilidades comunes pero diferenciadas", este concepto es utilizado por la señora Ibonne Baki, coordinadora de la iniciativa de mantener el petróleo bajo tierra en el campo ITT (Ishpingo-Tiputini-Tambococha), para que los países desarrollados ?cooperen? con el Ecuador y no explotemos esta riquísima  reserva natural que beneficia a todo el planeta 

 

Sin embargo, como es lógico, este principio fue el que suscitó el más arduo debate, ya que los países desarrollados se oponían a su inclusión, y argumentaban que era una repetición del Principio 21 de la Declaración de Estocolmo, el cual se refería al derecho soberano que tienen los Estados de explotar sus recursos, asegurando que no se perjudique al medio ambiente propio y al de los demás Estados; y además, que ya constaba en el Preámbulo de esta Declaración.  El principal opositor fue Estados Unidos, al sostener que se podía dar la interpretación que implicaría el reconocimiento de obligaciones y responsabilidades de este país, que es el que más contamina, y la disminución de las responsabilidades de los países en vías de desarrollo, ante esta postura el Grupo de los 77 manifestó ? La retórica de los países desarrollados era peligrosamente cambiante en la dirección de ciertas cuestiones medioambientales globales seleccionadas, como los bosques tropicales? (Porras, LLeana M.,Op.Cit), a pesar de esta oposición, el principio fue aceptado e incorporado a la Declaración de Rio.

 

Estos principios fueron, los que en esencia, aportaron a una nueva visión del cuidado de la naturaleza y la responsabilidad de los Estados; el resto de esta Declaración contiene normas que fueron consensuadas en la Declaración de Estocolmo;  así el Principio 10 confirma la potestad que tienen los ciudadanos en la toma de decisiones sobre temas ambientales; en los Principios 11 y 13 se recalca la necesidad de crear una legislación ambiental que sea efectiva, que no genere un impacto negativo e injustificado para otros países, principalmente los países en vías de desarrollo, y aplica normas que implican la responsabilidad y sobre todo la indemnización a los sujetos pasivos del daño ambiental.

 

El 15 contiene la aplicación del principio de precaución, que es uno de los más utilizados en el marco del Derecho Ambiental Internacional; de igual manera un tema que no podía dejarse suelto, es la obligación que tiene todos los Estados de poner a disposición de sus pares, toda información que trate sobre actividades que eventualmente pudieran afectar a otros Estados.

 

El desarrollo sostenible, se lo trata en los Principios 20, 21 y 22 recomendando la  participación de los jóvenes, mujeres e indígenas, con una visión futurista en el sentido de que son los grupos más vulnerables.  

 

En los Principios 24 y 25 se propende el desarrollo sostenible, en contra de la guerra y abogan por la paz mundial. Por último los Principios 26 y 27 exhortan a los Estados a que las diferencias, en el tema ambiental sean dilucidadas por el sistema de las Naciones Unidas;  al final la Declaración de Rio hace un llamado a la conveniencia de la cooperación y la solidaridad internacional para que los Principios acordados en esta Declaración sean acogidos por todos los países miembros.

 

b) EL PLAN DE ACCION DE LA CONFERENCIA DE RIO O AGENDA 21

 

Aparte de especificar objetivos y de señalar programas de trabajo, uno de sus objetivos es el de fijar los montos que cada área o programa empleará.

 

En lo principal, la Agenda 21 inicia con una sección llamada "Dimensiones sociales y económicas", lo que comprende el Capítulo 1, a continuación vienen 7  capítulos que tratan sobre la cooperación a nivel internacional, con el fin de implementar el desarrollo sostenible de los países en desarrollo, trata temas sobre la lucha contra la pobreza, el consumo y sus formas, la sostenibilidad, los asentamientos humanos y la integración del medio ambiente y el desarrollo en la adopción de decisiones.

 

En la sección II, consta el tema de la "Conservación y gestión de recursos para el desarrollo"; además, se mencionan temas como la planificación de los recursos de la tierra, la  deforestación, la desertificación  y desarrollo rural sostenible, conservación de la diversidad biológica, el uso adecuado de la  biotecnología, recursos hídricos y su protección, la protección, utilización racional y desarrollo de los recursos vivos y manejo de los desechos tóxicos, peligrosos, sólidos y radioactivos.

 

La participación de los grupos vulnerables como la mujer, la infancia y la juventud, las poblaciones indígenas y sus comunidades fue fortalecida; además del posicionamiento de las autoridades locales, los sindicatos de trabajadores, el comercio y la industria, la comunidad científica y tecnológica, y los agricultores.

 

En la sección IV se plasman las reglas y normas para la ejecución de la Conferencia de Rio, determinando reglas específicas sobre recursos y medios de financiación, la transferencia de tecnología ecológicamente racional, la ciencia en el desarrollo sostenible, educación, capacitación y toma de conciencia.

 

Además de lo anotado anteriormente La Agenda 21 planteó la necesidad de formar una Comisión de Desarrollo Sostenible y coordinar las relaciones entre las Naciones Unidas y otros organismos, para que los problemas del medio ambiente y el desarrollo sean integrados a nivel intergubernamental y lograr la ejecución de esta agenda.

 

El autor Philippe Sands sostiene que la Agenda 21 aportó al desarrollo del Derecho Ambiental Internacional en 3 aspectos: ?Primero, como un documento negociado que generó un consenso de la comunidad internacional durante un período de dos años, proporcionó el único marco de trabajo global acordado para el desarrollo y aplicación de instrumentos legales internacionales y para las actividades de las organizaciones internacionales. Segundo, puede considerarse que algunos de las aportes de la Agenda 21 contienen reglas de costumbre internacional "instantáneas". Tercero, reflejó un consenso sobre los principios, prácticas y reglas que pueden llegar a contribuir al desarrollo de nuevas reglas convencionales y de costumbre internacional".

 

Como se puede ver la Agenda 21, aunque sin fuerza jurídica,  es una de las fuentes para lograr, desarrollar e implementar una nueva normativa a nivel internacional que trate sobre los temas del medioambiente, siempre dirigidos a la elaboración de un Código Ambiental Internacional de carácter vinculante para todos los Estados miembros de las Naciones Unidas.

 

c) DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS PARA UN CONSENSO GLOBAL SOBRE GESTIÓN, CONSERVACIÓN Y DESARROLLO SOSTENIBLE DE TODOS LOS TIPOS DE BOSQUES (UNCED Forest Principles).

 

La importancia de este documento, en la evolución del derecho ambiental internacional, se basa en que representó el inicio de un verdadero consenso sobre la conservación de los bosques.

 

Este documento establece, entre otros aspectos, que "la cuestión de los bosques guarda relación con toda la gama de problemas y oportunidades en el contexto del medio ambiente y el desarrollo", que "los bosques son indispensables para el desarrollo económico y el mantenimiento de todas las formas de vida" y que ?los principios serán aplicados a los bosques de todo tipo, naturales y artificiales, y de todas las zonas climáticas, incluidas la austral, boreal, templada, subtemplada, tropical y subtropical?  (www.marn.gob.sv/CD1/Gestion/Blobal/BOSQUECN.HTM )

 

De igual manera plantea ciertas directrices agrupadas en 15 principios, que en resumen, tratan sobre el derecho soberano de todos los Estados de aprovechar sus propios recursos, en este caso los bosques, de acuerdo al concepto de desarrollo sostenible, sin que sus actividades causen daños al medio de otros Estados o zonas ubicadas fuera de su jurisdicción, la necesidad de reforestar al planeta;  la recomendación de ayudar a los países en vías de desarrollo con recursos financieros y acceso a tecnologías ecológicamente limpias, entre otras.

 

2. CONVENIO SOBRE LA DIVERSIDAD BIOLÓGICA

 

Después de un largo y conflictivo proceso de discusión sobre temas ambientales, en 1987, la Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza (IUNC por sus siglas en inglés)  presentó a un grupo de expertos del PNUMA, un proyecto de principios para una futura convención sobre diversidad biológica, mismos que serían acogidos en el Convenio sobre Diversidad Biológica, conocido hasta hoy.

 

La importancia de este Convenio radica en su carácter ?vinculante? para los países adherentes, entre las directrices principales de este tratado se encuentran: la conservación de la diversidad biológica del planeta, así como el uso sostenible de sus componentes; propuso la distribución equitativa de sus beneficios tanto para los países desarrollados, como para los no desarrollados; la aplicabilidad del Principio 21 de la Declaración de Estocolmo y la responsabilidad de los Estados sobre actividades reñidas con la naturaleza, dentro y fuera de su jurisdicción.  

 

Impone a los Estados, diversos compromisos como: el de crear un sistema de áreas protegidas para conservar la diversidad biológica y la recuperación de las especies amenazadas, llamadas también medidas in situ;  el deber de los estados de implementar todas las medidas con el fin de conservar las especies por fuera de los hábitats naturales, así como gestionar la recolección de recursos biológicos para su conservación ex situ; a educar y sensibilizar al público en lo concerniente a la conservación de la biodiversidad, entre otros.

 

Uno de los derechos de mayor importancia reconocido en este Convenio, es la potestad que tienen los Estados a acceder a los recursos naturales y genéticos propios y de otras Partes Contratantes, siempre que cuente con su consentimiento previo.

 

Con el fin de que la existencia de patentes y los derechos de propiedad intelectual no restrinjan el acceso a la tecnología, en especial de los países en vías de desarrollo, este Convenio trata el tema de una manera explícita, evitando que estas trabas impidan la consecución de los fines del Convenio;

 

La parte final de Convenio aborda temas como la creación de un órgano de asesoramiento científico, técnico y tecnológico para apoyar la labor de la Conferencia, así como las medidas referentes a la solución de controversias originadas de su aplicación, comenzando por la negociación, los buenos oficios, la mediación de una tercera parte, el arbitraje, la presentación de la controversia a la Corte Internacional de Justicia y la conciliación.

 

3. CONVENCIÓN MARCO DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE CAMBIO CLIMÁTICO

 

La  Asamblea General de las Naciones Unidas y sus agencias especializadas, en 1988 y 1989 determinó que "el cambio climático es una preocupación común de la humanidad" y realizó un llamado a todos los Estados a unirse con el fin de establecer un esquema para una próxima Convención sobre cambio climático; es así que esta Convención es aceptada en mayo de 1992, al igual que la anterior, con carácter vinculante.

 

El valor ambiental de esta Convención radica en el reconocimiento por parte de la comunidad internacional, de los daños que los gases de efecto invernadero están causando a la atmósfera y su consiguiente efecto en los ecosistemas. De ahí que su misión sea la de lograr estabilizar las concentraciones de estos gases, en una medida que su impacto ambiental sea mínimo, permitiendo que los ecosistemas se adapten naturalmente a estos cambios forzosos.

 

Para lograr sus propósitos, se dictan diferentes principios, entre los principales se encuentran: la responsabilidad común pero diferenciada, las necesidades específicas y circunstancias especiales de los países en vías de desarrollo, el principio de precaución, el derecho al desarrollo sostenible y el deber de promoverlo; y, la promoción de un sistema internacional abierto.

 

Un avance muy importante adoptado por la Convención, es la implementación de la obligación que tiene los Estados de elaborar, publicar, actualizar y facilitar  al máximo órgano de la Convención, llamado Conferencia de las Partes, todos los inventarios nacionales de las emisiones y absorción de gases de efecto invernadero en su territorio, así como comunicar sobre los esfuerzos que están  realizando para disminuir las emisiones de estos y sus efectos negativos para el medio ambiente.

 

La Convención estableció como meta para el año 2000, que los países desarrollados y en vías de desarrollo limiten sus emisiones de gases de efecto invernadero hasta los niveles que se tenían en 1990, lo cual como es evidente no se ha cumplido; con este fin, posteriormente se desarrollaron diferentes intentos como el Protocolo de Kioto, la Cumbre del Milenio 2000, Johannesburgo 2002 y Copenhague 2009 que será motivo de una próxima entrega.   

 

DR. DIEGO GRANDA PACHECO.

Egresado de la Maestría de Derecho Ambiental Internacional del Instituto Superior de Posgrados de la Universidad Central del Ecuador.

Change password



Loading..