Desarrollo de la personalidad y culpabilidad penal.

Viernes, 10 de febrero de 2017

Desarrollo de la personalidad y culpabilidad penal.

 

 

 Autor: Abg. David crespo Cárdenas

 

 

Es sabido que la pena tiene como sostén la culpabilidad, la misma que se funda en la ?posibilidad del conocimiento de la desaprobación jurídico penal y en la capacidad de motivación.?[1]. Esta categoría dogmática puede definirse como ?el reproche que se realiza al autor del hecho típico y antijurídico, debido a su motivación contraria a la norma (contraria al deber)?[2], es decir será responsable penalmente quien ha cometido la acción típica y antijurídica y además quien hubiere obrado culpablemente, llegando por lo tanto a convertirse esta etapa analítica del delito en el presupuesto necesario para la imposición y medida de la pena, por manera que el sujeto que no conoció su injusto no la merece:  ??culpable es el autor de un ilícito si ha podido comprender la ilicitud y comportarse de acuerdo con esa comprensión, si ha podido saber de la ilicitud y si no ha obrado en un contexto en el que se excluye su reprochabilidad.?[3]

 

Teorías entorno al concepto de ?Culpabilidad?

Breve Reseña Histórica

 

Ahora bien, el concepto de la culpabilidad ha ido desarrollándose en varias etapas. En un primer momento, en base a la teoría psicológica, la cual toma como premisa que la comprobación de la voluntad del autor es causal del hecho ilícito; bajo esta teoría son especies de la culpabilidad el dolo y la culpa, las cuales buscaban la relación psicológica entre el sujeto activo de la infracción y el hecho punible. En un segundo momento aparece, gracias a Reinhard Frank, la teoría normativa de la culpabilidad en la cual ?La culpabilidad ya no es un hecho psicológico, sino una situación fáctica que ha sido valorizada normativamente. El hecho psicológico es analizado por el juzgador, y éste decide si debe hacerse o no el reproche.? Al ser una cuestión fáctica corresponde analizarse las ?circunstancias relevantes que acompañan al hecho y la capacidad de imputación?. Para que exista el ?reproche?[4] se requiere que el autor sea "espiritualmente normal (capaz de imputación)?; y, que haya ?tenido una cierta relación concreta con respecto al hecho o la posibilidad de tenerla (dolo o culpa).?

 

Un tercer momento del avance histórico del concepto de culpabilidad que, para Bacigalupo y Donna, se lo encuentra en el avance en el diseño de la culpabilidad donde Goldschmidt considera que el problema de la conciencia de la antijuricidad debe ser analizado tomando en cuenta una norma de deber: ?Junto a la norma jurídica hay otra que es la norma de deber. Pues bien, la norma jurídica regula la conducta exterior; en cambio, la del deber atañe al comportamiento externo. De allí que la norma de deber obligue al individuo a motivar su conducta, conforme a la representación que el autor tenga en cuanto a que su acto pueda resultar prohibido por la norma jurídica.?[5]. Un cuarto momento se lo alcanzó con la teoría finalista de la acción, en la cual ?la reprochabilidad presupone la capacidad de motivarse por la norma?[6]. ?(E)l concepto funcionalista de la culpabilidad se caracteriza básicamente por su determinación normativa, desde el punto de vista de la prevención general positiva y de la configuración de la sociedad.?[7]

 

Tenemos adicionalmente las teorías de Achenbach y de Streng. El primero de los nombrados manifiesta que existe una categorización de la culpabilidad desde los fines de la pena, así tenemos: la idea de culpabilidad, la culpabilidad como fundamento de la pena; y, la culpabilidad como medida de la pena. ?La teoría dogmática de la culpabilidad, conforme Achenbach se basa en la prevención general positiva. Se trata de analizar la imputación subjetiva, que se puede deducir y limitar desde criterios sólo preventivos. Este fundamento de la imputación individual es la prevención de integración.?[8]. Para Streng, la función de la pena está determinada por la prevención general positiva ya que se debe confirmar el orden valorativo que se encuentra arraigado en el ?super yo? según la expresión formulada por Freud, además no debemos olvidar que para el Streng ?La imputación de culpabilidad y la pena impuesta al autor son expresión de las necesidades de autoestabilización del otro ciudadano frente al autor del hecho.?[9]

 

Conclusión

 

En resumen, la construcción del concepto de culpabilidad, como fundamento para la imposición de una pena, se lo ha hecho en base a dos aspectos: por una parte aquel que refiere al libre albedrío, o sea la posibilidad de que el ser humano pueda actuar libremente; y, por otra, bajo el determinismo[10], que demuestra una predisposición del ser humano a ser algo. De estas dos posiciones, la que presta mejores garantías y es compatible con el derecho penal garantista es aquella que se sostiene en el libre albedrío.

 

 



[1] Bacigalupo, Enrique. ?LINEAMIENTOS DE LA TEORÍA DEL DELITO?. Editorial Hammurabi. Tercera Edición. 1994. Buenos Aires, Argentina. Pág. 75.

 

[2] Donna, Edgardo Alberto. ?TEORÍA DEL DELITO Y DE LA PENA. IMPUTACIÓN DELICTIVA.? Tomo II. Segunda Edición. Editorial Astrea. Buenos Aires, Argentina. 1995. Pág. 182.

 

[3] Bacigalupo, Enrique. ?DERECHO PENAL. PARTE GENERAL.? Editorial Hammurabi. Segunda Edición. 1999. Buenos Aires, Argentina. Pág. 424.

 

[4] Fernández, Gonzalo. ?LA FUNDACIÓN DE LA TEORÍA NORMATIVA DE LA CULPABILIDAD? como introducción al libro de Frank, Reinhard. ?SOBRE LA ESTRUCTURA DEL CONCEPTO DE CULPABILIDAD?. Editorial B de S. Segunda reimpresión. 2002. Buenos Aires, Argentina. Pág. 20.Fernández manifiesta que ?La reprochabilidad significa una valoración (negativa) de una conducta desaprobada. Esto es, la culpabilidad cristaliza en un juicio de reproche, formulable a un individuo dotado de motivación normal. Un juicio de reproche que, desde WELZEL en adelante, será explicado como un `reproche personal´?

 

[5] Donna, Edgardo Alberto. ?TEORÍA DEL DELITO Y DE LA PENA. IMPUTACIÓN DELICTIVA.? Tomo I. Segunda Edición. Editorial Astrea. Buenos Aires, Argentina. 1995. Pág. 156.

 

[6] Bacigalupo, Enrique. Ob. Cit. Pág. 422.

 

[7] Bacigalupo, Enrique. Ob. Cit. Pág. 423.

 

[8] Donna, Edgardo Alberto. ?TEORÍA DEL DELITO Y DE LA PENA. IMPUTACIÓN DELICTIVA.? Tomo I. Ob. Cit. Pág. 232.

 

[9] Donna, Edgardo Alberto. ?TEORÍA DEL DELITO Y DE LA PENA. IMPUTACIÓN DELICTIVA.? Tomo I. Ob. Cit. Pág. 235.

 

[10] Ferrajoli. Luigi. Ob. Cit. Pág. 497. Al respecto de la vigencia del determinismo manifiesta: ??El postulado del determinismo se ha derrumbado hoy, tanto en la física como en la epistemología de la ciencia.?.

 

Change password



Loading..